Jueves, 14 de Diciembre de 2017
18:05 CET.
Cine

Nicolás Guillén Landrián: entre el desamparo y la pasión

Un sentido, discreto, emotivo homenaje al cineasta Nicolasito Guillén Landrián, a diez años de su deceso en la ciudad de Miami, se hacía memoria viva en las personas que le conocieron, trataron y trabajaron junto a él, en el Instituto Cubano del Arte e Industria Cinematográficos de los años 60 y 70.

Profesores, estudiantes, directores de diferentes generaciones como Jorge Luis Sánchez (El Benny, Dónde está Casal, El Fanguito, Las sombras corrosivas de Fidelio Ponce, aún...) o Raydel Araoz, graduado de la Escuela Internacional de Cine de San Antonio de los Baños (El Hambre, S.E.D., Arquetipos), amigos cercanos y su viuda, Gretel Alfonso, compartían en la sala "Rubén Martínez Villena" de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC) anécdotas y valoraciones de sus documentales para llegar a la conclusión de que Guillén Landrián fue un "incomprendido, avanzado para su época".

Artista maldito, expulsado del ICAIC en 1974, la obra del sociólogo, pintor y cineasta, sobrino del poeta nacional, quien gustaba de oír en su voz sus poemas, descansaba en las bóvedas de la Cinemateca, censurada, olvidada, hasta la I Muestra Nacional de Nuevos Realizadores, en 2000, cuando fue "descubierta" por los jóvenes para convertirse en obra de culto para las nuevas generaciones de cineastas, no solo de Cuba, sino de aquellos que estudian en las escuelas de cine del continente americano y en las facultades de arte de las universidades europeas, estadounidenses.

Para el crítico, periodista y profesor de la EICTV de San Antonio de los Baños, Dean Luis Reyes, estudioso de sus documentales, "Nicolasito es el poeta de la distancia del cine cubano. Mira desde afuera, no se involucra (aparentemente). Renuncia al entusiasmo exterior predominante en el cine cubano de su tiempo. Así consigue ahondar en los procesos de socialización vigentes, forzando el objetivo de su cámara del plano general (la Plaza llena, las movilizaciones) al primer plano (las historias individuales, el hombre)".

Jorge Luis Sánchez piensa "que era alguien alegre, le gustaba bromear y en muchos de sus filmes hay un efecto de 'vaciladera' muy nuestro: se está burlando a la cara".

Y son las caras, los rostros en primer plano, el hurgar en las miradas, rasgos distintivos de su cine.

Lo mejor vino al final, cuando se proyectaron todos sus filmes: desde las notas para el Noticiero ICAIC Latinoamericano, hasta los dos últimos, de la década del 70. El ¿cínico? Para construir una casa, sobre las microbrigadas y el apacible, casi diluido sociológicamente en el agua del río Cuyaguateje.

Al igual que Sara Gómez, Nicolasito era "de la gente de Titón" (Tomás Gutiérrez Alea). Es decir, sus protegidos, sus mimados. Coffea Arábiga, Los del baile, Ociel del Toa, Retornar a Baracoa, Taller de Línea y 18, Un reportaje sobre el puerto pesquero, son algunos de los documentales de Guillén Landrián que generan hoy tesis de grado de estudiantes de todas latitudes, afirmando su vigencia y modernidad, su frescura en niveles de experimentación y ambigüedad, que marca la diferencia estética y ética frente a la propaganda documental que reinaba entonces, liderada por el multipremiado y endiosado Santiago Álvarez.

"Honrar, honra…" dijo el poeta José Martí. En momentos en que Chile prepara un dossier completo sobre Landrián y Miami conmemoró a todo vuelo sus diez años de ausencia, La Habana, en la voz de los más jóvenes, también rindió tributo al artista y al hombre que es y está, pleno, en su obra. 

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.

Comentarios [ 5 ]

Imagen de Anónimo

Anonimo de las 12:08.... me encanto tu comentario, puedes ofrecer mas detalles del episodio entre Padron y el susodicho? Gracias!

Imagen de Anónimo

El nivel de imbecilidad de Jorge Luis Sánchez es antológico. Fanguito puro! Sombras corrosivas puras! Por favor, qué falta d respeto la de este señor. Hizo bien Ian Padrón en darle su buen perro gaznatón! Por lameculos!

Imagen de Anónimo

jorge luis sanchez quiere reducir al grado de "vaciladera" y "burla" la obra de Guillen Landrian, verguenza que citen su comentario

Imagen de Anónimo

Y hablando de su tio, cuanto me gustaria que estuviera aun vivo para que nos explicara en una Mesa Redonda el significado y vigencia de su poema mas famoso:Tengo que ya tengodonde trabajary ganarlo que me tengo que comer.Tengo, vamos a ver,tengo lo que tenía que tener. 

Imagen de Anónimo

Ya se les olvidó que lo metieron en Mazorra y le dieron 50 electrochoques y que lo lanzaron a las calles de Miami a vivir como homeless?? La viuda, habló de sus años de pobres de solemnidad en downtown, cuando este cineasta mayor estaba satanizado en ese mismo lugar donde ahora limpian su imagen??? Qué descaro, Nicolás debe estar revolviéndose en su tumba (o fregándola con una manguera, como solía hacer en Miami con las paredes de sus cuartos de motel, para despejar a los demonios!!!!)