Miércoles, 13 de Diciembre de 2017
02:18 CET.
Bellas Artes

50 años de silencio

Cuando en 2005 Louise Bourgeois estuvo en La Habana y plantó dos de sus arañas monumentales sobre los adoquines que separan la Manzana de Gómez del Museo de Bellas Artes Universal, a muchos les gustó fabular sobre la destrucción de un edificio y el esplendor del otro. Parecía como si las Maman de la Bourgeois terminaran de depredar un inmueble y fueran a por el otro.

Ambas estructuras parecen fotogramas pegados por error en una misma película.

De un lado, el Museo, constantemente remozado, amarrillo, luminoso, y ahora también sucio. Del otro, como castigo al esplendor que una vez tuviera La Habana, la Manzana se ha mantenido en la mirilla de la indolencia. Todavía muestra su destrucción y hediondez, aun cuando la empresa constructora que no se anuncia está encargada de su restauración y ha comenzado las obras.

Mientras, Bellas Artes ha celebrado el centenario de su colección.

Esta celebración —que ha incluido algunas funciones del Ballet Nacional en su sede transitoria en la Teatro Nacional— ha hecho un recorrido histórico por lo que una vez fuera su colección. Seccionada en Historia Patria, Historia Natural y Bellas Artes, Luis Emilio Heredia y Fernández Mora (1872-1917), su fundador, con su concepción napoleónica del arte, llegó a apostar, incluso, por el valor del cine como discurso documental de la época.

Hasta el presente mes de julio, en la sección de Historia se pueden ver las mascarillas mortuorias de José de la Luz Caballero y de Máximo Gómez, un retrato anónimo de Heredia, el maletín de campaña de Antonio Maceo y una escarapela de la bandera cubana encontrada en el cadáver de José Martí. En Artes Decorativas, abanicos de nácar, platos y fuentes decoradas con motivos de la ciudad, broches, aldabas de bronces. En Arqueología, piezas de sitios cubanos y del entorno caribeño. En Etnología, casi todas donaciones anónimas de figurillas, objetos rituales e instrumentos musicales asociados con las culturas abakuas, ifá, osha y palo monte. Y del Archivo cinematográfico, originalmente formado por diez piezas, solo se podrá ver un fragmento, en versión digital de El parque de Palatino, de Enrique Díaz Quesada (1883-1923).

La sección de Bellas Artes, expuesta en la sala transitoria del cuarto piso, era originalmente de 1.500 piezas e incluye arte nacional e internacional. El crecimiento abarca 50 años, de 1913 a 1963.

Las palabras sobre la muestra señalan que en esta primera mitad del centenario hubo un "discreto, pero sostenido" crecimiento: en 1913 y 1927, a través de un préstamo que hizo la Escuela de pintura y escultura de San Alejandro en dos envíos; en 1925, mediante una compra estatal al coleccionista de arte Salvatore Buffardi que constó de 43 piezas entre tapices, esculturas, arqueologías y muebles; y en 1954, tras una donación decidida por María Ruiz de Olivares del denominado Legado Rafael Carvajal de la colección de los Marqueses de Pinar del Río.

No aparece por ninguna parte información de lo sucedido en los últimos cincuenta años con el arte universal y los fondos de Bellas Artes. Nada se dice de dónde están las obras adquiridas o si se han adquirido nuevas. Ni siquiera se habla de las expropiaciones revolucionarias. Cincuenta años de silencio. Una laguna que salta a la vista. 

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.

Comentarios [ 3 ]

Imagen de Anónimo

Para muestras dos botones. Cuando se anunció la reapración capital del edifico contemporáneo donde siempre estuvo el Museo de Bellas Artes porque luego fue anexado el Palacio de la Sociedad Asturiana, quien estuvo al frente de toda esa logistica de movimiento, alamcenaje y cuidado de sus variadas colecciones fue ese reconocido especialista conocedor del arte cubano y universal asi como brillantísimo diplomático y hombre de estado, el ingeniero Felipe Pérez Roque. ¿ ¿ ¿ ? ? ? Recuérdese que cuando el propio Faraón Eterno escribió su Edicto tan firme como las pirámides para nombrarlo como ministro deRelaciones Exteriores su escritura en piedra fue que el propio Pérez Roque era el mejor intérprete de su pensamiento. ¿ No pudo encontrar otro eunuco del harén para tal actividad ?El otro botón ocurrió cuando un destacado cuadro del Departamento de Relaciones Exteriores del CC del PCC en vínculo con la cultura nacional en viaje de trabajo histórico- turístico a República Dominicana declaró pomposa y 'sabiamente' que la Manzana de Gómez debía su nombre al Generalísimo Máximo Gómez Báez. Si esa payasada-barrabasada no derrumbó la propia edificación, nada ni nadie la tumbará.Memo Rojas. 

Imagen de Anónimo

"Una laguna que salta a la vista. "Siempre me llamaba la atención que los libros de Historia de Cuba llegaran solo hasta Girón.

Imagen de Anónimo

Cuando la Manzana de Gomez, termine de ser restaurada, el resto de la Habana, estara en el suelo, y hasta las Matas de Agucates en Guira y Alquizar, habran desaparecido!!!Asi es el Comunismo, pura Muela, para entretener!!!!!