Lunes, 18 de Diciembre de 2017
11:53 CET.
Literatura

Publican edición facsímil de la revista 'Diáspora(s)'

El investigador español Jorge Cabezas Miranda, Doctor en Filología Hispánica, acaba de recoger en un volumen los ocho números de la revista literaria independiente Diáspora(s), publicada en La Habana entre 1997 y 2002.

Cabezas Miranda ha estudiado aguda y exhaustivamente la poesía cubana —Proyectos poéticos en Cuba (1959-2000). Algunos cambios formales y temáticos (Publicaciones de la Universidad de Alicante, 2012)— y en sus investigaciones dio con un grupo de autores residentes que se distinguía del resto de los escritores de su generación por "las rupturas más radicales y complejas en sus obras". Esos autores habían nacido a partir de 1959, se habían conformado en grupo literario en 1993 —Proyecto Diáspora(s)—, y publicaron durante un lustro la revista recogida ahora en volumen.

Rolando Sánchez Mejías (Holguín, 1959), Carlos A. Aguilera (La Habana, 1970), Ricardo Alberto Pérez (La Habana, 1963), Pedro Marqués de Armas (La Habana, 1965), Rogelio Saunders (La Habana, 1963), José Manuel Prieto (La Habana, 1962), Radamés Molina (La Habana, 1968) e Ismael González Castañer (La Habana, 1961) constituían el núcleo principal del Proyecto Diáspora(s).

La revista, que alcanzó los ocho números, apareció en pequeñas tiradas, que no sobrepasaban los 200 ejemplares hechos en fotocopiadora y distribuidos fuera de los cauces oficiales."Su hábitat en los márgenes le proporcionó personalidad, polémica y cierta notoriedad, pero a la larga le restó visibilidad", reconoce Cabezas Miranda en el prólogo a esta edición.

Y agrega: "En buena medida porque a la dirigencia cultural le molestó aquella modesta pero provocativa maquinaria de papel, desde donde, amén de cuestionar herencias literarias del país y proponer nuevas escrituras, se censuraba un uso totalitario del poder, y prefirió hacerle el vacío, pero la revista supo resistir a su manera".

Junto a textos de los integrantes del grupo, en Diáspora(s) aparecieron traducciones de autores poco o nunca antes publicados en Cuba: Jacques Derrida, John Ashbery, Joseph Brodsky, Peter Sloterdijk, Gilles Deleuze, Ror Wolf, Ernst Jandl, Carmelo Bene, Denis Roche, Haroldo de Campos, Robert Creeley y John Cage. Así como textos de escritores del exilio: Lorenzo García Vega, Heberto Padilla, José Kozer y Guillermo Cabrera Infante.

La revista publicó también a compañeros de generación no pertenecientes al grupo: Juan Carlos Flores, Atilio Caballero, Antonio José Ponte, Duanel Díaz, Víctor Fowler Calzada, Emilio Ichikawa, Carmen Paula Bérmudez, Gerardo Fernández Fe y Ernesto Santana.

Diversos artistas plásticos colaboraron en portadas y contraportadas: Rafael Zarza, Luis Cruz-Azaceta, Eduardo Zarza Guirola, Ezequiel Suárez, Carlos M. Luis.

La edición preparada por Cabezas Miranda incluye, además del facsímil de la revista, estudios introductorios a cargo de Idalia Morejón Arnaiz, Enrique Saínz, Javier L. Mora y Walfrido Dorta Sánchez. Aparecen también entrevistas con cada uno de los integrantes del Proyecto Diáspora(s), y testimonios y opiniones de otros autores: Reina María Rodríguez, Víctor Fowler Calzada, Duanel Díaz, Ana Belén Martín Sevillano, Gerardo Muñoz, Jorge Luis Arcos, Antonio José Ponte, Jesús Jambrina y Daniel Balderston, entre otros.

A propósito de Diáspora(s), Duanel Díaz puntualiza: "A diferencia de las publicaciones oficiales como La Gaceta de Cuba y Unión, era una revista de grupo, algo que no existía en Cuba desde Ciclón".

Jorge Luis Arcos destaca en el trabajo de esos escritores el humor, el juego, el minimalismo, la apertura hacia zonas culturales hasta entonces ajenas a la tradición nacional, la vocación experimental, el soporte filosófico, la revisión de los mitos nacionalistas y la crítica del régimen cubano.

En las palabras publicadas al frente del primer número de Diáspora(s), Rolando Sánchez Mejías, iniciador del proyecto y figura principal, sostenía: "Un poquito de terror literario —sobre todo en los medios de presentación— no le haría daño a la nación; a la nación entendida como el lugar de las Letras; al Canon Nacional de las Letras, siempre inflacionario —hasta el ridículo— en cualesquiera de sus aspectos".

En sus respuestas a la entrevista que le propusiera Jorge Cabezas Miranda, Gerardo Muñoz reconoce: "Sigo pensando aún que el momento de Diáspora(s) no ha llegado todavía. Ni en la crítica norteamericana latinoamericanista, que es donde me posiciono como investigador, ni dentro de la discusión cultural cubana, el grupo Diáspora(s) ha sido colocado en el espacio que merece".

La edición facsímil de la totalidad de sus números y los estudios que acompañan a esos documentos constituyen un gran paso en el camino hacia esa justicia crítica.

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.

Comentarios [ 37 ]

Imagen de Anónimo

Diasporas ademas de burlarse del regimen en su misma cara renovo la literatura cubana en el sentido de crear una nueva sensibilidad en los generos literariosSu valor es inmenso como gesto politico cuando todos agachabanla cabeza y varios de sus escritores quedaran para siempreSe adelantaron dos decadas sus 

Imagen de Anónimo

lastima del ultimo comentario, ?es retrasado mental el que la ha emprendido con el hispanista? caramba yo creo que si, y para colmo vulgar, y no parece entender nada. no me cabe duda, es retrasado, que cerebrito, digno de un test para comprobar su inteligencia cero

Imagen de Anónimo

Querido comentarista espaniol, vayase a su pueblo a dar lecciones de moral. El pais que invento la inquision, asesino a 20 millones de indios, y creo los campos de concentracion en Cuba, no tiene ningun derecho a darnos clase moral. No me jodas con lo de poca cultura y mantener lo poco que tenemos. Si estoy en desacuerdo con los comentarios o no, ese no es asunto suyo, ni tiene que mirarnos con pena. En su pais hay bastante de todo esto, y yo tengo que decirle a usted como comportarse.

Imagen de Anónimo

...Jose Manuel Prieto es profesor universitario en Nueva YorkRogelio Saunders se caso con una afamada traductora alemana que no le permite trabajar y escribe y mucho alimentandose bien...Entonces...!que mal viven los escritores de Diasporas! ademas de ser libres y escrjbir bastante bjen

Imagen de Anónimo

Radames Molina su propia editorial de unos dos mil titulos  Sanchez Mejias alterna su trabajo de profesor de literatura en el Ateneo Barcelones con su vida en familia en Cordoba y cursos y conferencias en Europa.o  Carlos Aguilera se ha casado con una bella praguense ciudad donde trabaja cerca de la casa de Kafka como profesor de castellano

Imagen de Anónimo

Hambre y mucho trabajo pasaron Marti, Virgilio Pinera, Reynaldo Arenas, Guillermo Rosales, Garcia Vega y tantos. De Diasporas se q si pasaron mucho trabajo y carencias en cubapero viven como seres normales, Marques de Armas trabaja como siquiatra en un gran hospiital de Barcelona, Radames ha fundado su propia ex

Imagen de Anónimo

Interesante el trabajo recién salido de Iván de la Nuez en su Blog, pues situa a DIASPORAS en un panorama más amplio, que contempla Miami. Muy bien.http://www.ivandelanuez.org/ 

Imagen de Anónimo

Y por último, la tercera parte de mi comentario:En narrativa quedarán la novela "Livadia", "Enciclopedia de una vida en Rusia", de José Manuel Prieto, "Historias de Olmo", "Cuaderno de Feldafing"  y "Escrituras", de Sanchez Mejías, "Boarding Home", las novelas de Carlos Victoria, y otros.El ensayo cubano de los años ochenta y noventa no podria existir sin ensayos como los de Ivan de la Nuez, Rafael Rojas, Rolando Sánchez Mejias, Antonio José Ponte, Emma Tabío,  y otros pocos, pues este género ha sido el más desgastado por el regimen cubano.Lo que más me sorprende es que entre vosotros exista tanto odio, y esto explica por qué vuestro pais es incapaz de avanzar, y les pasará como al mio, donde la poesia y la novela y la filosofia son ridiculos.  

Imagen de Anónimo

Prosigo, pues por extensión fue imposible hacer llegar todo el comentario:De ser larga o breve la obra, no es lo importante, ni el hacer carrera. "La casa de los Naufragos", como se tradujo aqui en España, siendo su verdadero titulo "Boarding Home", de Guillermo Rosales, apenas sobrepasa las 100 y pocas páginas, y quedará, siendo su otra obra muy irregular, por no decir intrascendente, pero un solo libro ya vale para quedarse.Así mismo quedan ya en la literatura cubana libros como "12 poemas", de Antonio Ponte, "Cálculo de Lindes" de Rolando Sánchez Mejías, "Algo de lo Sagrado" de Omar Pérez, "Cabezas", de Pedro Marques de Armas, "Mao", de Carlos Aguilera, una buena antologia de Reina Maria Rodriguez  y otra de Angel Escobar (ambas aun no hechas) completarian el inconpleto panorama, pues faltan otros por mencionar. 

Imagen de Anónimo

Soy español, y he seguido muy de cerca la literatura cubana debido a mi labor como profesor y porque en verdad merece ser seguida. No me explico cómo los propios escritores y criticos cubanos no pueden reconocer, unos por resentimiento, otros por competencia, otros por no saber ver, la renovación fundamental que han hecho en la poesia cubana poetas como Omar Pérez, Juan Carlos Flores, Rolando Sánchez Mejías, Omar Pérez, Pedro Marqués de Armas y otros, que han sido incluso antologados en las más recientes antologias de la poesia cubana en hispanoamerica y otros idiomas. Increible no ver dicha renovación y calidad.También no me es posible dar crédito a objeciones de si los escritores pasan hambre o no, cuando sabemos que el hambre ha sido útil compañera de los poetas.Respecto a otros géneros, no entiendo cómo no reconocen la trascendencia de cuentistas como Jose Manuel Prieto y Sánchez Mejias, que en los años 90 escribieron cuentos como no se habian escrito en vuestro pais. Sucede seguramente que aun vosotros no son capaces de ver lo que tienen, lo que han obtenido en tan pocos siglos y con tanto trabajo.Y en sus comentarios solo aflora el resentimiento, la frase soez, supongo que no sean verdaderos hombres de letras los que examinen así un fenómeno indudable como el del grupo y la revista DIASPORAS.