Sábado, 16 de Diciembre de 2017
13:04 CET.
Entrevista

Tras la huella de Sarduy

Archivado en

En París andan ya el documentalista Gustavo Pérez Fernández (Despertando a Quan-Tri; La Tejedora, Caidije... la extensa realidad) y la guionista y directora Oneyda González (Esperando que caiga el jabalí) para filmar lugares y personas que el poeta, escritor, ensayista, pintor y dramaturgo neobarroco Severo Sarduy conociera durante su largo exilio en Francia.

Camagüeyano como él, Gustavo Pérez Fernández es producto genuino de la cinematográfica y anual Muestra de Nuevos Realizadores, en la que ha participado cada año. Con más de 15 documentales realizados de forma independiente, es también autor de cuatro libros de poesía. El mismo día en que partió hacia Europa conversamos con él en el patio de la Unión Nacional de Escritores y Artistas (UNEAC), abocados a dos humildes refrescos:

Tengo entendido que presentaste este proyecto en el Royal Flaherty Film Festival de este año, en Nueva York…

Sí, en el 58 Seminario Internacional, dedicado al cine documental. Allí me entrevisté con el prestigioso académico de Yale, Roberto González Echevarría, estudioso de la obra de Sarduy y del neobarroco en general. Nos ofreció todo su apoyo, pero este viaje a Francia es posible gracias a los dos premios internacionales recibidos por Oneyda este año, uno de ellos en el Santiago Alvarez In Memoriam, por su Esperando que caiga el jabalí. Con ese dinerito es que podemos viajar: nos vamos a París a encontrarnos con todos aquellos que conocieron, trataron y amaron a Severo.

¿Dudas, temores, expectativas?

Este es un proyecto muy querido, al cual le hemos dedicado cinco años con mucho empeño, recopilando materiales e información de todo tipo, mapeando la vida de este escritor cubano y universal. Queremos filmar en los espacios donde vivió. Mirar con la misma inocencia y emoción que él debió sentir cuando vio estos lugares por primera vez. Recrear las tardes en el Café de Flore, con Roland Barthes, su labor en Radio Francia, conversar con todos los amigos que hizo allí, hasta donde es posible, porque muchos de ellos ya han desaparecido físicamente. No contamos con un guión de hierro: queremos y esperamos sorpresas... ¿Por qué no volvió a Cuba? Es una de las preguntas de mi película. Quizás fue por miedo. Pero Severo se llevó a Cuba con él. Hay miles de anécdotas al respecto. Nos han contado, por ejemplo, del disgusto de Barthes, acendrado gourmet, cuando Sarduy pedía un criollo café con leche en el Flore y mojaba su panecillo o bizcocho en él, una costumbre muy nuestra. Sí, vamos tras sus huellas.

Sin guión de hierro, ¿la narración se mantiene lineal?

El propio material filmado lo dirá: prefiero quedarme con las emociones, la motivación sensorial, la narración entrecortada, fragmentada..., pero contamos con las sorpresas de toda búsqueda. Ahora solo tenemos preguntas. Y creer profundamente en lo que estamos haciendo, única manera de decir cosas importantes.

¿No han pensado en seguir a India, donde tantas veces peregrinó Severo, lugar que le inspirara su novela 'Maitreya'?

¡La India! ¡Si ya París nos parece un sueño!

 

Gustavo Pérez Fernández se va. En París lo espera la huella de Severo Sarduy, vinculado al grupo de estructuralistas franceses, con Sartre a la cabeza; amado y preferido de Barthes y fundador de la revista Tel Quel. Sarduy también laboró en Editions du Seuil y dirigió, para Gallimard, su sección de literatura iberoamericana. Fue guionista de la radiotelevisión francesa y su voto como jurado del Premio Radio Francia favoreció a muchos autores cubanos.

Antes, con su audacia experimental y el despliegue neobarroco de su narrativa, Sarduy formó parte del grupo de redactores y críticos de arte del controvertido magazine cultural Lunes de Revolución, a cargo de Guillermo Cabrera Infante, que en los años 60 marcara pautas como vanguardia intelectual de la época.

Ahora, a través de este acercamiento a su obra y su vida —sobre todo a su vida de exiliado— en las voces, los gestos y la memoria de quienes le conocieron y trataron en París, Sarduy vuelve al presente. Como dijera San Agustín, se trata del presente del pasado. Abismal y peligroso asunto. 

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.

Comentarios [ 7 ]

Imagen de Anónimo

P.Dante... La Jornada: Sartre: precursor del estructuralismo

Imagen de Anónimo

Espero que entrevisten a Juan Goytisolo, gran amigo y colaborador de Sarduy en París. 

Imagen de Anónimo

La entrevistadora yerra cuando dice que Sartre está "a la cabeza" del "grupo de estructuralistas franceses". Quizás quiso decir "existencialistas". El papa del estructuralismo es Lévy-Strauss. Es histórica la polémica entre éste y el existencialista Sartre. Ambas posiciones filosóficas son radicalmente opuestas.P. Dante

Imagen de Anónimo

"¿Por qué no volvió a Cuba?". Ah... Buena pregunta. Será que un día dejó su pasaporte en la Embajada de Cuba en Francia para renovarlo y nunca se lo devolvieron. Cuentan las malas lenguas que Ambrosio Fornet (sí el mismo que inventó lo del Quinquenio Gris y que se las da de tolerante ahora), de paso por París en tareas patrias, fue culpable de este faux-pas. Al ver el pasaporte de Severo Sarduy en una oficina de la sede diplomática le preguntó al embajador cómo se atrevía "ese señor" a pedir la renovación. "Que se haga ciudadano francés", le dijo al diplomático. Y parece que le tomaron la palabra, porque así fue. Sarduy no tuvo más pasaporte cubano. Ni lo pidió tampoco, y con toda razón. ¿Para qué iba a volver al país que le negaba un simple documento de viaje?

Imagen de Anónimo

Seuil, compañeritos, Seuil...

Imagen de Anónimo

La frase "abocados a dos humildes refrescos" me ha dejado mudo. Si Sarduy la leyera volvería a morirse, él, que tanto abominaba y se burlaba de la cursilería

Imagen de lalocadelblog

Oneyda es flojita para no decir pésima como escritora, no puedo opinar como guonista y directora