Jueves, 14 de Diciembre de 2017
11:37 CET.
Historia

Nelson Rodríguez Leyva, un narrador olvidado

Reinaldo Arenas dedicó uno de sus mejores libros  Arturo, la estrella más brillante (Montesinos, Barcelona, 1984) con un escueto:  "A Nelson, en el aire". Esa enigmática dedicatoria, aclarada en una nota al final del libro, significaba que dedicaba el libro a su amigo y colega de escritura Nelson Rodríguez Leyva.

Los dos amigos nacieron en 1943 y en provincia o "tierra adentro". Ambos habaneros de adopción,  apoyaron entusiasmados, como otros tantos miles de jóvenes, los primeros años del proceso revolucionario desatado en la Isla.

Rodríguez Leyva era de la provincia de Las Villas y había estudiado con los Maristas. En 1960 fue maestro voluntario en la Sierra Maestra y participó en toda la campaña de alfabetización que recorrió toda la Isla.  Desde muy joven escribía poesía y, sobre todo, narraciones breves. Con veintiún años le publicaron su primer y único libro El regalo (Ediciones R, La Habana, 1964) en una editorial estatal (dirigida en ese momento por Virgilio Piñera) que pertenecía al periódico Revolución, órgano del Movimiento 26 de Julio.

En 1965, Nelson fue internado en uno de los campos de concentración para homosexuales —en la provincia de Camagüey— llamados UMAP (Unidades Militares de Ayuda a la Producción). Pasado tres largos años en uno de esos campos de trabajo forzado, Rodríguez Leiva consiguió la baja por "enfermedad mental". Ya en la calle se dedicó a sobrevivir en La Habana de la Ofensiva Revolucionaria,  de la microfracción y del lamentable apoyo de Fidel Castro a la invasión de Checoslovaquia por los tanques soviéticos. O sea,  el fatídico 1968.

La trayectoria vital de este joven narrador, desde ese decisivo año cubano hasta 1971, que es cuando se topa con su destino, es un misterio. Reinaldo lo cuenta en la nota aclaratoria de la mencionada dedicatoria: "Desesperado, en 1971, intentó, provisto de una granada de mano, desviar de su ruta un avión de Cubana de Aviación, rumbo a la Florida. Reducido y en trance de ser asesinado por las escoltas militares del avión, Nelson tiró la granada que hizo explosión. El aparato aterrizó en el aeropuerto 'José Martí' en La Habana. Nelson Rodríguez y su amigo y acompañante, el poeta Ángel López Rubí —de 16 años de edad— fueron fusilados".

Más adelante precisa Arenas: "Una tercera persona, el escritor Jesús Castro Villalonga, quien no iba en el avión pero conocía el plan, fue condenado a treinta años de prisión…"

Nelson fue fusilado, con 28 años de edad, el mismo año que eran detenidos en La Habana Heberto Padilla y su esposa Belkis Cuza Malé; el mismo año de la autocrítica del autor de Fuera del juego, la expulsión de Cuba del escritor chileno Jorge Edwards, declarado persona non grata y la condena a 10 años de prisión del periodista francés Pierre Golendorff. También es el año del lamentable y represor Primer Congreso Nacional de Educación y Cultura., donde Fidel Castro anuncia la nueva consigna cultural: "El arte es un arma de la Revolución".

Rodríguez Leyva dejó inédito un libro de relatos sobre su experiencia  de los tres largos años pasados en las UMAP, manuscrito que fue confiscado durante su detención por las autoridades castristas. ¿Dónde estará ese manuscrito? ¿Existirá aún?

Nelson Rodríguez Leyva fue borrado, eliminado del panorama literario cubano y, por ello,  no aparece en el discutido Diccionario de la Literatura Cubana (La Habana,  I tomo,1980 y II tomo, 1984). Sus relatos sí aparecen en el libro  Cuba: una revolución en marcha (Ruedo Ibérico, París, 1967) de los españoles Francisco Fernández-Santos y José Martínez, antología de temática histórica y socio-económica donde aparece una amplia selección poética y se antologa a diez narradores cubanos de ese momento: Alejo Carpentier, José Lezama Lima, Virgilio Piñera, Onelio Jorge Cardoso, David Camps, Guillermo Cabrera Infante, Antonio Benítez Rojo, Jaime Sarusky, Jesús Díaz y Nelson Rodríguez Leiva.

Por suerte, ha quedado la oportuna edición de 1964 de su libro de cuentos El regalo (que con toda seguridad se podrá consultar en alguna biblioteca universitaria norteamericana).

En 1981, Reinaldo Arenas,  ya exiliado en Nueva York, escribió un largo poema dedicado a su amigo Nelson Rodríguez Leyva, incluido en su poemario  Voluntad de vivir manifestándose (Betania, Madrid, 1989).

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.

Comentarios [ 19 ]

Imagen de lalocadelblog

Parece que los hombrecitos grises hace tiempo se encargaron de poner "El regalo" bajo siete llaves"http://lalocadelblog.blogspot.ca/2013/05/el-regalo-desaparecido-de-nelson.html 

Imagen de perezcino

Un texto sobre Nelson, aquí > http://jorgealbertoaguiar.blogspot.be/2008/06/volver-hablar-con-nelson-luis-cino.html

Imagen de Anónimo

Anonimo de la 1.50 : Pero los cubanos no son rumanos, ni italianos. Si a las hienas de Birán les pusieran en una caja de leones en la plaza de la revolú, ni uno solo se atrevería a pasar por allí, y de hacerlo, en cuanto carecoco levantara un dedo se echarían  a la tierra en posición de adoración. 

Imagen de Anónimo

Para Fidel, Raúl y todos ellos, lo mejor es la hoguera, con garrote. Como en los tiempos de la inquisición. En medio de la Plaza Pública. Rodeados de pueblo. Pero a las llamas de a poquito.

Imagen de Anónimo

Quisera ver a Fidel Castro y a Raúl Castro frente a un pelotón de fusilamiento, como Ceaucescu, que maldijo,  rogó y lloró antes de probar  su propia medicina. Estos canallas sabrían lo que sintieron los miles que ellos fusilaron sin misericordia, sabrían lo que se siente al ver ocho bocas de fusil apúntándote, mientras estas maniatado a un palo o de espaldas a una pared. Se orinarían y cagarían en los pantalones, porque de cojonudos o valientes ni tuvieron ni tienen. Sólo gritaron y amenazaron rodeados de us guardias personales y en la Sierra bien lejos de la línea de fuego.

Imagen de Anónimo

En Antes que anochezca, Arenas explica un poco más sobre Nelsón Rodríguez y ese vuelo. No hay más anticomunista que yo. Pero el terrorismo es terrorismo. Comprendo que el peor terrorista ha sido el estado cubano. Sin embargo, no podemos hacer eso. Está mal. No me imagino de pasajero y que suceda algo así. Me horrorizo de pensarlo. Y es una lástima, era talentoso. Mas lo que hizo fue un acto de terrorismo punible en cualquier país.

Imagen de Anónimo

Los maestros de lo que se llama ahora "terrorismo" son los hermanos Castro. Quienes eran los dinamiteros en Santiago de Cuba? Quienes ponían bombas y petardos en La Habana? Urselia Díaz Báez iba a poner una bomba en un cine repleto de gente en la céntrica calle de Galiano en La Habana; solo que le reventó en las manos en el baño cuando la accionaba. Quienes iban a ser las víctimas, soldados en zafarrancho de combate, o inocentes hombres, mujeres y niños civiles? Prueba de la ideología terrorista del Castrismo es que hay una tarja commemorativa desde el año 1959 a la entrada del cine América en memoria de la dinamitera. Como escribió otro comentarista, el desvío y secuestro de aviones comerciales en vuelo comenzó con los miembros del 26 de julio, y ninguno de ellos fue fusilado. Cuba ha dado refugio a delincuentes de otros países, incluyendo los Estados Unidos ayuda han desviado y secuestrado aviones y les ha brindado refugio seguro. Cuba aceptó y aún abriga en su territorios confesos dinamiteros de la ETA, que fueron canjeados y enviados a La Habana por Felipe González en los '80.El fusilamiento fue utilizado por Fidel Castro como una forma inhumana de castigo y semejante a Robespierre con la guillotina, para crear el miedo y ambiente de terror en los Cubanos que aún perdura despues de medio siglo.

Imagen de Anónimo

Pero no creo que por eso merezca ser fusilado, nadie tiene derecho de quitarle la vida a nadie por muy mostruoso que sea lo que haya hecho. Sólo un Fidel Castro, con su odio irreductible hacia todo lo que ponga en duda su poder e imagen, puede cometer actos dignos de los peores dictadores.

Imagen de Anónimo

Como vi yo, gente joven Caminar a ese Paredon de la Cabana en la Decada del 60, eso me permite decir que los Comunistas y quienes cooperaron con ellos, no les cabe Perdon!!! Muchos han pagado con miembros de su propia Familia, el dolor que provacaron en otras!!!!! Hacerle mal a alguien, para beneficiar un Grupo de Facinerosos y Criminales, siempre encuentra un castigo!!! Y debe ser muy doloroso, a quien tu ayudaste, te mande al Paredon o la Carcel!!!! Preguntenle a De la Guadia y Ochoa??????

Imagen de Anónimo

Anónimo 3.08: Si, toda la razón, pero en ningún caso -pienso- que alguien hubiera "conseguido la baja" de la UMAP. en todo caso habría conseguido "la libertad", "la excarcelación", etc, pero "la baja", en mi modesta opinión no, dado el hecho de que con toda seguridad no "entró" ni "se enroló o apunto" en las UMAP  de motu propio.Anónimo de las 4.34: Interesante comentario, aunque con matices. Cierto es que detonar una granada en un vuelo es un acto terrorista, por lo tanto, inaceptable e inexcusable, incluso por acorralamiento. Los demás pasajeros no tenían la culpa -directamente- de la suerte del joven escritor, por lo tanto, no estuvo bien poner sus vidas en peligro. En la parte donde se equivoca Ud. completamente es en aquella donde dice: hablar mierda de un ganso. Esta frase simplemente le categoriza a Ud. mismo como lo de a continuación: Un ganso de mierda. Teniendo como referencia el uso que localmente se hace de la palabra ganso en Cuba, no necesariamente en cuanto a la parte referente a lo sexual -no le conozco- sino a la de cobarde. Recordemos la bella -casi- circunlocución que le define "Hacer como la gatica mariaramos". En cualquier caso, no me sorprendería que fuese Ud. de esa profesión de la Cuba revolucionaria llamada "Pinguero"; i.e. "individuo que vende actos homosexuales con lo cual se autoconvence de que como cobra, no es el principio de un verso que termina en ...papita frita".