Sábado, 16 de Diciembre de 2017
23:48 CET.
Cultura

P350, Cristo Salvador y las sociabilidades culturales

Primera vez que oigo hablar de la galería Cristo Salvador y presiento que en cuanto llegue me van a dar un sermón. Pero no. Aunque al final descubro que hay muchas maneras de asistir a la iglesia.

La idea de Cristo Salvador, de Jazmín Valdés, Álvaro Álvaro y Otari Oliva, es genial como imagen plástica, aunque no escapa a la connotación religiosa y a la idea del fin de todo o del inminente peligro. De cualquier manera me parece una estrategia de marketing necesaria (que hablen los dos milenios en el imaginario occidental), a menos que el sitio se convierta en uno más con temores a dialogar desde la pluralidad. 

Los espacios independientes están tomando cierta fuerza en la ciudad. Ahí está el espacio de Gorki donde se combina la política, la música y la estética punk; los templos de Omni Zonafranca entre la poesía, la filosofía y la visualidad; el taller estudio de Samuel Riera, con una proyección hacia la comunidad; desde la oposición abiertamente declarada, Estado de Sats; y quizás la fundadora de estas escenas, Sandra Ceballos y Ezequiel Suárez y su Espacio Aglutinador, desde 1994 con una línea performática cuando muy pocos pensaban en ella.

La Galería Cristo Salvador propuso esta semana la presentación de la revista independiente P350 y el encuentro "Sociabilidades de papel: revistas culturales".

El proyecto P350, más que publicación seriada, es una acción plástica que, tomando el formato de revista, sirve a Yornel J. Elías para convocar a todos los artistas, pensadores, grafiteros, poetas, periodistas, dramaturgos y teatristas que, de alguna manera, están en la periferia de los centros de poder. Del talento de cada uno de ellos dependerá la calidad del número publicado.

Hecha de material reciclable, varía de formato y se pasea entre la reflexión filosófica, la instalación, la interactividad, el juego caligráfico, el garabato, el collage, la poesía visual. A veces, con intención contenida, otras, expresión caótica sin sentido. Más que revista se me antoja que pudiera clasificarse (si fuera necesaria una clasificación) como un hecho artístico.  

Un acto de nostalgia

El encuentro "Sociabilidades de papel: revistas culturales", pudo haber sido una propuesta más polémica, más provechosa, si el moderador, Mario Castillo, miembro del Observatorio Crítico, hubiera asumido su tarea como quien está en posición de hacer preguntas inquietantes, incentivar el debate y encausar a los participantes. En cambio se limitó a las preguntas que solo permitieran un acto de nostalgia.

Ricardo Alberto Pérez recordó a Diáspora(s) fundada en 1997, tras cuatro años de proceso naturales de lecturas, de polémicas, de una necesidad de descubrir autores, de búsqueda creativa del grupo de poetas que se nucleara bajo el mismo nombre.

Diáspora(s), después de Orígenes, quizás el grupo poético más influyente del panorama literario cubano, significó una ruptura con el canon que dictaban las instituciones y tiene como antecedentes indiscutibles a Paideia, a Marianela Boán en la danza, a la azotea de Reina María Rodríguez, entre otros fenómenos culturales de la década del 80.

Proceso diametralmente opuesto vivió el suplemento cultural Naranja Dulce de la revista El Caimán Barbudo, según Omar Pérez. Un proyecto que en un inicio no tuviera personalidad creativa propia, en solo cuatro números se convirtió en centro de renovación e investigación cultural.

Con Albur y Enema sucedió otro tanto, salidas ambas revistas desde instituciones y pensadas por estudiantes, marcaron un hito en su momento.

Albur, según Magaly Espinosa, estableció un punto común entre arte-cultura-filosofía o entre la facultad de Filosofía de la Universidad de la Habana y el Instituto Superior de Artes. La revista sirvió para publicar poesía, estudios de musicología, entrevistas a Chucho Valdés, Moreno Fraginals, Argeliers León; proyectos artísticos, partituras musicales, trabajos de filosofía neomarxista, textos desconocidos en Cuba de Karl Marx. Hasta que cerró tras la publicación del editorial "La Quimera de Oro", por cuestionar otro capítulo triste de manipulación revolucionaria: el cambio del oro y la plata como expresión de despojo de valores culturales de las familias cubanas. 

De Enema, Lázaro Saavedra cuenta cómo surgió antes del grupo de artistas que tuvo el mismo nombre, y de cómo de tener objetivos modestos en un inicio, trascendió por los cuestionamientos que se hacían desde sus páginas a la enseñanza artística del ISA. Según Saavedra, el punto máximo de escándalo fue cuando se dedicó un número a la homoerótica, y la invitación de un grupo de travestis causó molestias y algunos pensaron incluso en la profanación del ambiente académico del lugar.

Había tela por dónde cortar. Hubiese sido una buena oportunidad para hacer una disección de la política cultural hacia las revistas y haber roto con la posición de autoconmiseración, del "qué buenos fuimos" y del "mira lo que me hicieron".

Pero no fue así. Los rostros lo decían todo.

Lectores potenciales ausentes

Todo el tiempo estuve repitiéndome el nombre de la galería, y reafirmando la pegada comercial que tienen estas palabras. Me parece renovador en el mapa cubano.

Entonces el apocalipsis llegó cuando Dimitriv Prieto, miembro del Observatorio Crítico comentó que Cuba está en un franco declive creativo, aun cuando existen actualmente más medios para crear. Y se regodeó en lo que resumo como la decadencia cubana de la intelectualidad.

Pero me pregunto si no sería más acertado pensar que solo hay cierta dispersión de esta intelectualidad o que ha cambiado la perspectiva ante la cultura y la nación; que para explotar los nuevos y diversos medios hay que conocerlos primero y Cuba ha estado relegada del mundo por más de cincuenta años, y que aunque en los 90 hubo una apertura en el conocimiento, no pasó lo mismo con la tecnología.

Al parecer, Dimitriv Prieto se esfuerza en no reconocer el trabajo de algunos bloggers y de espacios digitales que, por supuesto, no tienen el mismo impacto que pudieran haber tenido Diáspora, Albur, Enema o Naranja Dulce, porque el nuevo lector potencial sigue estando ausente de la red.

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.

Comentarios [ 7 ]

Imagen de Otari Oliva Buadze

CRISTO SALVADOR GALERIA solicita de la autora del texto y de los responsables de su publicación en esta plataforma las disculpas correspondientes por la ligereza con la cual han llevado a cabo su trabajo y que ha resultado en perjuicios para terceros tal como consta en estas notas.
CRISTO SALVADOR GALERIA quiere hacer constar su intención de evaluar la pertinencia de una respuesta tanto a los múltiples aspectos desinformativos del texto en cuestión como a algunas de sus opiniones, opiniones débilmente argumentadas y en franca falta de correspondencia con los temas tratados.

Imagen de Otari Oliva Buadze

CRISTO SALVADOR GALERIA invita a corregir igualmente el nombre de la persona que lleva el proyecto P350.
CRISTO SALVADOR GALERIA hace notar que, al margen de la concurrencia de opiniones, cosa siempre necesaria, sigue siendo importante resaltar en cualquier trabajo informativo, elementos de referencia impostergable, como lo es el hecho de que nunca antes, en ningún espacio cubano, ha sido tratado públicamente y a modo de debate el tema de estas publicaciones como un conjunto.
CRSITO SALVADOR GALERIA es parte de un movimiento ya arraigado en la esfera cultural cubana, movimiento que solo la miopía puede circunscribir a los espacios mencionados por la autora del artículo. Las gestiones culturales independientes llevan operando de modo diversificado más de una década y no solo abarcan casi todos los modos de expresión artística sino han sido las plataformas que han sostenido derivas de referencia histórica y de alto impacto cultural.

Imagen de Otari Oliva Buadze

Notas al pie :
CRISTO SALVADOR GALERIA no responde a una estrategia de marketing.
CRISTO SALVADOR GALERIA no es una “idea" de "Otary" Oliva (la correcta ortografía del nombre es Otari) ni siquiera de Jazmín Valdés Ramos o Álvaro Álvaro, quienes también coordinan el trabajo del espacio.
CRISTO SALVADOR GALERIA no tiene por qué ser amonestado en cuanto su desenvolvimiento futuro por alguien que afirma conocer apenas un trabajo que viene realizándose desde hace dos años. Esa "preocupación", inscrita de esa manera en un medio de información pública, lejos de tratar seriamente y con el debido respeto a su objeto, propicia una mala inteligencia del asunto, por otra parte, tan aventurada observación debería elaborarse con responsabilidad empleando los argumentos correspondientes.

Imagen de Anónimo

Para Dimitri: "Estamos siendo testigos del ascenso de lo que yo llamo una sociabilidad basada en la información..."  http://xurl.es/5rb4i

Imagen de Anónimo

"Diáspora, después de Orígenes, quizás el grupo poético más influyente del panorama literario cubano..." No aprieten, por favor.

Imagen de Anónimo

"Diáspora, después de Orígenes, quizás el grupo poético más influyente del panorama literario cubano" ¡Hay que tener mondongo para afirmar eso!

Imagen de Anónimo

Otari Oliva Buadze es la persona más creativa y genial que he conocido. Tiene una fuerza increíble. Mucha atención a su trabajo de arte, a su poesía, a Cristo Salvador y a esta revista. Les recomiendo este ensayo suyo sobre el estado del arte en Cuba.http://www.inactual.com/2011/10/sobre-la-herencia-otari-oliva.htmlJavier M.