Lunes, 11 de Diciembre de 2017
23:52 CET.
Música

Matraka Producciones después de un periodo de censura

"¿Cuántas veces has tenido que contar esta historia?", fue una de mis preguntas a Michel Matos, director ejecutivo de Rotilla Festival, cuando nos sentamos a conversar sobre la casa productora Matraka.

"Miles de veces", fue su respuesta exacta.

El secuestro del Festival Rotilla 2011 quizás no ha sido una de las últimas, pero sí es una de las arbitrariedades que sus víctimas no han dejado de denunciar. Material han tenido.

Desde 1998 ya había festival, pero en el 2004, tras una gira nacional, fue que comenzaron las tensiones. La lista de desencuentros, incomprensiones e intrigas palaciegas ha sido larga: reuniones para cuestionar el financiamiento, reuniones en el Comité Central, en el Ministerio de Cultura, negociaciones, conflictos con agentes de la Seguridad del Estado, con el Movimiento Nacional de Video, con la Asociación Hermanos Saíz; análisis de la propuesta cultural, censura de OMNI-Zonafranca por cuestiones de seguridad nacional y estabilidad del Festival. Más la persecución y la vigilancia que aquí no cesan.

Finalmente fue secuestrada la edición 2011, y con ella sus organizadores, que nunca pudieron llegar a la playa porque fueron retenidos y devueltos a la ciudad.

De este entramado de relaciones conflictivas salió Ni rojo ni verde: azul, documental censurado en la pasada Muestra de Jóvenes Realizadores de La Habana y que luego fuera mostrado en el espacio "Cine a toda costa", de Estado de Sats.

Con una gráfica fresca que maneja la animación como recurso narrativo y temas peliagudos como la libertad de expresión, el estado de la vejez, la violencia, la pobreza y el cambio hacia una Cuba más inclusiva, Matraka ya tiene como experiencia los documentales: Rotilla, si Dios quiere y el Partido lo permite; Al final del camino; Aire libre, Trapitos sucios y los spots de bien público Dale paso al atraso.

¿Cómo se les muestra el panorama a la gente de Rotilla Festival? Hostil, por supuesto. Tras una evidente negociación con el Gobierno que les permite promocionarse con cierta libertad, los grupos PMM y Sarao han comenzado a disputarse el público de música electrónica que durante años Rotilla Festival se había granjeado.

Así está pasando también con 5ta avenida Producciones, quienes en el encuentro de la UNEAC "La muestra que no se muestra" dijeron que "lo que no se pone es lo que no se hace".

Acerca de esta última afirmación, comenta Michel Matos: "Alguien que desde el circuito independiente se proyecte así, da a entender cómo y cuánto puede cambiar su discurso cuando hay presión".

A Matraka Producciones aún le quedan el evento de hip hop Puños Arriba, este año postergado para octubre; y el audiovisual, que aunque no se proyecte en las grandes salas, cuenta con el circuito de distribución más rico de toda Cuba: el underground.

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.

Comentarios [ 1 ]

Imagen de Anónimo

pero esa foto no es de verano en Jibacoa?