Domingo, 17 de Diciembre de 2017
00:00 CET.
Música

Bebo de Cuba, Rey del Piano, visto por Paquito D'Rivera y Cristóbal Díaz Ayala

En 1997, Guillermo Cabrera Infante venía a Madrid a recibir su bien merecido premio Cervantes de manos del mismísimo Rey Don Juan Carlos de Borbón. Para celebrar la ocasión, el productor de espectáculos Javier Estrella organizó un recital en el pequeño y acogedor teatro del Círculo de Bellas Artes, sobre el que rememorando recientemente escribió: —"Desde el primer momento supe que el mejor concierto posible para dedicarle a Cabrera Infante era llamar a sus dos grandes y queridos amigos, Bebo y Paquito, y que le llevaran con su música a dar un paseo por su añorada Habana, aquella en la que los tres habían dejado unos tristes tigres". Y razón tenía Estrella, pues hoy aún recuerdo con nostalgia aquella memorable velada con dos de mis héroes favoritos, "Caín" y "El Caballón", que es como llamábamos cariñosamente a los célebres compatriotas.

Recuerdo que la tarde anterior habíamos llegado de Estocolmo y Nueva York respectivamente, y al Bebo le habían desviado su equipaje a quién sabe qué punto distante del planeta, dejándolo con lo que llevaba puesto solamente. Suerte que el pianista siempre andaba preparado para cualquier eventualidad, y venía —como de costumbre— impecablemente vestido de cuello, corbata y su inseparable blazer azul marino, que más que un pianista caribeño, le hacían lucir como un aristócrata italiano demasiado tostado al sol.

Como a las 8 o las 9 de la noche nos dimos cita en el hermoso apartamento con vista al Parque del Retiro donde mi buen amigo Carlos Alberto Montaner y su encantadora esposa Linda nos habían invitado a cenar en la grata compañía de Patricia y Álvaro, esposa e hijo de Mario Vargas Llosa. Los Montaner reciben con frecuencia personajes ilustres en su hogar, y aunque la comida estuvo deliciosa y la conversación muy animada, la que se robó el show aquella noche fue la nietecita de Linda y Carlos, quien con esa mezcla de ingenuidad y aplastante lógica que tienen los niños, tímidamente le preguntó a su abuelo si el señor Bebo era un rey africano.

Todos reímos de la ocurrencia de la niñita y hoy ya nadie se acordará de la respuesta que le habrá inventado el escritor, pero lo cierto es que "El Caballón" —que por algo le pusieron el sobrenombre—, erguido sobre sus seis pies y pico de altura, tenía realmente una presencia impresionante y majestuosa, y da para pensar que aquella niña no estaba tan lejos de la verdad cuando creyó ver un símbolo de nobleza en la esbelta figura del músico.

Hoy que ya no está entre nosotros y volviendo la vista atrás, veo que entre las tantas cosas valiosas que heredé de mi padre, estuvo la tierna amistad de este hombre inmenso de cuerpo y alma, verdadero Rey de corazones, sabio, afectuoso, mítico y sencillísimo a la vez. También puedo decir con sano orgullo, que uno de los momentos más felices y acertados de mi carrera fue cuando en 1994 convencí a los de la empresa alemana Messidor de producirle un disco a "El Caballón", después de más de tres décadas alejado de los estudios. Y es que sin duda alguna, el Bebo Valdés fue —artística y humanamente— una personalidad única que epitomiza la elegancia del músico cubano de una época desafortunadamente perdida en el tiempo y el espacio, completamente incompatible con la epidémica vulgaridad que ha infestado nuestro gremio por más de cincuenta largos años.

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.

Comentarios [ 8 ]

Imagen de Anónimo

Vale: sé que van a decir que soy de los que mandan a boicotear artículos y estarán totalmente equivocados, pero no puedo sustraerme a decir un par de cosas una vez aclarado que este servidor, aprendiz de saxofonista en su día, es fan del articulista y conoce su timbre dondequiera que suene...pero dos anotaciones le haré: el texto apenas habla de quien debía y sí de las amistades y contactos de quien lo escribe; en segundo lugar, calificar de epidémica vulgaridad lo producido en Cuba en los últimos 50 años es politizar el asunto como los de "allá" acostumbran a hacer. Bien sabe Paquito que en Cuba se hizo y se hace excelente música, más, cuando por las razones que sean se hizo de la cultura una meta y con ello aparecieron las escuelas de arte. Eso es real, sus egresados andan por medio mundo y él mismo ha compartido escenario con algunos. La vulgaridad siempre ha estado al acecho en todos los aspectos de la vida y ultimamente nos la han logrado colar, es verdad, pero está en todas partes, repito, desde el coreano de gangnam style hasta wendy sulca y que me perdonen los admiradores de ambos.

Imagen de Anónimo

Me enorgullesco de escribir en esta pagina donde se habla de cubano que son del mundo y tenemos es apellido de cubano por nacer en esa tierra y  somos cubanos pero no tenemos Cuba y por tanto ese Bebo de Cuba no va es "Bebo es del mundo" esas glorias, esas conquistas, esos triunfosos, esas iluminaciones de gentes maravillosas no tienen nada pero con los Castros y su pandillas. No se pueden cojer esos galardones jamas porque navegaron en contra de esta maravillosa gente que vive fuera de nuestra bella tierra.

Imagen de Anónimo

Hay algo mas que evidente sobre este hombre "sencillo y a la vez grandioso y legendario" y es que todo el que lo conocio , todo el que tuvo un trato personal con este inconmesurable talento solo tiene palabras de elogio sin caer en la grandilocuencia porque este genio era a su vez "grande y sencillo" y cuando digo "grande" no es solo por la estatura, de este  hombre se habla hasta de su mesura y sabiduria al hablar y todas esas cosas se "dan" solo en personajes de "su tipo" gente que han venido a la vida a traer paz, sosiego, e iluminacion  a su alrededor , en fin placer para todo aquel que tiene el placer y la suerte de conocer  a estos personajes "unicos de su clase" , que descanse en paz "su majestad"  Bebo Valdez grande entre los grandes y gloria de nuestro pais, esta maravillosa persona fue muy querida por sus amigos y compan`eros del gremio artistico , que asi sea.Gracias,...., Rudy

Imagen de Anónimo

Carlos Delgado, Miami, USACompatriota Paquito, ud es todo un caballero, me enorguyesco ser cubano como ud, "El Caballon" y demas talentos, que la bestia, por recentida, eclipso en Cuba.Gracias por su palabras tan lindas.Que Viva Cuba Libre!Yoani Sanchez para Presidente de Cuba!

Imagen de azayas48

Bravo, Paquito! Muy buen artículo, Bebo se lo merece. Y como dijo Martí: Honrar, honra.

Imagen de Vctr Fdz

¡Qhe bello  paneguírico! Gracias al autor ya  DDC

Imagen de Anónimo

el detalle lamentable al final..... y es una realidad como un estigma que llevaremos por un tiempo largo....la vulgaridad que ha infestado el gremio artistico cubano...... plan empujado y estimulado por el comediante en jefe.....

Imagen de Anónimo

Lindo articulo. Gracias.