Lunes, 11 de Diciembre de 2017
23:52 CET.
Feria del Libro

Escritores sugieren que los premios nacionales sean concedidos también a exiliados

Escritores que participaron este miércoles en el panel "Literatura e ideología. Esquemas, prejuicios y omisiones", de la Feria Internacional del Libro de La Habana, sugirieron que autores y artistas residentes fuera de la Isla sean tenidos en cuenta para los premios nacionales, cuestionaron el sistema de selección que se utiliza para publicar obras en Cuba y recomendaron más atención a elementos como el mercado.

Para el panel estaban anunciados inicialmente los críticos Desiderio Navarro y Omar Valiño, quienes no se presentaron por "problemas de enfermedad". Finalmente, estuvo conformado por los escritores Aida Bahr, Roberto Zurbano y Jorge Hernández Pérez.

Zurbano, ensayista y director del Fondo Editorial de Casa de las Américas, consideró que ideología y la literatura van unidas porque la segunda describe y evalúa la sociedad.

Valoró el momento actual de la Isla como un "tiempo de cambio" que aún no está evaluado, aunque sí está quedando descrito en la literatura.

Opinó que los intelectuales cubanos están atrapados en esquemas y formas de pensar, quizás porque las "estructuras económicas, que están cambiando más lentamente de lo deseado, no están ejerciendo sobre la ideología la influencia que queremos".

Uno de los esquemas que se resiste "es la manera en que pensamos Cuba, la manera en que pensamos a la nación", dijo. "No nos damos cuenta todavía de que en la historia nuestra han existido varios proyectos de nación y que hoy también están surgiendo" otros, añadió.

Un proyecto cultural excluyente

Zurbano consideró que el "proyecto nacionalista" que se refleja en la cultura de la Isla es "excluyente". Se refirió, por ejemplo, a la supresión de figuras como Celia Cruz. "El patrimonio de la cultura cubana no debía tener fronteras", dijo.

En este sentido, mencionó la publicación de la novela La isla del cundeamor, de René Vázquez Díaz, residente en Suecia, y de Buscando a Caín, un libro de los cubanos Carlos Velazco y Elizabeth Mirabal sobre Guillermo Cabrera Infante.

Sobre esta última obra, opinó que es "una manera de enfrentar el silencio y de llenar un vacío", una postura que podría extenderse a autores como el fallecido Reinaldo Arenas y otros escritores exiliados, indicó.

Zurbano recomendó entregar a personalidades de la cultura residentes fuera de la Isla premios nacionales como los de música y de literatura, y propuso para este último al poeta José Kozer.

Una sugerencia similar hizo el escritor Leonardo Padura el pasado lunes respecto al escritor Abilio Estévez, al recibir en la Feria del Libro el Premio Nacional de Literatura 2012.

Abilio Estévez es "uno de los intelectuales más sólidos y lúcidos de mi generación, tan o más merecedor que yo de este reconocimiento que por ahora le está vedado debido a su residencia geográfica", dijo Padura.

Zurbano opinó que la larga confrontación con Estados Unidos, ha constreñido la cultura cubana. "El campo cultural debe pesar más que los términos ideológicos", dijo.

El ensayista e investigador se refirió también a la los límites de la crítica y el debate en la Isla y señaló que ambos están lastrados por la autocensura.

"Generalmente no se ven intercambios de ideas, se ven posiciones de atrincheramiento sin paz", afirmó.

Mala literatura y política editorial

Junto a los otros miembros del panel, Zurbano consideró que "se está publicando mucha literatura mala en Cuba".

"Me parece que hay exceso de libros", dijo y advirtió que, en cambio, es poca la literatura universal que circula en la Isla.

Responsabilizó, en parte, a los jurados que entregan premios a obras "que aún están verdes", que no han incluido una investigación a fondo del tema que tratan.

Se ha producido "una devaluación en la eticidad y espiritualidad del cubano en los últimos lustros y eso se ha reflejado en la literatura, en la crítica literaria y otros espacios. Eso también tiene un trasfondo ideológico y de eso no hablamos lo suficiente", dijo. "Quizás no premiamos textos poéticos, de ensayo, de crítica que tienen una serie de valores de esa eticidad", amplió.

Los malos autores publicados en Cuba se creen "con los mismos derechos" que Gabriel García Márquez, se quejó Zurbano. "No existe jerarquización del talento".

"Hay libros cubanos que han roto fronteras ideológicas que son invisibles. Correr cercas durante la noche es una forma de ganar terreno en la lucha ideológica", afirmó y consideró que un ejemplo de esto último es la obra de Padura.

Por su parte, el poeta y narrador Jorge Hernández Pérez afirmó que la literatura cubana está aún esquematizada por el realismo socialista. Mencionó como ejemplo las historias de jineteras que se revindican y policías siempre buenos.

En la literatura cubana "hay carencia de denuncias y polémica", dijo. Criticó que, mientras, los escritores exiliados consiguen éxito abordando en sus obras los problemas del país.

El demonio mercado

La escritora Aida Bahr, quien moderó el panel, opinó que el mercado es un elemento "necesario en Cuba".

Sobre este tema, Hernández Pérez destacó que "el sentido ideológico de la cultura cubana demonizó el mercado".

Bahr señaló la saturación de libros políticos y lo consideró resultado de un "mercado de barricada".

"El sistema de distribución cubano, por su igualitarismo, omitió el mercado, los mercados especializados", dijo. Advirtió que "los prejuicios no solo están en los textos", sino que son más visibles "en el proceso de publicación".

"En el mercado cubano no existe una jerarquía en términos promocionales, es cuestión de suerte ideológica", fustigó.

Bahr criticó que en Isla "se tiende a interpretar como derrota política la disminución de cualquier parámetro. Por eso se publica una enorme cantidad de libros, lo que baja la calidad", explicó y llamó a "elevar el nivel estético de la literatura".

"Confundimos política con ideología", dijo Bahr y se refirió a la intrusión del Gobierno en la producción literaria, al reconocer haber recibido el encargo de "escribir cuentos antiterroristas".

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.

Comentarios [ 1 ]

Imagen de Anónimo

Me parece muy bien. Reconocer a los artistas y escritores cubanos que viven en el exilio es acabar con la falsa división que ha creado el gobierno.