Martes, 12 de Diciembre de 2017
01:53 CET.
Cine

La Berlinale reorienta hacia Cuba sus fondos de apoyo a nuevos cineastas

Archivado en

El World Cinema Fund (WCF), los fondos de apoyo de la Berlinale a nuevos cineastas, se reorienta hacia el cine de Cuba en busca de proyección exterior, reporta EFE.

Vincenzo Bugno, responsable del programa WCF y miembro del equipo programador para América Latina, presentó este miércoles a Cuba, junto con Vietnam, como nuevos horizontes privilegiados para esos fondos, creados en 2004 para apoyar cinematografías periféricas.

"En Cuba confluyen una sólida escuela de cinematografía con la fuerza creativa de la apertura. Algo está cambiando en la Isla, hay que apoyar ese momento", opinó Bugno.

Carlos Machado Quintela, director de la cubana La Piscina, así como su productor, Sebastián Barriuso, hablaron de este trabajo, un filme rodado en una instalación abandonada del barrio habanero de Miramar que retrata un día de entreno de cuatro discapacitados y arranca bajo una tormenta hasta que surge el intenso azul del cielo caribeño.

"Era un proyecto hecho a medida para el WCF. Recibió los apoyos y ahora es exponente de la reorientación hacia Cuba", indicó Bugno.

La Piscina lleva el sello del Instituto Cubano de Arte e Industria Cinematográficos (ICAIC), pero está rodado "como cine independiente", dijo Machado Quintela.

La historia gira en torno a cuatro discapacitados —una muchacha con una pierna amputada, un muchacho con síndrome de Down, otro con parálisis y un cuarto que no habla—, más el entrenador.

El WCF actuó de palanca para el proyecto, que nació en 2007, cuando el guión ganó un concurso de la Muestra Joven de la Habana.

Sus autores recibieron la ayuda inicial del ICAIC —20.000 euros— y luego el proyecto quedó estancado hasta que tomó impulso en 2012, con el aporte del WCF.

De esa misma factoría han surgido filmes como La teta asustada, de la peruana Claudia Llosa, Oso de Oro en 2009; así como El otro, del argentino Ariel Rotter; El custodio, de su compatriota Rodrigo Moreno, y El abrazo partido, de Daniel Burman.

Su ámbito va de los guiones a la posproducción, con montos que oscilan de los 15.000 hasta los 100.000 euros y siempre para proyectos de bajo presupuesto (entre 200.000 y un millón de euros).

El foco de atención, en los primeros cuatro años del programa —de 2004 a 2012—, en lo que América Latina se refiere, se situó en Argentina, Brasil y México, luego pasó a Colombia, Uruguay y Perú y ahora alcanza Cuba y Venezuela.

La Piscina se estrenó en Panorama y es uno de los seis debutantes de América Latina que aspira al premio a la mejor ópera prima.

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.