Viernes, 15 de Diciembre de 2017
19:01 CET.
Artes Plásticas

El cubano José Parlá deja su sello en Brooklyn

Archivado en

El artista cubano José Parlá ha dejado su sello en Brooklyn con murales en dos de los edificios más representativos para la nueva escena cultural de ese barrio neoyorquino, informa el diario español El País.

"He trabajado con museos en lugares lejanos como China y Australia, pero hasta ahora nunca con instituciones públicas de aquí", dijo Parlá, quien creció entre Miami y Puerto Rico, y vive en Brooklyn desde hace 18 años.

En septiembre pasado se presentó su mural de 11 metros Gesture performing dance, dance performing gesture en el hall acristalado del recién inaugurado teatro Richard B. Fisher, de la Brooklyn Academy of Music (BAM).

"Los colores están inspirados en la estación de tren, y el trabajo trata de la relación entre el baile y la pintura", afirmó Parlá, que obtuvo una beca del New World School of the Arts y completó su formación en el prestigioso Savannah College of Art and Design.

Apenas 200 metros separan esa pieza de su Brooklyn diary, otro mural de 21 metros también visible desde la calle, que ha realizado en la entrada lateral del Barclays Center.

La obra en la flamante sede del equipo de baloncesto Brooklyn Nets, que Jay Z (uno de los socios en esa nueva empresa) abrió como sala de conciertos y en la que ya han actuado desde Barbra Streisand hasta Bob Dylan, se inauguró la semana pasada.

"Parlá es un brooklinita consumado, simplemente uno de los mejores", dijo David Berliner, uno de los miembros de la junta directiva del Barclays Center que comisionó la pieza.

Encriptados en el gigantesco diario de Parlá hay versos de canciones de hip-hop; extractos de la novela Brooklyn is, de James Agee, y notas de sus cuadernos personales sobre un fondo azul claro.

La conexión del cubano con la escritura y el arte viene de los artistas urbanos que en los ochenta trazaban con furia en cualquier superficie disponible.

"Entonces no se llamaba grafiti, y además yo nunca he aceptado este término, lo veo como arte que conecta palabras, dibujos y lienzos, que conecta el espacio público con el estudio", afirmó.

Aunque a su llegada a Nueva York recaló en el Bronx, Parlá se trasladó a Brooklyn con unos amigos y montó un estudio en una antigua estación de bomberos, que aún mantiene, en Fort Greene.

"El paisaje ha cambiado, los edificios son ahora más altos", dijo. "La comunidad artística se ha expandido por todo Brooklyn y la escena del downtown de los ochenta y noventa es ya inseparable de la de este lado del río. Yo ya soy de aquí".

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.