Miércoles, 23 de Agosto de 2017
02:02 CEST.
Artes Plásticas

S. O. S. Sicklemia

Archivado en

Dentro de pocos días, La Habana será testigo de la más reciente voz de alarma desde las artes plásticas en relación a la problemática racial cubana.

Anteriormente fuimos testigos de exposiciones pioneras en este campo, como "Queloides (I y II)" en 1997 y 1999, "Ni músicos ni deportistas" en 1997, y más recientemente "Queloides: Raza y Racismo en el arte cubano contemporáneo", en abril del 2010.

La más reciente propuesta, Sicklemia, bajo la curaduría de Ulises Morales Lamadrid y Luis Lamothe Duribe, sin ser una extensión de las muestras anteriores, propone reflexionar en torno a la tensa problemática racial cubana.

Según sus organizadores, Sicklemia es un proyecto acariciado desde hace dos años, alrededor del cual se levantaron inicialmente resistencias, sospechas y trabas burocráticas. Ha sido una marcha silenciosa que dentro de pocos días será realidad: una muestra colectiva en la cual participarán alrededor de 25 artistas afrodescendientes de las más recientes generaciones de la plástica cubana. Su objetivo: despertar conciencias, sensibilizarla y estremecerlas.

En Sicklemia, este grupo de artistas nacidos con la revolución intenta descifrar las relaciones de poder en la cual ha estado y aún se halla anclada la imagen del sujeto negro en los diversos imaginarios y narrativas.

Desde las diferentes manifestaciones de las artes visuales se contribuirá al desmontaje de enfoques diseñados desde los centros hegemónicos y las narrativas de poder, que minimizan a partir de una visión colonizadora los valores identitarios del negro. Se pensará la racialidad desde el campo visual, sin miedo a ejercer la crítica. Como reclamo de múltiples voces, el proyecto será también un homenaje al bicentenario de la conspiración liderada por José Antonio Aponte y a los históricos miembros del Partido Independiente de Color (PIC), en el centenario de la mayor masacre antinegra acaecida en la Isla, uno de los más tristes capítulos republicanos que aún sigue sin conseguir eco suficiente en los medios de comunicación.

Sicklemia, o anemia drepanocítica, es una anemia hemolítica caracterizada por la presencia en la sangre de hematíes en forma de hoz o media luna, responsables de las manifestaciones clínicas y hematológicas de esta enfermedad.

El rasgo drepanocítico (AS) y la anemia drepanocítica (SS) se han observado casi exclusivamente en la raza negra; según investigaciones médicas, se encuentra en el 8% de los afroestadounidenses. A pesar de no existir datos precisos, parece que en el sur de las provincias orientales de nuestro país, su presencia es muy parecida a la reportada en la población negra de Estados Unidos.

¿Por qué 'Sicklemia'?

Según Ulises Lamadrid, "necesitábamos un término que englobara las ideas y discursos sugeridos para la muestra, además de aportar e ironizar acerca de la visión errónea y aberrada existente en sectores de la sociedad que ven al negro como una patología que degenera. De sobra conocidos son los elementos que actúan en la discriminación del negro en Cuba; se han estudiado, se han debatido, incluso se han tratado de erradicar con soluciones insuficientes".

Para Luis Lamothe Duribe, "desde hace siglos mujeres y hombres negros han sufrido un proceso de degeneración que ha desembocado en la realidad actual. Si revisamos la historia, nos damos cuenta de que esto no es casualidad, sino que ha estado relacionado a factores sociohistóricos que van desde el desarraigo, a un modelo a seguir de imposición occidental, a la minimización del negro en la construcción de la sociedad".

El racismo es parte de nuestra mala educación sentimental, y el nuestro tiene su etiqueta propia y su protocolo. Su versión más visible es el racismo antinegro. La revolución fracasó en su lucha por extirpar prejuicio y discriminaciones, pues en nombre de la unidad nacional dinamitó el debate. Más allá, ha sido incapaz de neutralizar la peligrosidad del racismo, y la población negra-mestiza, en su inmensa mayoría, continúa anclada al sótano de la pirámide social.

La población negra-mestiza esta descapitalizada, sigue trastornada en su mundo íntimo y se encuentra atrapada en un escenario de desigualdades que se nos presenta cada vez más traumático y crítico. El miedo al negro es una realidad que no deja de ser amplificada, el racismo es tatuaje y acento en el cuerpo político de la nación. Las arrancadas en falso no han tenido el resultado esperado por muchos.

Un grupo de artistas tendrán ahora la posibilidad de trazar sus propias líneas de acción desde el ejercicio del activismo ciudadano, unos residentes en la Isla, otros en la diáspora. Entre los participantes están Rene Peña (Pupy), Juan Roberto Diago Durruthy, Andrés Montalván, Jesús Lara, Alain Box, Rodobaldo Clavijo, Paulina Márquez Pérez, Enrique Miralles (Tente), Ariel Díaz García, Ulises Morales Lamadrid, Santiago Luis Ferrer (Kendell), Alonso Luis Alayo,  María Teresa González, Luis Lamothe Duribe, Jorge Delgado Alfonso, Francisco Gordillo Arredondo, Félix Suarez Merlín, Marilú Martínez, Wilay Méndez Páez, Luis Manuel Otero, Julio Montero, Ariel Arias, Rene Francisco (Premio Nacional de Artes Plásticas 2010), Roberto Camacho, Lázaro Medina y Omar Poll.

Días después de la muestra está previsto un encuentro teórico que incluirá teatro, cine, danza, literatura, música y artes plásticas. Se evaluará en qué momento se encuentra la problemática bajo la actual crisis económica y serán impartidas conferencias por intelectuales como Tomás Fernández Robaina, Jesús Guanche, Rodrigo Espina y el economista Esteban Morales, entre otros.

El evento será una oportunidad para interrogar a la tiranía de los estereotipos y aprender las relaciones de poder en las cuales nos desenvolvemos; denunciar estrategias violentas y amplificadas por los medios audiovisuales; exponer la ausencia de políticas públicas y antirracistas desde el campo de la pedagogía.

Y es que la lucha frontal contra el racismo debe estar activada permanentemente. Los negros y mestizos sienten lastimada su conciencia e identidad, algo agudizado por medios como la televisión y el cine, que de forma permanente nos bombardean con una imagen decadente de la población negra y una gramática colonialista del poder.

Esta muestra colectiva, prevista el martes 9 de octubre en la galería del Centro Provincial de Artes Plásticas y Diseño de La Habana Vieja, es una opción que intentará romper con los estigmas marcados por el poder. Todos tenemos el compromiso de enfrentarnos al racismo y otras discriminaciones; a través del arte, los parlamentos de negros, blancos y mestizos deberían incorporarse a la narrativa de la nación y dejar de estar cercados en el umbral de la misma.

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.