Viernes, 15 de Diciembre de 2017
01:49 CET.
Arte

De arte y bilingüe

Archivado en

Para Ernesto Menéndez-Conde, editor jefe de Art Experience: NYC, una revista dedicada al arte y publicada en español e inglés, los últimos días han sido vertiginosos. Los trabajos previos a la aparición del primer número apenas le dejan tiempo. En uno de sus ratos libres, DDC conversa con él. Y no solo sobre la nueva publicación, sino también sobre el estado actual de las artes plásticas cubanas.

Llevas desde hace un par de años un blog de crítica de arte, Lápiz y Nube. ¿Qué te ha hecho enrolarte en el proyecto de una revista?

La idea de llevar una publicación de arte dedicada al escenario artístico de Nueva York puede remontarse a mi primera visita a la ciudad, hará unos once años. Por aquel entonces no pasaba de ser una ilusión. Mi blog —que comencé a escribir en abril del 2008— fue una manera de implementar el proyecto. De allí surgió el título para la revista, Art Experience: NYC.

Muchas veces en mi blog me he limitado a comentar mis impresiones sobre visitas a museos y galerías.  El disfrute que proporciona el arte actual va mucho más allá de las actitudes meramente contemplativas. Incluyen la participación del espectador en la obra de arte, el desplazamiento por el  propio espacio donde se realizan las muestras, la comunicación entre los visitantes, el disfrute de sonidos, olores y sensaciones que van más allá del ámbito de lo visual. Pensé en la posibilidad de una revista que en lugar de ofrecer comentarios especializados sobre las obras de arte se enfocara más bien en las experiencias del espectador.

Por otra parte, mis contribuciones para la revista Art Pulse me hicieron ganar confianza sobre mi habilidad para escribir sobre arte  en inglés. De este modo, el proyecto me resultó mucho más tangible. A comienzos de septiembre del año pasado se lo comenté a unos amigos y ellos se mostraron interesados en contribuir a la financiación de la idea.

'Art Experience: NYC' aparece en español y en inglés, y pretende abarcar todo el arte que se exhibe en Nueva York…

Es muy difícil que una sola revista pueda abarcar todo el arte que se exhibe en Nueva York. Ofrecer una visión panorámica de lo que acontece en la ciudad es, de por sí, un proyecto demasiado ambicioso, que rebasa con creces lo que estamos en condiciones de hacer en estos momentos. Se trata de centenares de galerías, decenas de instituciones culturales y varios de los museos más prestigiosos del mundo, todos exhibiendo a un mismo tiempo. Sin contar las manifestaciones del arte público, las conferencias, las proyecciones de video arte, etc. Es un espacio muy competitivo, en el que participan los más reconocidos artistas del planeta, junto a figuras emergentes, y también junto a charlatanes y personalidades infladas por el mercado de arte.

A veces ni siquiera es sencillo discernir qué exposiciones visitar. Nuestro propósito es hacer una selección de lo que nos parece más logrado o más polémico y al mismo tiempo ofrecer criterios que contribuyan a una mayor comprensión del arte actual.

Haremos una versión de la revista en inglés y otra en español. Porque, en principio, no me gustan las revistas bilingües, en las que uno de los idiomas (por lo general el español) tiene un carácter suplementario.

¿Conoces de alguna publicación anterior parecida en ambos idiomas?

Muchas revistas de arte procuran trascender el carácter local, como muy bien lo anuncian sus títulos. Art Forum, Art News, Sculpture y la formidable Art Pulse, para la cual me es muy grato colaborar, apuntan hacia la dimensión global del arte contemporáneo, aunque evidentemente el escenario artístico neoyorkino ocupa un lugar protagónico en esas publicaciones. Hay revistas —menos de las que uno pudiese pensar— que se enfocan en el arte que se exhibe en la ciudad; pero la peculiaridad de Art Experience: NYC consiste en que está también dirigida al público de habla hispana.

Existe una imagen estereotipada de las comunidades latinas en Estados Unidos, apresuradamente asociadas al consumo de telenovelas cursis, canciones melosas y banales producciones culturales. Nuestra revista procura ir contra ese cliché, y esperamos participar en ese espacio en el que las comunidades hispanas aportan otro tipo de valores culturales.

¿Quiénes forman el equipo que publica la revista? ¿Con qué autores cuentan? ¿Con qué frecuencia aparecerá?

Somos tres editores, un colectivo de escritores —en su mayoría estudiantes universitarios que cursan estudios de doctorado—, un formidable equipo de diseñadores y programadores, un asesor legal, dos personas encargadas de la revisión de los textos en inglés y yo, que me ocupo de la traducción al español y trabajo como jefe de redacción. Hay algunas prestigiosas figuras que se han interesado en colaborar en los próximos números. También incluiremos entrevistas a artistas que residen en la ciudad; pero sería preferible no anticipar nada sobre estas gestiones. Y la revista aparecerá trimestralmente.

No se trata de una publicación impresa, ¿no han pensado en imprimirla?

Por ahora ensayaremos en la plataforma de iPad y la descarga gratuita por internet. Las posibilidades que brindan las publicaciones on-line son muy ventajosas para una materia como el arte contemporáneo. Una revista digital permite incluir una amplia cantidad de imágenes, con excelente resolución y formatos a gran tamaño. En Art Experience: NYC hemos querido explotar esa cualidad y dejar que las imágenes visuales ocupen un espacio privilegiado. Esto, desde luego, resulta más difícil para las publicaciones en papel, ya que las reproducciones a color encarecerían bastante el costo de impresión.

Hablando de costos, ¿cómo han conseguido financiarla?

La financiación la hemos logrado gracias a amistades que se han interesado en participar en el proyecto. Fue una iniciativa bastante espontánea. Ahora pensamos más ambiciosamente, y hemos ido un poco más allá de las ideas iniciales. De todos modos, por ahora no pasa de ser una inversión arriesgada y uno de los desafíos inmediatos consiste en que el proyecto logre autofinanciarse.

¿'Art Experience: NYC' prestará atención especial al arte cubano?

El arte cubano, sobre todo el que se presente en Nueva York, tendrá eventualmente un espacio en la revista. Para el segundo número, Janet Batet escribirá un ensayo sobre Los Carpinteros, que exhiben en la Sean Kelly Gallery. Pero ni el arte cubano, ni el latinoamericano debieran definir o limitar el perfil de la revista. El propósito es mostrar el ambiente artístico de Nueva York en su carácter esencialmente multicultural. En nuestro primer número hay un artista español y otro colombiano, pero también una creadora japonesa, otra surcoreana, un pintor chino y una escultora paquistaní. Enfocarnos en alguna comunidad o en algún grupo étnico sería traicionar el sentido mismo de la revista.

¿Te gustaría que circulara en Cuba?

Me gustaría muchísimo. Mi última visita a Cuba fue en diciembre del 2009, y tuve la impresión de que el formidable impulso que se había iniciado a finales de los setenta daba síntomas de agotamiento. Dentro de la prolongada crisis por la que atraviesa la Isla, los creadores visuales suelen disfrutar de una holgada situación económica que les permite consagrarse a tiempo completo a su trabajo, exponer en el extranjero y participar del mercado de arte desde una posición que resulta relativamente ventajosa, sobre todo si se la compara con la de artistas que deben promover su obra en ciudades como Miami, Madrid, México, Nueva York o París. Sin embargo, a pesar de estos estímulos, el contexto cubano parece ser bastante hostil frente a algunos rasgos del arte reciente.

En la actualidad muchos proyectos artísticos dependen de avances tecnológicos que en Cuba llegan de manera dificultosa y frecuentemente tardía. El arte de nuestros días es a veces costoso de producir y se ejecuta a gran escala. No creo que los artistas cubanos puedan permitirse invertir cuantiosas sumas en una instalación, ni que se les autorice realizar una obra en un espacio público de gran circulación.

Otro obstáculo es el carácter participativo. Creaciones que fuera de Cuba pueden ser anodinas o lúdicas desde el punto de vista político, allí podrían tornarse subversivas e inflamables. Basta recordar el impacto que tuvo la propuesta que presentó Tania Bruguera en la Bienal de 2009. Las manifestaciones de arte relacional o participativo pueden tener un impacto notable dentro de la sociedad y ponen entre signos de interrogación los límites que las instituciones culturales cubanas están dispuestas a tolerar.

Finalmente, están las dificultades para acceder a internet y la escasa información sobre los artistas contemporáneos. A propósito de esto —proporcionar información sobre el arte más reciente— es que me gustaría que Art Experience: NYC pudiese divulgarse en la Habana. Espero que ocurra.

¿Podrías recomendar a los lectores de DDC dos o tres textos de este primer número?

Me atrevería a recomendar la revista en su totalidad, sobre todo por la riqueza visual de las imágenes y la claridad que prevalece en los textos. El primer número presenta doce ensayos que cubren propuestas artísticas muy plurales.

¿Y quisieras, por último, anticipar algo del número venidero?

Mencioné ya el texto de Janet Batet sobre Los Carpinteros. Sobre el resto de los materiales prefiero no anticipar nada, pero nuestro criterio es evitar reseñas sobre artistas excesivamente consagrados. En diciembre pasado se presentaron varias exposiciones notables, entre las que sobresalían la de Anselm Kiefer (Gagosian Gallery) y Brice Marden (Matthew Marks), y decidimos no incluirlas en la revista pues en ambos casos se trataba de figuras ampliamente reconocidas.

----------------------------------------------
Art Experience: NYC, invierno 2011, volumen 1, número 1.

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.