Lunes, 26 de Agosto de 2019
Última actualización: 06:18 CEST
Política

Rusia negocia el despliegue en Cuba de instalaciones de su geolocalizador GLONASS

Antenas de recepción satelital del GLONASS. (TASS)

La empresa espacial rusa Roscosmos está negociando con varios países, incluidos Cuba y México, para desplegar en sus territorios instalaciones del sistema de posicionamiento global GLONASS, según el informe de la empresa del año 2018.

"Durante el año 2018, se realizaron consultas con Cuba, Fiji, México, Vietnam, Indonesia, Corea del Sur, Irán y varios otros países sobre el despliegue de instalaciones del sistema GLONASS en su territorio", aseguró el documento, según Sputnik Mundo.

Roscosmos ya ha instalado sus sistemas de geolocalización en países de Latinoamérica, en particular en Brasil y Nicaragua.

Creado en tiempos de la Unión Soviética y puesto en marcha en 1993, el sistema GLONASS, análogo al GPS estadounidense y al Galileo europeo, determina en tiempo real las coordenadas de ubicación y los parámetros de movimiento (velocidad y altura) de objetos que se encuentren en aire, tierra o mar.

Al igual que otros sistemas análogos, el GLONASS ruso se puede utilizar para la observación de desastres naturales, efectuar operaciones de rescate y tiene aplicaciones comerciales como la seguridad de carreteras, el cobro de peajes y muchas más.

Estas instalaciones están hace años entre los numerosos proyectos de colaboración entre Moscú y La Habana, cuyos gobiernos han estrechado sus alianzas.

En 2018, la corporación científica industrial de Rusia Sistemas de Fabricación de Equipos de Alta Precisión (SPP, por sus siglas en ruso) firmó un contrato con el Gobierno cubano para emplazar en Cuba una estación de mediciones para el GLONASS.

El convenio destacó que la nueva estación sería instalada "para crear el segmento extranjero de la red de estaciones de medición de GLONASS en el marco de las obras encaminadas a construir un sistema de navegación global de alta precisión".

En los últimos años La Habana y Moscú han dado pasos para recuperar la estrecha cooperación que mantenían antes de la desintegración de la Unión Soviética en 1991.

Entre los proyectos conjuntos está la cooperación militar, luego de que en noviembre de 2018 Rusia hizo oficial la entrega a Cuba de un crédito de más de 50.000.000 de dólares para la compra todo tipo de armamento y material militar.

Un reporte del diario británico Daily Star reveló en esa fecha que, si Estados Unidos abandonaba el Tratado de Eliminación de Misiles de Corto y Medio Alcance (INF, por sus siglas en inglés), algo que ya se produjo, Rusia podría reabrir su base de intercepción de señales en Lourdes, en las afueras de La Habana.

Según el centro de análisis norteamericano The Jamestown Foundation, la coyuntura "dio origen a especulaciones, tanto en Rusia como en Occidente, de que Moscú estaría a punto de reabrir el sitio de monitoreo en Lourdes que cerró hace 16 años, y posiblemente abrir bases adicionales en la Isla".

El experto militar ruso Ígor Korótchenko declaró a Sputnik que el Gobierno ruso quiere recuperar su presencia militar en Cuba donde ve una posición estratégica para desplegar al menos tres bases e incluso instalar "sistemas de misiles adecuados".

"Tenemos que volver a Cuba, necesitamos allí tres bases militares. Una de inteligencia electrónica para poder controlar y entender qué hace EEUU. Una base para nuestros submarinos nucleares multifuncionales. Y, si EEUU sale del tratado INF, podríamos desplegar allí sistemas de misiles adecuados, lo cual contribuiría a la seguridad cubana y a la lucha antiterrorista internacional", dijo el funcionario castrense.