Lunes, 26 de Agosto de 2019
Última actualización: 06:18 CEST
ECONOMÍA

La Habana impone precios máximos a productos agropecuarios que venden los privados

Mercado agropecuario. (CUBA Y ECONOMÍA)
Tabla de precios para productos agropecuarios. (TRIBUNA DE LA HABANA)

En la misma tónica que se extiende a lo largo de la Isla, el Consejo de la Administración Provincial de La Habana impuso precios máximos de venta a productos agropecuarios que comercializa el sector privado incluidos los que concurren a los Mercados de Oferta y Demanda y los vendedores ambulantes conocidos como carretilleros.

Según recogió el periódico Tribuna de La Habana, los Mercados Agropecuarios Estatales, del Ejercito Juvenil del Trabajo, las cooperativas no agropecuarias, los mercados arrendados y los puntos de ventas gestionados por las formas productivas mantendrán los precios máximos de acopio, de compra y minoristas de productos agrícolas aprobados en la Resolución 944/2018 de la Ministra de Finanzas y Precios.

Aquellos productos que no están contemplados en dicha resolución se comercializarán con los precios aprobados por el Consejo de la Administración Provincial.

El medio agregó que "para el establecimiento y aprobación de los precios, el Consejo de la Administración Provincial evaluará bimensualmente los vigentes y en correspondencia con la estacionalidad y época de cosecha de los productos, fijará los mismos, los que serán informados oportunamente a la población".

Los precios aprobados —por ejemplo: el frijol negro 10CUP/LB, el garbanzo 25, la pierna de cerdo 35, carnero 45, entre otros— se pondrán en vigor a partir del 15 de agosto y tendrán vigencia para los meses de agosto y septiembre.

El Gobierno precisó que para aquellos establecimientos que son gestionados por privados y que han incorporado un componente de servicios que le dan un valor agregado a su oferta, "se establece hasta un 30% por encima del precio aprobado".

El tope de los precios es un asunto que ha provocado debate entre expertos y no expertos. Ha puesto contra la pared a los emprendedores, algunos ya con estrategias para sortear las restricciones y expuestos a la ausencia de mercados mayoristas. Las autoridades, por su parte, están a la caza de lo que consideran "ilegalidades".

Varios economistas han coincidido en que esta medida, que el Gobierno ha implementado tras la subida de los salarios en el sector estatal, "es alimento para la escasez y el mercado negro" a largo plazo y estaría lejos de frenar una posible inflación, como justificaron las autoridades.