Lunes, 26 de Agosto de 2019
Última actualización: 06:18 CEST
Transporte

Las autoridades también topan los precios del transporte privado en Camagüey

Transporte privado en Cuba. (VIAJAR SIN PRISA)

El Gobierno provincial de Camagüey puso tope a los precios de los pasajes en los medios privados de transporte de pasajeros, en una nueva medida para, según las autoridades, evitar un incremento derivado del aumento salarial aprobado a una parte de los trabajadores del sector estatal y los jubilados.

De acuerdo con el Consejo de la Administración Provincial de Camagüey, en lo adelante los precios tendrán un máximo permitido para todos los medios de transporte particulares que trasladan pasajeros, incluyendo los coches tirados por caballos y el servicio de parqueo, indicó una nota en su sitio web.

Los precios máximos oscilarán en lo adelante entre diez y 55 pesos (CUP) para los autos de piquera que cubren rutas entre la ciudad cabecera y diferentes destinos municipales; mientras que los precios por persona en camiones de pasajeros estarán entre cinco y 25.  

Por este nuevo "listado oficial de precios" deberán regirse "los cuentapropistas vinculados al transporte de pasajeros", cuyos vehículos tendrán que mostrarlos en un lugar visible, precisa la nota.

Una medida similar aplicada en Santiago de Cuba trajo como consecuencia una huelga silenciosa de choferes

La huelga originó un verdadero caos en el transporte urbano. El déficit de ómnibus obligó a las autoridades a reforzar y a utilizar guaguas de otras líneas para aliviar la acumulación de usuarios en las paradas. Incluso las rutas a los municipios, cuyo mayor volumen estaba cubierto por los transportistas privados, tuvo que ser reforzada con ómnibus articulados de la ciudad de Santiago y de TRANSTUR.

Los camioneros en huelga sostuvieron que el costo del combustible es elevado para los precios topados por el Estado, el kilometraje y los precios del pasaje. Un chofer de camión consultado por DIARIO DE CUBA indicó que los transportistas del sector privado también le han exigido al Estado dónde adquirir accesorios, neumáticos y baterías para sus camiones.

"Pese a los años que llevamos aportándole al Estado ingresos millonarios, este solo recibe ganancias y no nos garantiza una sola pieza. Cada camionero ingresa anualmente cientos de miles de pesos a través del 10% sobre los ingresos, el fisco y la declaración jurada de cada año", concluyó la fuente.

Finalmente, hace apenas dos semanas, las autoridades de esa provincia echaron atrás los precios establecidos por el Ministerio de Finanzas y Precios para regular el transporte privado.

El Gobierno cubano estableció por decreto el pasado mes controles de precios muy estrictos a negocios estatales y privados, así como nuevos impuestos sobre el salario, que presentó como medidas emergentes para atajar la crisis económica que afecta a la Isla.

Dos resoluciones del Ministerio de Finanzas y Precios publicadas en la Gaceta Oficial prohibieron el aumento de precios minoristas y mayoristas, sobre todo para los alimentos, excepto en los productos importados y distribuidos por el Estado, donde los márgenes de beneficio establecidos ya no podrán incrementarse.

Especialistas consultados por DIARIO DE CUBA advirtieron que esa medida podría traer nuevos problemas para la maltrecha economía de la Isla. 

Para el economista Mauricio De Miranda, "los topes de precio se usan en algunas circunstancias muy concretas para determinados productos o servicios y en coyunturas muy específicas, incluso en determinados mercados el Estado regula ciertas tarifas, sobre todo en el caso de servicios públicos".

Sin embargo, aclaró que "en cualquier curso básico de Economía se enseña que cuando se producen topes de precio en productos cuya oferta se ve superada por la demanda, el resultado es un incremento de la escasez o su comercialización en el mercado negro", como se "ha vivido en Cuba ya en varias oportunidades desde 1959".

Para el economista Elías Amor, "en cualquier economía topar precios acaba siendo un mal mucho peor que si se deja funcionar libremente al mercado para alcanzar el equilibrio oferta y demanda".

Mientras que el economista Pavel Vidal advirtió: "El Gobierno cubano argumenta que las medidas que se han tomado se hicieron para alejarnos del Período Especial. En realidad, nos acercan. Se había logrado manejar bastante bien el ajuste económico, a pesar de las enormes complejidades del entorno internacional. Teníamos escasez, pero se había preservado la estabilidad monetaria. Ahora tendremos escasez más una aceleración de la inflación en los mercados informales, más parecido a lo que vivimos en los años noventa", sostuvo.