Domingo, 18 de Agosto de 2019
Última actualización: 14:03 CEST
SOCIEDAD

Un refugio para perros en Santa Clara promueve la protección animal en Cuba

Un grupo de jóvenes lidera la iniciativa. (IPS)

Rescatar perros que deambulan por las calles, así como implementar acciones de sensibilización sobre el cuidado animal, conforman el propósito del Refugio Esperanza de vida y justicia, que desde comienzos de año opera en Santa Clara.

Según informó a la Redacción de IPS Cuba Gustavo Mena, coordinador de la iniciativa, desde el proyecto amparan la vida de caninos que circulan en la urbe cubana, les garantizan atención médica y los preparan para su adopción.

Gracias a la iniciativa ya han sido adoptados alrededor de 52 perros, y unos 25 están en cuidados y preparándose para el proceso de inserción en nuevos hogares.

Para Mena, el impacto en la comunidad es creciente. "Hay más preocupación por los animales callejeros e incluso participación con frecuencia en nuestras actividades", dijo.

El refugio apenas lleva unos meses, y ya su dinámica es notable en la ciudad. Arropado desde la interacción en redes sociales, el proyecto surgió en enero de 2019, cuando un grupo de jóvenes quisieron ir más allá del activismo digital y decidieron sostener acciones en la capital villaclareña.

"En común tenemos la misma pasión por los animales, por eso decidimos conocernos y el primer encuentro fue en el parque de Santa Clara", contó Mena.

La iniciativa, que sobrepasa la decena de integrantes, es diversa e inclusiva en su composición. "Estamos todo tipo de personas, desde estudiantes de primaria, hasta doctores y jubiladas".

Con carácter voluntario y sin fines de lucro, implementan labores que, además del rescate y cuidado de animales, incluyen campañas de desparasitación y esterilización que han beneficiado a más de 80 perros y gatos.

Se suman otras intervenciones como actividades para capacitar sobre la protección de los animales.

Aunque radican en Santa Clara, su radio de acción no es limitado. "Operamos en cualquier lugar donde veamos caso de abandono y maltrato", insistió Mena, actualmente trabajador por cuenta propia.

En ese sentido, los principales recursos provienen de ingresos personales, en este caso de su labor como Agente de Telecomunicaciones.

Igualmente, construye casas y camas para perros, entre otras indumentarias que son vendidas y la recaudación es donada al refugio.

"También amigos, tanto dentro como fuera del país, aportan recursos materiales y consejos sobre cómo gestionar el proyecto", sumó Mena.

Por su intenso accionar, ya la ciudadanía les alerta cuándo y dónde hay perros abandonados y les aconseja y sugieren ideas y materiales.

Mena relató, asimismo, que hay quienes acuden con sus hijos para que cuiden y apoyen en el refugio.

No obstante, alertó que todavía existe mucha irresponsabilidad que incide en el abandono de los canes y en la incultura de esterilización y salvaguarda de las mascotas.

Bajo este análisis, reflexionó que es fundamental la promulgación de una Ley de Protección Animal, como la que hace años reclaman comunidades, proyectos y activistas de estos temas en Cuba.

Los defensores de los animales en Cuba se quedaron esperando una ley por el bienestar y contra el maltrato que fuera incluida en la recién aprobada Constitución cubana.

Recientemente, también desde Santa Clara, el activista Javier Larrea, estudiante de Derecho de la Universidad Central Marta Abreu de Las Villas (UCLV), inició una recogida de firmas a través de una plataforma en internet en una petición por una Ley de Bienestar Animal en Cuba dirigida a la Asamblea Nacional del Poder Popular. Actualmente la solicitud ha sido rubricada por más de 1.600 personas.

El joven no había recibido respuesta de las autoridades en su natal Santa Clara a una solicitud de permiso para realizar una marcha el próximo 5 de junio, a propósito del Día Mundial del Medio Ambiente, como la ocurrida el pasado 7 de abril en La Habana. 

Una Ley de Protección Animal "pone las cosas en su lugar, penaliza y permite exigir responsabilidades", expresó Gustavo Mena.

Sin embargo, alertó que la legislación no resolverá por sí sola el problema. "Es cuestión también de educación. Desde la cuna hay que inculcar el amor y el respeto hacia todos los seres vivos", culminó.

El Refugio Esperanza de vida y justicia se suma a una serie de iniciativas de este tipo que van surgiendo en el país para la salvaguarda animal.

Para quienes quieran apoyar o integrar la iniciativa, el alojamiento se encuentra en Calle 4, entre G y Doble Vía # 353. Reparto Vigía. Ciudad de Santa Clara. Villa Clara. Cuba. Teléfono: (53) 42201565 y (53) 55694403.