Martes, 25 de Junio de 2019
Última actualización: 01:53 CEST
Opinión

Editorial: #LaColaChallenge, el reto está en las colas de Cuba

#LaColaChallenge en Carlos III, La Habana, durante una venta de pollo. (LUILVER GARCÉS / TWITTER)

Las señales de desabastecimiento lo indican aunque las autoridades del régimen lo nieguen: Cuba está otra vez en "Periodo Especial". 

A diferencia del anterior, este será un "Periodo Especial" bajo el escrutinio de los teléfonos celulares, con imágenes captadas por los cubanos y puestas a circular en las redes sociales.

La creación de #LaColaChallenge —al estilo de los retos de selfies, pero centrado en las colas que crea la escasez—, es un síntoma de lo que viene. 

Tiene del selfie la levedad y el contagio, y de las colas la denuncia de una pésima política. Hace de la ineptitud del Estado un objetivo "turístico", pero también narrable con más inmediatez y nuevos lenguajes.

Cuba tuvo un primer "Periodo Especial" a raíz de la desaparición de la Unión Soviética y el campo socialista. Ahora entra en otro, que empeorará progresivamente con la caída del intercambio económico con Venezuela. 

Han sido dos oportunidades perdidas de construir una mejor economía y sociedad, gracias a las ventajas de relaciones mercantiles y políticas. 

El reto está ahora en los supermercados, shoppings y bodegas de todo el país. Presagia que esta vez, gracias a la tecnología, los cubanos contarán sin intermediarios la tragedia.

Peleas y moloteras en la cola del pollo

El desabastecimiento y el racionamiento empiezan a pasarle factura a los nervios de los cubanos. Escenas cada vez más comunes.

2 comentarios

Imagen de Cubanón Regusanón

Lo más retorcido y truculento de este fenómeno de las colas es que los cubanos se están peleando por adquirir productos que no se venden en moneda nacional sino en divisas o, más bien, la moneda ficticia creada por el régimen par acceder a las TRD, ya que las divisas reales ellos se encargan de apropiarsela tan pronto entran en el territorio nacional. Esos CUc a los que una parte de la población a mi juicio mayoritaria no tiene medio de recibir directamente, eran los que más o menos garantizaban a los afortunados receptores de remesas del exterior, la adquisición de artículos comestibles y de primera necesidad. Así que a la aberración de vender esos productos en una moneda que no es la que se usa para pagar los salarios dentro del territorio nacional, el régimen ha añadido el escarnio de dificultar en extremo a aquellos que poseen los CUc comprar lo que necesitan. No puede concebirse algo tan malvado y retorcido.

Imagen de Pedro Benitez

El editorial asume - quizás correctamente-, que el acceso a las redes se mantendrá ininterrumpido.  Y aunque el precio político que paga el estado policial por cortar las conexiones de Internet es altísimo;  conservar el poder está primero, "siempre".    

Necesita crear una cuenta de usuario o iniciar sección para poder comentar.