Martes, 21 de Mayo de 2019
Última actualización: 01:46 CEST
Política

La canciller de Canadá viaja a Cuba para hablar de Venezuela y la Helms-Burton

Chrystia Freeland. (CP)

La ministra de Asuntos Exteriores de Canadá, Chrystia Freeland, anunció este miércoles que visitará Cuba el jueves para reunirse con su homólogo cubano, Bruno Rodríguez, y tratar las consecuencias de la ley Helms-Burton y la situación en Venezuela.

Freeland dijo en un comunicado que "es de importancia crítica que nuestros dos países se reúnan para discutir la crisis económica, política y humanitaria en Venezuela y el trabajo que podemos realizar juntos para encararlo", reportó EFE.

La ministra canadiense añadió que también espera discutir cómo pueden "trabajar juntos para defender a los canadienses que realizan comercio e inversiones legítimas en Cuba a raíz del fin de la implementación del título III de la ley Helms-Burton en Estados Unidos".

El anuncio del viaje a Cuba se produjo pocos minutos después de que Freeland terminara una reunión en Washington con el jefe negociador comercial de EEUU, Robert Lighthizer, y otros políticos estadounidenses para tratar sobre las relaciones comerciales entre los dos países.

El pasado 3 de mayo, Canadá reiteró que no "reconocerá o aplicará" ninguna sentencia emitida bajo el título III de la ley Helms-Burton por actividades económicas en Cuba, poco después de que el presidente estadounidense, Donald Trump, activara el controvertido apartado de esa norma.

El Gobierno canadiense también dijo que estaba trabajando con la Unión Europea y otros "socios internacionales" para defender las actividades económicas de los canadienses en Cuba.

Canadá aprobó en 1996 la ley de Medidas Extraterritoriales Extranjeras (FEMA, por sus siglas en inglés), que protege los intereses de los canadienses e impide reconocer o ejecutar en Canadá decisiones judiciales a consecuencia de la Helms-Burton.

Aunque no aparece mencionado en la agenda, debe discutirse la reciente decisión de Ottawa de suspender la entrega de visados en su sede diplomática en La Habana después de que más de una decena de sus funcionarios y sus familiares allí presentaran síntomas de problemas de salud similares a los que provocaron una medida similar de parte de EEUU.

Esa decisión, anunciada la pasada semana, ha provocado molestias y zozobra en la población cubana con familiares en Canadá, aunque el Gobierno de Cuba no se ha pronunciando al respecto.

Con respecto a Venezuela, Ottawa y La Habana mantienen posiciones opuestas.

El Gobierno de Cuba es uno de los principales aliados de Nicolás Maduro, mientras que Canadá ha liderado las iniciativas diplomáticas para aislar a su Gobierno y ha reconocido a Juan Guaidó como mandatario interino del país.

Precisamente este martes, el primer ministro de Canadá, Justin Trudeau, y Guaidó mantuvieron una conversación telefónica en la que trataron los últimos eventos de la crisis venezolana.

Durante la conversación, Trudeau "reiteró la condena de Canadá a la retirada ilegítima del régimen de Maduro de la inmunidad parlamentaria a los miembros electos de la Asamblea Nacional".

Trudeau y Guaidó se mostraron de acuerdo en la "necesidad de que la comunidad internacional se alinee para que se produzca una transición pacífica en Venezuela".