Martes, 19 de Marzo de 2019
Última actualización: 01:55 CET
emigración

Ocho balseros están desaparecidos tras partir hacia México por el sur de Mayabeque

Balseros cubanos. (AP)

Al menos ocho personas que abordaron una embarcación artesanal rumbo a México se encuentran desaparecidas desde la noche del pasado 16 de febrero, cuando se lanzaron al mar por algún punto de la costa sur de la provincia Mayabeque.

Según informan familiares de los desaparecidos a Cubanet, el grupo tenía la intención de unirse a la caravana de migrantes que busca entrar a los Estados Unidos, una iniciativa a la que se están sumando muchos cubanos.

Las autoridades de Mayabeque ya están al tanto de la salida ilegal, pero según confirman los familiares abordados, por el momento no hay noticias del paradero de los jóvenes.

Cinco de los balseros que formaban parte del grupo de migrantes residen en los municipios San José de las Lajas, Batabanó y Quivicán y se nombran Yordan Rodríguez Almaguer, de 21 años; Jorge Enríquez Díaz, de 22; Joan Chacón Téllez, de 22; Yoelvis Áreas Matos, de 24, y Bárbaro Carrillo Pagán, de 26.

Julio Rodríguez Cuesta, tío de Yordan Rodríguez Almaguer que ayudó a conectar con algunos familiares de los balseros desaparecidos, comentó que su sobrino había mantenido en secreto el lugar de salida y la identidad de una parte del grupo que le acompañaría "para que no pudieran delatarlos", pero aseguró que en la rústica lancha viajarían unas doce personas.

"Lo más que dijo es que también iban otros siete que eran como si fueran hermanos suyos, para apoyarse", dijo Rodríguez. "Esa noche pasó por la casa a las 9 para despedirse, y nos aseguró que el bote estaba a 'toda mecha' —buenas condiciones—, que en dos o tres días nos llamaría para darnos noticias desde México, pero todavía no se ha reportado."

Según Amanda Enríquez Díaz, hermana de Jorge Enríquez Díaz, el grupo de balseros llevaba una buena suma de dinero para afrontar el recorrido hacia la frontera mexicana con EEUU, por lo que, además de la posibilidad de un naufragio, no se descarta que puedan haber sufrido un asalto.

"Jorgito vendió su moto eléctrica y nosotros le dimos otro dinero, llevaba 3.500 dólares. Los demás también debían llevar un dinero similar, porque él nos había dicho que cada cual se haría cargo de sus gastos", señaló Enríquez.

Desde la derogación en 2016 de la política de 'pies secos, pies mojados', por el expresidente Barack Obama, las cifras sobre personas que intentan llegar por mar a suelo continental parecen haberse congelado.

Sin embargo, algunos casos de balseros que han recibido asilo en EEUU y la oleada de migrantes centroamericanos que han tocado la puerta de entrada de ese país durante el último año hicieron renacer la expectativa del sueño americano para muchos cubanos.

De acuerdo con algunas fuentes, en la Isla la construcción o compra de un bote no industrial sobrepasa los 80.000 pesos (3.200 CUC), pero la crisis económica que afecta al país conlleva a que cada vez más personas decidan disponer de todos sus recursos para echarse a la mar.

Clara Ramos Téllez, abuela de Joan Chacón Téllez, relata que si llegara a confirmarse lo peor, su nieto sería el segundo miembro de la familia que pierde la vida intentando emigrar a EEUU, pues en 1998 uno de sus hijos falleció ahogado en el Estrecho de la Florida.

"Le aconsejamos que no se 'tirara', que se acordara siempre de lo que le pasó a su tío, pero la juventud de hoy prefiere arriesgar la vida en el mar antes que tener que vivir en la miseria que existe en Cuba", sentenció la mujer.