Sábado, 24 de Agosto de 2019
Última actualización: 13:08 CEST
Emigración

Detenidos 30 cubanos cerca de la frontera hondureña con Guatemala

Emigrantes detenidos en Honduras. (PROCESO)

Las autoridades hondureñas detuvieron este martes a 43 emigrantes de Cuba, Camerún y Haití, que ingresaron de manera ilegal al país y cuyo objetivo era llegar a Estados Unidos, informó una fuente oficial, reporta EFE.

Efectivos policiales detuvieron a 30 cubanos, diez haitianos y tres cameruneses, cerca del punto de Agua Caliente, fronterizo con Guatemala, cuando viajaban en un autobús del servicio interurbano.

Todos fueron requeridos porque su estatus es ilegal en el país centroamericano y su destino final era Estados Unidos, precisó la Policía hondureña.

Los inmigrantes permanecen en las instalaciones del Instituto Nacional de Migración en el departamento occidental de Ocotepeque, donde las autoridades decidirán si serán devueltos a sus países o se les concederá un permiso para que crucen el territorio nacional, señaló la misma fuente.

En 2018 las autoridades hondureñas detuvieron a más de 4.000 extranjeros en diferentes puntos del país, según cifras del Instituto Nacional de Migración.

Honduras se ha convertido en los últimos años en un punto de tránsito de emigrantes, especialmente cubanos y africanos, que abandonan sus países con la idea de llegar a Estados Unidos.

La mayoría son detenidos en puntos cercanos a la frontera con Nicaragua en operaciones de las autoridades migratorias hondureñas.

Por lo general, según las autoridades de Honduras, los emigrantes ingresan al país por pasos ciegos para eludir los registros en los puntos aduaneros.

A mediados de octubre de 2018 miles de centroamericanos —en su mayoría hondureños y salvadoreños— abandonaron su países en distintas caravanas con el afán de llegar a Estados Unidos y solicitar asilo, en un éxodo que causó choques diplomáticos entre Washington, México, Guatemala, El Salvador y Honduras.

En enero, al menos dos nuevas caravanas partieron desde Centroamérica, una de hondureños, formada por unas 1.700 personas, y otra de salvadoreños, más pequeña, de unos 100 inmigrantes.