Martes, 19 de Marzo de 2019
Última actualización: 19:59 CET
SUCESOS

Médicos cubanos en Brasil movilizados, dispuestos a asistir en la tragedia de Brumadinho

Habitantes intentan salvar recursos y animales. (FOLHAPRESS)
Griela Tirse. (FOLHA DE SAO PAULO)

Médicos cubanos residentes en Brasil han ofrecido su ayuda al Gobierno de Jair Bolsonaro para atender a las víctimas de la catástrofe de la presa en Brumadinho, informó el domingo el diario Folha de São Paulo.

El desastre causado por la ruptura de una represa de la empresa minera Vale, en el sureste de Brasil, dejó un balance de casi 40 muertos y entre 250 y 300 desaparecidos.

Varios de los especialistas que decidieron permanecer en el país después de que La Habana decidiera poner fin al programa Más Médicos, así como otros que abandonaron la misión anteriormente, se han ofrecido en redes sociales apoyar las labores de asistencia médica a las víctimas de la catástrofe.

"En la universidad juramos ayudar a las personas que lo necesitan y la tragedia de Brumadinho fue muy triste", dijo al medio brasileño, Griela Tirse, quien participó en el programa y está hoy a la espera de la revalidación del título. 

Según Folha São Paulo, unos 82 médicos cubanos localizados en el municipio brasileño de Minas Gerais se han movilizados desde el viernes por iniciativa de Tirse. En el equipo están clínicos generales, cardiólogos, oftalmólogos y ginecólogos, quienes se encuentran a la espera del llamado del Gobierno.

Tirse recordó que médicos cubanos han colaborado en áreas de desastre como Pakistán y África durante la epidemia del ébola, así como la experiencia adquirida en situaciones de ciclones en la propia Isla.

"Muchas veces ustedes buscaban a los médicos cubanos cuando estaban trabajando por OPS y Cuba. Estamos residiendo todavía en Brasil, ahora para trabajar de forma libre y ayudar al pueblo brasileño. No olviden, todavía somos médicos y el pueblo necesita", escribió en Twitter el médico cubano, Omar Ramos Martínez, en un mensaje dirigido a las autoridades.

El Ministerio de Salud brasileño anunció recientemente que estudia regularizar a los profesionales de la salud cubanos que quieran continuar en el país, después de la salida de miles de ellos por orden de La Habana.

Dijo que "preocupado con la cuestión humanitaria", "busca una forma de permitir la reintegración de estos profesionales tras la revalidación de sus títulos", de acuerdo con el medio local.

De esta forma, el Gobierno brasileño espera completar las cerca de 1.500 plazas aún vacantes del programa Más Médicos, que permitió desde 2013 la contratación de galenos extranjeros para cubrir la asistencia sanitaria en las zonas más pobres y remotas de Brasil.

De acuerdo con cables desvelados como parte de una investigación iniciada por DIARIO DE CUBA, Más Médicos había sido propuesto por La Habana antes de que se presentara como iniciativa de la entonces presidenta Dilma Rousseff.

En el esquema creado, La Habana y Brasilia utilizaron como intermediaria a la Organización Panamericana de la Salud (OPS), una estrategia del Gobierno de Rousseff para evadir al Congreso brasileño, al que tendría que haber acudido en caso de acuerdo bilateral.

Como resultado, por la contratación de trabajadores de salud cubanos que prestaban servicios en Brasil, la OPS se quedaba con el 5% de lo que pagaba en salarios el Gobierno de Rousseff. El régimen cubano, por su parte, se embolsaba al menos el 70%. A los profesionales de la Isla llegaba solo una ínfima parte.

Bolsonaro, un declarado anticomunista que asumió la Presidencia de Brasil el 1 de enero tras ganar las elecciones de octubre, calificó a los médicos cubanos como "esclavos" de una "dictadura".

También impuso ciertas condiciones para seguir adelante con el programa de salud, entre ellas que los profesionales de la Isla recibieran el sueldo íntegro y que pudieran tener a sus familias de forma permanente en Brasil.

Como respuesta, Cuba ordenó el regreso de sus médicos, que hasta ese momento totalizaban 8.332 ejerciendo de manera activa en el gigante sudamericano.

Recientemente, la doctora Yury Leydi Durán Sánchez, en nombre de los médicos cubanos que decidieron quedarse en Brasil tras la suspensión de la participación de La Habana en el proyecto, envió una carta a Bolsonaro en la que le pide la reincorporación de ella y sus colegas a Más Médicos mientras se preparan para la reválida del título, otro aspecto exigido por Brasilia a los extranjeros para ejercer en el país.