Domingo, 24 de Marzo de 2019
Última actualización: 04:46 CET
Política

Pedraza, Yzquierdo y la crisis de gobierno de Díaz-Canel

Adel Yzquierdo. (ISLA LOCAL)

Ya tenemos crisis de gobierno con Miguel Díaz-Canel. Como si quisiera coger el toro por los cuernos, y cuando falta poco más de un mes para la fecha de la votación de la reforma constitucional, Díaz-Canel se lleva por delante a dos ministros de la vieja guardia, y a juicio de quien esto escribe, de los que han tenido una peor ejecución de las políticas a su cargo.Además, con competencias muy sensibles en materia económica.

Por un lado, la señora Lina Pedraza es relevada de un ministerio que carece de justificación en un sistema de economía de mercado, al menos con el nombre tan largo que tiene —Ministerio de Finanzas y Precios—. Posiblemente, cuando los comunistas cubanos se den cuenta que controlar los precios en una economía es someterla a una permanente camisa de fuerza de incompetencia, y abandonen dicha práctica, muchas cosas podrán cambiar. Pero no. Díaz-Canel no ha querido esperar ese momento y sustituye a la señora Pedraza, por la señora Meisi Bolaños Weiss, que era viceministra desde abril de 2007 y que por edad, 48 años, pertenece a su generación.

En cuanto al otro departamento con cambios, la noticia puede ser buena. Se trata de Transporte, donde el señor Adel Yzquierdo, de 73 años, ajetreado por absurdas presiones ideológicas, ha sido incapaz de resolver el problema que tiene el país, y enfrentarse a todos los boteros de La Habana, en demanda de sus justas reivindicaciones. En este caso, Yzquierdo ha sido sustituido por un nuevo en esta plaza, por Eduardo Rodríguez, de 52 años, de la generación de Díaz-Canel.

¿Cambios estéticos o cambios necesarios? ¿Cambios electoralistas? Hay para todo tipo de versiones.

La ministra de Finanzas y Precios ha sido especialmente obstinada en mantener los controles de precios en los mercados que acaban provocando la escasez de alimentos, como por ejemplo, el pan a finales de este año. Es evidente que desconoce el significado de cadena de valor, según el cual, si se trastoca el precio de un escalón, los demás sufren sus efectos. Al final, es un departamento que carece de justificación, que detrae importantes recursos para subvencionar a los productores estatales ineficientes, y que no ha sido capaz en ningún año de conseguir la estabilidad de precios. Basta con ir a un establecimiento en moneda fuerte y ver los precios a que se venden los productos.

Por lo que respecta a las finanzas, la señora Pedraza será recordada por su obsesión, errónea, por aumentar la carga fiscal sobre los trabajadores por cuenta propia que comienzan sus negocios. Grave error, si los impuestos, tasas y gravámenes recaen con fuerza sobre estos emprendedores que tienen escasa capacidad, por no decir, nula, financiera, sus proyectos quedarán frenados. La señora Pedraza tampoco ha querido ser consciente de ello. Su misión era recaudar, y así le han ido las cosas.

Ojalá su sustituta la señora Bolaños, tome buena nota de estas lecciones prácticas de economía, y adopte medidas para facilitar una mayor libertad en la formación de precios, reduzca las subvenciones de explotación y rebaje la presión fiscal sobre los emprendedores. Como sé que no lo va a hacer, pienso que su gestión acabará siendo más o menos lo mismo, y las consecuencias ya las podemos aventurar.

En cuanto al señor Yzquierdo, su nómina de fracasos de gestión ha sido, igualmente elevada, pero mucho más mediática. La breve nota informativa de Granma no alude a su parte de responsabilidad en el accidente de aviación en Cuba durante el pasado año, que costó la vida de 112 personas. Uno de los peores que se recuerdan, y además, en condiciones difíciles de explicar y asumir. Muchos cubanos recuerdan las vagas e inadecuadas explicaciones ofrecidas por Yzquierdo tras el accidente, y sobre todo, la indignación al ver cómo culpaba al embargo de los defectos de seguridad de la compañía encargada de los vuelos por su ministerio.

Como ya he señalado, Yzquierdo se marcha con el honor de haber sido el primer ministro comunista de Cuba que ha afrontado una huelga de trabajadores del taxi, los boteros, indignados por el escaso o nulo apoyo que les otorgan las autoridades a pesar de la necesidad de sus servicios.

"Liberados" de sus tareas la señora Pedraza y el señor Yzquierdo, sus relevos tienen que asumir el pésimo estado en que se encuentra la herencia recibida, y hacer algo por mejorar las condiciones de vida de los cubanos.

Si la señora Bolaños no lo tendrá fácil, como ya hemos señalado, Eduardo Rodríguez lo tiene más complicado aún. Y aunque se cita su experiencia en el sector desde 2006, una vez más tenemos que subir algunos peldaños en la escala para tratar de descifrar realmente quién es el responsable del desastre de gestión y administración de las políticas públicas de transporte en Cuba. Se prima el transporte menos sostenible, el ferrocarril o el cabotaje se encuentran abandonados y no existen redes de servicio de transporte adecuadas a los patrones de distribución de la población. Al sector privado se le autoriza a cuenta gotas. La inversión extranjera, ni se acerca. Mal, muy mal la herencia recibida.

En cuanto a Díaz-Canel, relevar ministros suele ser una estrategia que mejora la popularidad presidencial, sobre todo cuando los que son sustituidos presentan un balance pésimo en su gestión. En Cuba, donde la permanencia comunista en el poder desde 1959 ha permitido consolidar las trayectorias administrativas y políticas más largas de la historia mundial (Ramiro Valdés, Machado Ventura, el propio "Gallego" Fernández hasta hace unos días, son buenos ejemplos), este tipo de relevos "políticos" parecen una novedad. Pero no conviene hacerse ilusiones. El timonel, sin que sepamos muy bien quién es, sigue siendo el mismo, el que pone palos en la rueda para que nada cambie, y solo aspira a ganar tiempo. Tiempo, ¿para qué?


Este artículo apareció originalmente en el blog Cubaeconomía. Se reproduce con autorización del autor.

11 comentarios

Imagen de ARMANDO GONZALEZ

Estimado Camilo J Marcos: Concuerdo con Ud. que debemos discutir ideas, yo no he insultado a nadie a menos que Ud. se crea ofendido porque discrepen de sus opiniones. "La economia socialista no funciona, pero si usted cree en ella, pues eso no lo hace mala persona" - no lo hace mala persona pero definitivamente demuestra un muy bajo nivel cognitivo rayano con la tozudez estilo fidel castro, "en segundo lugar, usted habla de sesenta años y eso no aplica a los nacidos en los setenta o despues" - esto aplica como es evidente a la duracion de la involucion independientemente del año en que hayamos nacido, no se refiere a personas, se refiere a la dictadura castrista y Ud. lo sabe muy bien, los organos represivos que se ocupan de hacer cumplir las leyes son parte necesaria de cualquier sistema de gobierno pero existen profundas diferencias entre los organos represivos castristas y los de cualquier otra sociedad medianamente democratica y respetuosa de los derechos de sus ciudadanos. Por supuesto que gente buena existe en Cuba como HPs en el exilio que distan muchisimo de ser "hombres buenos" solo por haberse saltado el charco, recuerdo una afirmacion de Reinaldo Arenas sobre que Cuba producia HPs en cuantia mayor relativa al total de su poblacion lo que ha demostrado ser rigurosamente cierto. Mis saludos, un oligofrenico radical de este foro.

Imagen de Camilo J Marcos_Weston_FL

@ AGonzalez: Si usted se autodefine asi, pues asi sera. No obstante, estos foros serian mejores si se discutieran las ideas en lugar de insultar a quienes piensan distinto. Yo tambien tengo algunas "cosillas" en las que discrepo de usted. En primer lugar, usted confunde "los deseos" con "los resultados". La economia socialista no funciona, pero si usted cree en ella, pues eso no lo hace mala persona. En segundo lugar, usted habla de sesenta años y eso no aplica a los nacidos en los setenta o despues. Nosotros heredamos la Revolucion que otros apoyaron. En tercer lugar, es bueno aclarar que todos los paises del mundo tienen organos de represion y control del orden. Igual ocurre en Cuba. Quienes pertenecen al MININT cumplen esa tarea. Quienes no, por ejemplo, esos ministros, cuya trayectoria es profesional, no merecen ser llamados "represores". Por ultimo, yo vivi el socialismo, creci en el socialismo, convivi con muchos socialistas y muchos de ellos fueron y son mis amigos. Gente buena en Cuba es lo que sobra. Equivocados? Algunos. Doble moral? Otros. Pero esa generalizacion de "HP" a quienes decidieron quedarse en Cuba no es justa ni correcta. Hay mucha gente buena en Cuba, dirigentes incluidos. Y hay muchas ratas inmudas en el exilio, a los que probablemente usted considera "hombres buenos" porque simplemente se fueron de Cuba. Saludos.

Imagen de Balsero

Qué es un ministro cubano? Un funcionario que llegó al puesto en base a "echar pa'lante" hasta a su madre y a sus hijos, cumple órdenes a rajatablas (sin importarle los resultados), lee discursos (jamás puede improvisar salvo frases pre armadas) y le teme a la prensa, además de a sus amos. Salvo Manuel Marrero, que ya ha ubicado a todo su familión en Meliá e Iberostar en La Habana y Madrid gracias a sus buenos negocios privados, el resto son piezas deshechables. Y con respecto al "deseo de bienestar del gobierno cubano", yo creo que no les interesa y la prueba está en que Machado Ventura, que desconoce absolutamente el tema agropecuario, esté "asesorando" a los campesinos. No por nada cada vez se deben importar más alimentos y hasta azúcar.

Imagen de ARMANDO GONZALEZ

Permitame Sr. Camilo J Marcos de Weston FL discrepar de un par de cosillas en su ultimo post.La afirmacion de que "el régimen no desea el bienestar de la población" es bastante evidente, han tenido justo sesenta años para demostrar lo contrario y de eso nada, la otra donde dice Ud. que "entonces no es posible que esta gente, nacida en los setenta, que jamas reprimieron a nadie no sea tan mala" se cae por su propio peso, parece que Ud. ignora o no quiere reconocer que los actuales represores de a pie y de nivel medio son precisamente aquellos nacidos en los 60 y 70s que se esmeran en cumplir eficientemente su trabajo (al menos en eso el regimen es eficiente..), la otra de "cuán lastimado puede estar ese señor que nunca le vio virtudes a ningun dirigente de la Revolución" es de campeonato, digame Ud. cuales son esas virtudes porque no se aprecian por ninguna parte, en cambio la maldad y capacidad de engaño son plenamente visibles.  Mis saludos, un oligofrenico radical de este foro. 

Imagen de Camilo J Marcos_Weston_FL

Ya una vez se me ocurrio discrepar del Sr. Triff y algun oligofrénico radical de este foro me atacó con muchas ganas. Hoy no tengo otra opción que volver a discrepar. Veamos la afirmacion de que "el régimen no desea el bienestar de la población". Supongamos que todos los funcionarios del gobierno cubano han sido "malas personas" durante sesenta años, como sugiere el Sr. Triff. Entonces no es posible que esta gente, nacida en los setenta, que jamas reprimieron a nadie, no sea tan mala?. Cuán lastimado puede estar ese señor que nunca le vio virtudes a ningun dirigente de la Revolución, sino que además, le niega el derecho a las generaciones nacidas muchos años despues del 59 a (sinceramente) desear el bienestar de la poblacion. Es tan grande el nivel de tonteria de esa forma de pensar, que incluso niega la posibilidad de que el gobierno quiera el bienestar del pueblo, no por altruismo, sino para evitar un estallido social. Muy parcializado ese analisis del Sr. Triff. Y lo dejo ahí. Gracias.

Imagen de javier monzon velazques

Ilusión pensar que los dos funcionarios mandados a freír tusas, tenían otra potestad que no fuera ejecutar las órdenes (orientaciones como les llaman) que recibía de arriba. Los nuevos tendrán las mismas autonomias que los dos tronados,  es decir ningunas.

Imagen de Anonim

Este artículo tiene dos errores conceptuales y una contradicción. Es un error pensar que el régimen desea el bienestar de la población. Otro es pensar que el cambio de ministros obedece a su actuación administrativa. Al régimen no le interesa el bien de Cuba y los ministros solo obedecen órdenes. El autor reconoce que el régimen conserva a algunos seguidores por muchos años y esto contradice que la eficacia determina la permanencia. Los puestos se dan y se quitan por rotación de privilegios y por luchas internas. Es cierto que esos cambios dan ilusión de normalidad y que el "timonel" es el mismo, pero los hacen para reforzar el mito del gobierno bien intencionado que lucha contra fuerzas sobrenaturales, y engañar a los que aplican razonamientos de sociedades modernas a las totalitarias contra la evidencia de 60 años.         Soren Triff, Bristol, Rhode Island

Imagen de Camilo J Marcos_Weston_FL

Moralejas de este "profundo" articulo: -la situacion esta dificil. -los nuevos ministros la tendran dificil, 3. no conviene hacerse ilusiones. Le ronca el mango!!! Que vistilla...!!!!

Imagen de jesusnavacuba

Los ministros al igual que los miembros de la llamada Asamblea del Ppoder Popular son solamente focas que aplauden y hacen los que les mandan a hacer.Para lograr algún avance en cualquier campo socio-economico en Cuba hay que desmantelar todo el sistema castro comunista en Cuba empezando por la cúpula de poder del partido comunista que es la que corta el bacalao.No hay otra solución.

Imagen de juanadearcos

Sigue la lloviznita y la yegua no aparece.  No son ministros ni ministerios es el sistema y sobre todo el Mínimo Líder Raúl Castro cada día más Iracundo en su chochera demencial 

Necesita crear una cuenta de usuario o iniciar sección para poder comentar.