Sábado, 23 de Marzo de 2019
Última actualización: 23:17 CET
DROGAS

La Aduana registró 81 intentos de introducir drogas en Cuba en 2018

Caballo de madera utilizado para introducir drogas. (AGR/JUVENTUD REBELDE)
Radiografía de una persona que transportaba 1kg de drogas. (AGR/JUVENTUD REBELDE)

Desde enero y hasta el pasado 21 de diciembre, la Aduana General de la República de Cuba (AGR) detectó 81 intentos de introducir drogas ilegales a la Isla, de los cuales 26 se asociaron al tráfico de estupefacientes (predominantemente cocaína) y el resto al consumo (fundamentalmente marihuana), publicó el diario estatal Juventud Rebelde.

El inspector superior Daniel Noa Monzón, especialista de Droga de la AGR desde hace 23 años, declaró al medio oficial que "la AGR se inserta en la necesaria cooperación internacional antidrogas, y mantiene acuerdos bilaterales con 46 estados".

"Contribuimos al intercambio de información útil entre diferentes organizaciones para enfrentar estas acciones y prevenir, además, los efectos nocivos del consumo de estas sustancias", señaló.

Noa Monzón insistió en que la labor de enfrentamiento en frontera requiere, además del empleo de la técnica canina, del funcionamiento de equipos tecnológicos de alta calidad, cada vez con mejores prestaciones.

"La instalación de un tomógrafo en el aeropuerto internacional José Martí ha sido de las más recientes inversiones, y está dirigida a apoyar el trabajo de enfrentamiento a estas acciones en uno de los lugares en los que más casos se detectan anualmente", añadió.

Juventud Rebelde publicó una radiografía que muestra un caso detectado el 9 de diciembre pasado, cuando un viajero ingirió cien cápsulas que representan un kilogramo de droga.

El periódico oficial alertó que la producción y consumo de drogas y sustancias similares se ha multiplicado y consideró "errónea" la creencia de que la legalización del uso de la marihuana, por ejemplo, hará disminuir el interés por su consumo, como ha ocurrido en países como Uruguay y más recientemente Canadá.

Según señaló la AGR, los orígenes del tráfico de drogas hacia Cuba se diversifican, se incrementen las rutas y se suman más personas (en especial, mujeres).

Hasta octubre se habían incautado 63 kilogramos de drogas, 62 de los cuales fueron de cocaína y uno de cannabinoide sintético.

Las autoridades cubanas incautaron en 2017 más de 5,5 toneladas de droga, principalmente en el mar, de los que más del 60% correspondía a marihuana y gran parte del resto a cocaína, de acuerdo con datos de la Comisión Nacional de Drogas.

Esa cifra triplicó la registrada en los dos años anteriores, cuando se aprehendieron menos de dos toneladas en 2015 y se alcanzaron las 3,2 toneladas en 2016.

En 2017 la prensa oficial de la Isla acusó a los cubanos residentes en el extranjero de alimentar el consumo de estas sustancias en Cuba.

El año pasado fueron detenidas 56 personas por presuntamente tratar de introducir marihuana, cocaína o drogas similares a través de los aeropuertos cubanos, mientras 39 turistas fueron sorprendidos con este tipo de sustancias para uso personal, de acuerdo con la fuente.

El tráfico de drogas es penado en Cuba con altas condenas e incluso cadena perpetua y la tenencia también está penalizada, mientras los consumidores solo reciben multas y advertencias al tratarse de dosis mínimas destinadas al uso personal.

En enero de 2017 la prensa local oficial informó que la Fiscalía Provincial de Holguín condenó a ocho ciudadanos a penas de entre cuatro y 15 años de privación de libertad por tráfico de droga.