Sábado, 20 de Julio de 2019
Última actualización: 02:33 CEST
ECONOMÍA

El Banco Popular de Ahorro vuelve a aplicar bonificaciones a los pagos con tarjetas magnéticas

Máquina POS. (CUBADEBATE)

El Banco Popular de Ahorro de Cuba (BPA) informó a través de una nota oficial que desde el 24 de diciembre y hasta el 2 de enero bonificará con el 8% los pagos que hagan sus clientes con tarjetas magnéticas en las Terminales de Punto de Venta (TPV) o POS.

La institución señala que con esta "política de bonificación" que viene realizando desde principios de año "apoya el proceso de informatización de la sociedad, al contribuir al uso de medios de pago eficientes y seguros".

La medida beneficia a las personas naturales que tienen tarjetas asociadas a cuentas de ahorro, para el cobro de salario, la estimulación y las de jubilados y pensionados.

En mayo el sistema bancario cubano puso en marcha "de forma experimental" bonificaciones de entre un 2% y un 5% sobre el precio de los productos o servicios.

En ese momento, las bonificaciones estuvieron disponible en las cadenas Caribe, CIMEX, Palco. La ACN señala que las autoridades "trabajan para que se pueda usar en telepuntos de ETECSA y en la liquidación de otras prestaciones".

En Cuba aún se utiliza el efectivo en la mayoría de las transacciones y todavía no existe una cultura de pago automatizado. La Isla posee 920 cajeros, 527 de ellos en La Habana.

Dentro de una estrategia para actualizar la atrasada banca cubana, autoridades del sector anunciaron el pasado año la extensión para 2018 del servicio de pago móvil, que funcionó primero de manera experimental con 20.000 clientes.

El nuevo servicio permite realizar transferencias entre cuentas bancarias, consultar y pagar las facturas de los servicios de agua, electricidad y teléfono, entre otras prestaciones, novedades para Cuba a pesar de existir hace años en el resto del mundo.

El número de empresas y organismos estatales que utiliza el sistema bancario para pagar a sus trabajadores ha aumentado, pero muchos empleados y pensionistas se quejan de que aún la red de cajeros automáticos para extraer sus sueldos es insuficiente y no funciona con eficacia.