Martes, 23 de Abril de 2019
Última actualización: 01:57 CEST
Opinión

Editorial: La sociedad civil tiene que luchar por el matrimonio igualitario en Cuba

Mariela Castro, presidenta del CENESEX. (EFE)

Desaparece del Proyecto de Constitución el Artículo 68, que habría permitido el matrimonio igualitario. La Asamblea Nacional del Poder Popular habla de "diferir el concepto de matrimonio". Es decir, deja su definición para cuando, dentro de un par de años, se redacte y "discuta" el nuevo Código de Familia.

La legalización del matrimonio igualitario fue un tema sobre el que se polemizó con relativa seguridad para las autoridades. De lo contrario no habrían permitido las campañas efectuadas por diversas iglesias, que puntualmente desbordaron los templos hasta llegar al espacio público.

Discutir sobre el matrimonio igualitario evitó que se hablara sobre otras innovaciones constitucionales. De "la traición a la patria", por citar solamente un ejemplo.

Mark Twain, escritor y humorista, ofreció una receta para aquellos que se quedan calvos repentinamente: dejarse la barba. La atención general recae entonces en la parte inferior del rostro y se desentiende del cráneo. El Artículo 68 del Proyecto de Constitución ha sido la barba de ese calvo decidido a despistar.

La Asamblea Nacional explicó la supresión del dicho artículo "como forma de respetar todas las opiniones". Mienten: no son todas, e incluso si fueran mayoría, no componen una totalidad.

"No hay retroceso", se apresuró a declarar la presidenta del CENESEXMariela Castro pidió el SÍ a la Constitución y pidió cerrar filas para "lograr un Código de Familia tan avanzado como el nuevo texto constitucional". No le importó contradecirse y mentir: si el nuevo texto constitucional fuera tan avanzado como sostiene, no habría que esperar al Código de Familia.

Argentina, Brasil, Uruguay, Colombia, México (en muchos de sus estados), así como una multitud de islas caribeñas que dependen políticamente de EEUU, Francia, Reino Unido y Países Bajos, han legalizado ya el matrimonio igualitario. Mientras tanto, las autoridades de la Isla, que hablan en nombre de una "revolución", se muestran en todo su conservadurismo. Utilizan una Asamblea Nacional, de la que no cabe esperar nada, y postergan la solución a un asunto candente.

Es de esperar que las iglesias que hicieron campaña contra el matrimonio igualitario no emprenderán campaña por ninguna otra causa, pero volverán sobre este tema si lo consideran necesario.

Toca, pues, a la comunidad LGTBI luchar por sus derechos en tanto verdadera sociedad civil, independiente, no manejada por alguien como Mariela Castro, más interesada en la sobrevivencia política de su familia que en el surgimiento en Cuba de familias de nuevo tipo.

11 comentarios

Imagen de Amadeus

@Camilo 2–– Cuando se es gusano como y y no un colaboradoro castrisra, siempre se está en contra de la dictadura. Got it?

Imagen de Camilo 2

Jjjjjjajahajjjj siempre no importa lo que sea, todo lo que valla contra la opinion del gobierno es bueno...si lo hubieran aprobado pues habia que mandar a la Socieda Civil a decir lo contrario. Copia fiel de aquello .

Imagen de Leonardo Vallejo

Una aclaracion a nuestro Payaso Nacional. Los cubanos nos casamos con las cubanas y las cubanas se casan con los cubanos.

Imagen de Leonardo Vallejo

DDC esta como la Vaca Mora. Mientras que esto del matrimonio entre hombre-hombre o mujer-mujer se estaba discutiendo fuertemente en la Habana, DDC hacia llamados a  que no se perdiera el tiempo en discutir "esta boberia", que era una distraccion que el regimen estaba formentando para desviar la discusion de los temas importantes. Ahora resulta que la eliminacion del 68 genera un Editorial. Quien los entiende??. 

Imagen de danny68

De acuerdo con Amadeus, el articulo 68 en mi opinion no es relevante para la gran mayoria de cubanos, no les interesa este tema y en general apoyan la version matrimonial y familiar del diseño heterosexual. Es una veleidad de Mariela que ha servido para oscurecer otros problemas màs urgentes e importantes que firmar un papel para sostener una relacion homosexual estable.

Imagen de Orlando Luis Pardo Lazo

El matrimonio es una institución anterior al Estado cubano, sea dictatorial o democrático, por lo que al Estado cubano NO le corresponde imponer normas al respecto: ni siquiera debe existir el artículo original de "hombre y mujer". Casar personas no es prerrogativa del poder, sino un poder que ha sido ocupado por el poder. Los cubanos nos casamos entre cubanos a pesar de la existencia del Estado.

Imagen de Camilo J Marcos_Weston_FL

Hay un par de puntos interesantes aqui. 1. Mariela no es tan poderosa como muchos creen. 2. Predominó el consenso de opinion de la mayoria de los cubanos, que con algunas excepciones (algunas en este foro, por cierto), consideramos que el matrimonio debe ser entre un hombre y una mujer, aun cuando no nos oponemos a que las parejas homosexuales tengan sus derechos legales sobre la propiedad y demas cuando comparten sus vidas. En general, la mayoria de los cubanos tampoco vemos bien que las parejas homosexuales adopten niños. 

Imagen de juanadearcos

No hay dictadura más cruel que la de las mayorías. 

Imagen de Amadeus

Es de saludar y agradecer que DDC dedique un editorial sobre el matrimonio igualitario, pero me temo que los cubanos tienen otras preocupaciones más vitales que hayan dos que quieren casarse legalmente. Parejas y matrimonios homosexuales han habido ya de hecho durante muchos años en Cuba y todos conocemos a algunos en nuestras fmilias o entre nuestros amigos, eso sí, sin firmanr nada. Hay problemas en Cuba mucho más urgentes que la boda de Paquito y Rafael,  que al menos no son perseguidos, ni ejecutados n encarcelados como en Irán, Afganistan o en Arabia. y eso ya es algo.

Imagen de Un Cubano Libre

Señores, todo esto no es más que distracción, hay cosas más importantes en la "llamada nueva constitución" que no se habla y que va afectar no sólo a la organización LGTB y sus integrantes sino a todo el pueblo de Cuba, sigan con babosadas que lo que les viene es mucho.

Necesita crear una cuenta de usuario o iniciar sección para poder comentar.