Viernes, 14 de Diciembre de 2018
Última actualización: 23:27 CET
tribunales

Un tribunal de Miami condena a 15 años de cárcel a un colombiano que asesinó a emigrantes cubanos

Fredis Valencia, al centro, en el momento de su extradición a EEUU. (ZONACERO.COM)

El colombiano Fredis Valencia Palacios fue condenado a 15 años de prisión en Florida por tráfico ilegal de personas en un caso en el que dos inmigrantes cubanos que lo contrataron como "coyote" fueron asesinados en Colombia en su camino hacia Estados Unidos, informó este martes la Fiscalía.

Valencia Palacios, de 30 años, fue sentenciado por el juez José E. Martínez del Distrito Sur de Florida, quien le ordenó cumplir tres años de libertad supervisada tras su sentencia en prisión, reportó EFE.

El colombiano, extraditado en abril pasado a EEUU, se había previamente declarado culpable de tres cargos de alentar e inducir a extranjeros a migrar a Estados Unidos, entre otros.

"Mientras se explotaba la carga humana por pura codicia, esta fue una tragedia horrible que resultó en un ataque sexual (a una de las inmigrantes cubanas) y dos muertes", se lamentó el agente migratorio de Miami, Mark Selby.

Valencia Palacios, junto con Carlos Emilio Ibargüen Palacios y Jhoan Stiven Carreazo Asprilla, fueron extraditados a Estados Unidos y se declararon culpables de los mismos delitos.

Los tres fueron acusados en Colombia del asesinato en 2016 de dos inmigrantes cubanos en su camino a Estados Unidos, cargos que ambos negaron.

Ellos y otra persona más organizaron y arreglaron el contrabando ilegal de extranjeros indocumentados a Estados Unidos desde noviembre de 2014, precisa la demanda.

DIARIO DE CUBA dio a conocer el caso del asesinato en septiembre de 2016, cuando las autoridades informaron al respecto.

Los jóvenes cubanos Dunieski Eliades Lastre, Liover Santos Corría y Edelvis Martínez Aguilar confiaron su ruta hacia EEUU desde Panamá a los dos presuntos ejecutores del crimen.

Los cubanos llegaron primero a Guayana, después cruzaron Venezuela y luego a Colombia, con la intención de atravesar América Central y México hasta llegar a su destino final.

Los dos acusados convencieron mediante engaño a los tres isleños de que los ayudarían a cruzar la frontera entre Colombia y Panamá a través de un salvoconducto (que ya Migración Colombia no estaba otorgando) por una cantidad de unos 1.500 dólares.

Ya en medio del Tapón del Darién, los traficantes les exigieron más dinero, robaron sus pertenencias y violaron a Martínez Aguilar.

La joven y Lastre (identificado más tarde) aparecieron asesinados con cortes en el cuello y abdomen.

Santos Corría logró huir y después de andar dos días perdido en la selva, pudo comunicarse mediante llamada telefónica con la Fiscalía de Apartadó y denunciar los hechos.

2 comentarios

Imagen de lagify

No creo que esa sentencia se ajuste a la dimensión de los delitos cometidos. Los que hemos seguido el caso sabemos que este individuo y su ayudante intentaron asesinarr a tres personas a sangre fría, y lo consiguieron con dos. Si hoy están tras las rejas es porque una de las víctimas logró escapar. De no ser así habrían seguido asesinando.Quince años no es nada para tamaña monstruosidad.Sólo les deseo que en prisión vivan el infierno que hoy padecen las familias de sus víctimas. Algún depredador mayor incluso podría hacerles justicia.

Imagen de Amadeus

¿Quince años por dos vidas? Joe!

Necesita crear una cuenta de usuario o iniciar sección para poder comentar.