Domingo, 18 de Noviembre de 2018
Última actualización: 23:56 CET
agricultura

Cuba es un mercado 'imperativo' para las ventas agrícolas de EEUU, opinan expertos

El campo cubano. (SMITHSONIAN)

Los representantes republicanos Rick Crawford, Tom Emmer y Roger Marshall se refirieron, en un artículo publicado en The Hill, publicación especializada en temas del Congreso de Estados Unidos, a la necesidad del mercado cubano para los agricultores estadounidenses.

"La construcción de nuevos puntos de exportación para los agricultores estadounidenses y las industrias aliadas se ha convertido en un imperativo, y Cuba debería ser parte de esa combinación", expresaron los expertos, miembros del Grupo de Trabajo del Congreso sobre Cuba.

"Cuba es uno de los pocos mercados extranjeros donde el potencial para el crecimiento agrícola de los Estados Unidos es cuantificable y alcanzable. Esa Isla gasta 2.000 millones al año en importaciones agrícolas para alimentar a sus 11 millones de personas y tres millones de turistas anuales. La mayoría de sus importaciones son de Vietnam, China, la Unión Europea y otros lugares lejanos, donde las tarifas de transporte son muchas veces más altas que las nuestras", indican.

Crawford, Emmer y Marshall reconocen que Cuba ofrece una importante oportunidad de crecimiento a solo 90 millas de distancia y que tiene el mayor consumo per cápita de arroz en el hemisferio occidental.

Sin embargo, "desde el año fiscal 2009, Cuba no ha importado ninguna cantidad significativa de arroz de los Estados Unidos. Los Estados Unidos poseían casi el 40% de la participación de mercado en el año fiscal 2004, pero se han perdido para Vietnam y Brasil, que ofrecen crédito a Cuba."

Por citar un ejemplo, los especialistas se refirieron al caso de Kansas. "Kansas exporta más de 800 millones anuales en trigo, pero prácticamente no hay comercio de trigo entre Kansas y Cuba".

"Cuba compraría fácilmente nuestros productos agrícolas de alta calidad si no fuera por nuestras normas de financiamiento obsoletas sobre las ventas agrícolas de los Estados Unidos a Cuba. Si bien la enmienda a la ley agrícola que permite que los fondos de promoción de mercado se gasten en Cuba es un paso en la dirección correcta, para posicionar a los agricultores estadounidenses como el proveedor agrícola número uno para Cuba, necesitamos una legislación que permita el crédito privado y el financiamiento en las ventas agrícolas a ese mercado", afirmaron.

"Para un crecimiento duradero de las exportaciones de los agricultores estadounidenses, también debemos avanzar en los esfuerzos para proporcionar mejoras comerciales bilaterales recíprocas que ayuden a fomentar una relación comercial más estable y mutuamente beneficiosa entre Estados Unidos y Cuba", agregaron.

En septiembre, durante la visita a Nueva York del gobernante cubano Miguel Díaz-Canelsostuvo una reunión con representantes del sector en EEUU.

Al encuentro con Díaz-Canel acudieron Jeff Witte, presidente de la Asociación Nacional de Departamentos de Agricultura (NASDA) y secretario de Agricultura de Nuevo México, los comisionados de Agricultura de Virginia y Connecticut, Jewel Bronaugh y Steve Reviczky, y la directora ejecutiva de NASDA, Barbara P. Glenn.

"Apoyamos plenamente la mejora del comercio agrícola y la cooperación con Cuba, y creemos que el actual embargo de EEUU debería ser levantado", dijo Witte en la reunión.

"Muchos funcionarios agrícolas estatales tienen relaciones existentes en Cuba, y estamos aquí hoy para forjar y mejorar nuevas asociaciones entre los miembros de NASDA y los funcionarios cubanos, particularmente en la agricultura", añadió.

Los directivos quieren más intercambios sobre investigación y conocimiento biotecnológico, así como la cooperación en cuestiones sanitarias y fitosanitarias.

"11 millones de personas no es un mercado a desaprovechar", añadió el mandatario en el encuentro celebrado en la Misión Permanente de Cuba ante las Naciones Unidas.

"Comprar alimentos, que se conocen son de muy buena calidad, producidos por ustedes, para nosotros representaría facilidades y oportunidades", añadió el gobernante.

Díaz-Canel se declaró "abierto al diálogo" con la actual Administración de Donald Trump, contraria al acercamiento propiciado por su antecesor, Barack Obama, e insistió en que el retroceso actual en las relaciones bilaterales está vinculado con intereses de "una minoría que trata de frenar los acercamientos".

"Cuba importa anualmente más de 2.000 millones de dólares en alimentos con países que están a enorme distancia y eso encarece todo", se quejó Díaz-Canel.

También consideró que un intercambio con el sector agrícola estadounidense permitiría la transferencia de tecnología e incrementar algunas producciones locales e incluso podría ampliarse al orden científico de forma "mutuamente beneficiosa".

1 comentario

Imagen de javier monzon velazques

Si Cuba pagara las deudas,  seria un buen negocio para los agricultores norteamericanos, pero como no paga, será un mal negocio para los contribuyentes, pues el Presupuesto yanki será el que finalmente  tendrá que saldar la deuda.  Cuba y los agricultores ganan, y los contribuyentes a pagar la chulería.

Necesita crear una cuenta de usuario o iniciar sección para poder comentar.