Sábado, 17 de Noviembre de 2018
Última actualización: 21:24 CET
Política

Partidos opositores españoles piden a Pedro Sánchez que se reúna con disidentes en Cuba

El actual presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez (izq), y Miguel Díaz-Canel en Nueva York. (AFP)

Los opositores Partido Popular (PP) y Ciudadanos reclamaron este miércoles al presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, que cuando viaje a Cuba a finales de noviembre se reúna con miembros de la disidencia y, además, hable con Miguel Díaz-Canel de la situación de la situación de los derechos humanos en la Isla, informa Europa Press.

Madrid anunció este martes que Sánchez viajará a Cuba los días 22 y 23 de noviembre, pero no ha precisado si la visita incluirá una reunión con los disidentes, argumentando que la agenda no está cerrada aún.

El PP y Ciudadanos han registrado varias preguntas en el Congreso español al respecto.

El diputado hispanocubano Teófilo de Luis, del PP, preguntó al Gobierno si Sánchez planteará a Díaz-Canel "la necesidad de proceder a cambios estructurales en el funcionamiento del modelo del mercado de trabajo de Cuba, que permitan la contratación sin intermediación alguna de empresa mixtas o empresas extranjeras para así garantizar que una revitalización económica de Cuba redunde en beneficio de los trabajadores".

También si aprovechará el viaje para "contribuir al desarrollo del contenido del Acuerdo de colaboración firmado con la Unión Europea, especialmente en el ámbito del respeto a los derechos humanos y a las libertades individuales y colectivas de los cubanos".

Asimismo, si se reunirá "con los representantes de la sociedad civil cubana que llevan años trabajando por garantizar el respeto a los derechos humanos".

El anterior Gobierno, encabezado por Mariano Rajoy, del Partido Popular, baldeó el discurso sobre Cuba para limpiarlo de críticas a La Habana y no ocultó su interés en fortalecer la posición de las empresas españolas en la Isla.

Por su parte, Ciudadanos señaló que el viaje se producirá justo después de que termine la llamada "consulta popular" sobre la nueva Constitución y preguntó si la visita de Sánchez "implica una validación de este proceso no democrático por parte del Gobierno de España".

Además, preguntó al Gobierno si Sánchez aprovechará la visita para expresar "alguna reserva" sobre un proyecto que "sigue sin garantizar la democratización de Cuba".

En los pasillos del Congreso español, interrogado por la prensa, el ministro de Asuntos Exteriores, Josep Borrell, respondió que aún no está decidido si Sánchez pedirá entrevistarse con miembros de la disidencia cubana.

"Estamos preparando la visita de Cuba, acabamos de confirmar la fecha y ya quieren saber cosas no decididas aún", respondió el ministro a los periodistas, reportó EFE.

La visita de Pedro Sánchez será la primera de carácter oficial a Cuba de un presidente del Gobierno español desde la que efectuó el también socialista Felipe González en 1986; con anterioridad lo hizo Adolfo Suárez, en septiembre de 1978.

Ante la insistencia de los periodistas, Borrell aseguró que "será una visita completa, que tiene en cuenta todos los aspectos de la realidad cubana", pero reiteró que, a fecha de hoy, no puede "anticipar en qué va a consistir".