Martes, 11 de Diciembre de 2018
Última actualización: 07:08 CET
medioambiente

El Gobierno dice que se ha retirado el 90% del crudo vertido en la bahía de Matanzas

Muelle del puerto de Matanzas. (TV YUMURÍ)

La televisión estatal cubana aseguró este sábado que se ha retirado el 90% de los alrededor de cien metros cúbicos de petróleo que se vertieron el jueves a la bahía de Matanzas. El reporte añadió que las tareas se centran ahora en la limpieza de los residuos que ha dejado el vertido en las playas y zonas del litoral, reporta EFE.

Cientos de trabajadores de empresas y refinerías estatales, junto con batallones del Ejército Juvenil del Trabajo, se han desplazado a Matanzas. También fueron enviadas al lugar bombas de succión y otra maquinaria especializada para paliar los daños del derrame.

No obstante, un reporte de TV Yumurí mostró a trabajadores sacando petróleo del mar con latas.

El vertido se produjo el jueves debido, según las primeras investigaciones, a una avería durante una operación de descarga en la Terminal de Supertanqueros, ubicada en la zona industrial de Matanzas y por la que ingresa la mayor parte del petróleo que llega a la Isla.

Los operarios se dedican en este momento a retirar los residuos sólidos de hidrocarburos adheridos a las rocas y riscos del litoral matancero, y también en las playas, sobre todo en la de El Judío. Las autoridades aseguran que los daños "se reducen a manchas" y ya se ha eliminado la mayor parte de la materia viscosa que recaló en la costa.

El Gobierno dio el viernes por controlado el vertido. Informó que se emplearon unos 800 metros de barreras para contener el crudo y que los análisis preliminares descartan que el impacto medioambiental vaya a ser elevado.

Este es el segundo vertido de hidrocarburos que se produce en la Isla este año, después del ocurrido en la bahía de Cienfuegos en junio pasado durante las fuertes lluvias de la tormenta subtropical Alberto.

La refinería de Cienfuegos, la mayor del país, derramó entonces unos 12.000 metros cúbicos de aguas oleosas e hidrocarburos en la bahía, después de que se inundaran las instalaciones que inyectan el crudo a la planta y colapsara parte del sistema de tratamiento.