Miércoles, 12 de Diciembre de 2018
Última actualización: 18:57 CET
ESTADOS UNIDOS

Bob Menéndez pide desclasificar el informe sobre los ataques a diplomáticos de EEUU en Cuba

Bob Menéndez. (AP)

El senador Bob Menéndez pidió al secretario de Estado de los EEUU, Mike Pompeo, que haga pública al menos una parte de un informe sobre la respuesta estadounidense a los "ataques a la salud" de funcionarios de EEUU en Cuba aún no esclarecidos.

Según confirmó a Radio Martí su oficina, el legislador demócrata por Nueva Jersey solicitó a Pompeo, en una carta firmada el 14 de septiembre, que presente al Comité de Relaciones Exteriores del Senado una versión desclasificada del reporte de la Junta de Revisión de Responsabilidades establecida con posterioridad a los incidentes de salud en Cuba.

Para Menéndez, una versión desclasificada es crucial para asegurar que tanto el Congreso como el Ejecutivo estén plenamente informados, mientras se consideran las respuestas apropiadas para cumplir con las responsabilidades del Gobierno con el pueblo estadounidense y el personal de los EEUU en el extranjero.

Martí Noticias recordó que el Departamento de Estado dio a conocer un resumen del informe, centrado en la respuesta de esa dependencia a los incidentes, pero el contenido íntegro es hasta ahora confidencial.

Menéndez, de origen cubano, es el miembro demócrata de más alto rango en el influyente Comité senatorial.

Unos 25 empleados de la embajada estadounidense en Cuba, y uno en el consulado en Guangzhou, China, han sido afectados por problemas de salud que comenzaron a fines de 2016. Los síntomas incluyen lesiones cerebrales moderadas, también conocidas como conmociones.

El caso más reciente en La Habana fue confirmado en junio. EEUU dijo que dos empleados de la embajada fueron afectados en un solo incidente a finales de mayo en una residencia diplomática. Fueron los primeros casos confirmados en la capital cubana desde agosto de 2017.

Las conjeturas iniciales alrededor de los hechos se centraron en algún tipo de ataque sónico, debido a los sonidos extraños que escucharon los afectados. Sin embargo, en un informe provisional en enero el FBI dijo que no encontró evidencia de que las ondas sonoras pudieran haber causado el daño.