Sábado, 15 de Diciembre de 2018
Última actualización: 16:11 CET
Educación

Las peticiones de 'ayuda' a los padres, plato fuerte en el inicio del curso escolar

Inicio del curso escolar en una escuela cubana. (GRANMA)
Inicio del curso escolar en una escuela de Arroyo Naranjo. (M. GUERRA PÉREZ)

Arranca el curso escolar 2018-2019 y con él los retos tanto para padres como para profesores y alumnos. Entre ellos, el déficit de maestros, que continúa agudizándose año tras año.

A esto se suman las ya habituales peticiones de "ayuda" de los profesores a los padres y la difícil tarea de darle una merienda cada día a los niños para llevar a la escuela.

"La falta de maestros continúa golpeando fuerte al sistema de Educación. Las escuelas fueron pintadas, pero no todas fueron arregladas como se pretendía. Los problemas más acuciantes son las instalaciones sanitarias, los pupitres y libros de textos, ya que de algunas materias no tenemos y otros están semidestruidos", declaró a DIARIO DE CUBA, bajo condición de anonimato, una funcionaria del Ministerio de Educación en el municipio habanero Arroyo Naranjo.

"Hemos tenido que improvisar con el complejo tema de los maestros y bibliotecarios. Otros profesionales han tenido que asumir esos roles. También se ha agudizado ese problema en las facultades Obrero Campesina", añadió la fuente.

En la mayoría de los centros educativos se realizó el tradicional acto político para comenzar el curso escolar, que por lo general duro una hora.

La escuela primaria XX Aniversario del Desembarco del Granma hubo globos y adornos, ya que la televisión estatal acudió allí para el acto inaugural.

Pero tanto las cámaras como funcionarios del gobierno municipal y del Ministerio de Educación llegaron 30 minutos tarde al matutino. Así y todo, aprovecharon para lanzar consignas a los niños y a sus padres.

"Esta gente no se da cuenta de que los niños están bajo el sol y no entienden nada de lo que ellos dicen", se quejó una madre durante el acto.

En el mismo centro escolar varios niños fueron virados para sus casas por no tener en orden la boleta del Ministerio de Educación.

Varias escuelas mostraban anuncios de que harán reuniones de padres en la primera semana de curso.

"Hoy tendremos reunión, agradecemos a los padres que nos han ayudado, pero necesitamos más y que nos apoyen para que el curso tenga la calidad que necesitan los estudiantes", dijo una maestra de preescolar a un grupo de padres.

Por orden de la dirección de la escuela, los profesores tuvieron que dejar los materiales de estudio en los pupitres hasta que las cámaras de televisión tomaran sus imágenes.

Pero para el preescolar, por ejemplo, los niños que recién han salido del círculo infantil no tienen los materiales necesarios. Los maestros se los han pedido a los padres.

"Esto no lo entiendo. Mi hijo gasto todo el material en el círculo el pasado curso y ahora tengo que comprarlo otra vez", dijo una madre con visibles carencias económicas.

En la escuela Carlos Gutiérrez Menoyo, también de Arroyo Naranjo, hubo una discusión entre un grupo de padres y la directora porque en una de las aulas de quinto grado la maestra será una trabajadora que el pasado curso era auxiliar de limpieza.

"Dicen que pasó un curso de maestra, pero no deseo que ella le dé clases a mi hijo, no debe estar preparada y luego tengo que estar pagando a otros profesores por los repasos", comento Yuliet, madre de una niña de ese grado.

Ya es habitual que los maestros den repasos privados en sus casas, fuera del horario de clases, y cobren por ello.

Los bajos salarios y las duras condiciones de trabajo han llevado a muchos profesores a abandonar el sector en busca de empleos mejor remunerados.

Según un reciente reporte de la Oficina Nacional de Estadísticas de Información (ONEI), los trabajadores de Educación están entre los peor pagados del país, con un sueldo promedio de 533 pesos (unos 21,32 dólares).

Las autoridades se han visto obligadas a llenar las aulas con maestros deficientemente preparados. Pero incluso así, el Gobierno ha reconocido que este curso se inicia con un déficit de 10.000 educadores.