Lunes, 24 de Septiembre de 2018
Última actualización: 05:25 CEST
Emigración

La Policía mexicana detiene a tres cubanos con documentación falsa

Aeropuerto de Cancún. (EL DIARIO DE CHIHUAHUA)

La Policía Federal mexicana detuvo en Quintana Roo a tres cubanos que llegaron con documentación falsa a Cancún, informa la prensa local.

Dos de los cubanos arribaron al Aeropuerto Internacional de Cancún en un vuelo de la aerolínea Interjet procedente de La Habana y presentaron a las autoridades mexicanas pasaportes con visa Schengen.

Los agentes mexicanos detectaron un desprendimiento de la visa en los pasaportes, algo inusual en este documento oficial internacional, ya que los visados van adheridos firmemente, como mecanismo de seguridad.

Al ser interrogados sobre la documentación que presentaron, los cubanos dijeron que no realizaron de manera personal el trámite de visado.

Un tercer cubano fue detenido en una sala de espera del mismo aeropuerto. Las autoridades le pidieron la documentación porque actuó de manera evasiva. Presentó una licencia de conducir del estado de Guerrero. Al revisarla, los funcionarios mexicanos detectaron que tenía inconsistencias en "candados" de seguridad.

El cubano pretendía viajar en la aerolínea Vivaerobus hacia Reynosa, Tamaulipas.

Los tres detenidos fueron puestos en manos de la Justicia, informó la Policía Federal.

El pasado viernes 31 de agosto, las autoridades mexicanas rescataron a 39 cubanos (35 hombres y cuatro mujeres) que se encontraban privados de su libertad en un domicilio en Cancún.

Los emigrantes fueron localizados a través de una denuncia anónima. En el operativo fueron detenidos cuatro presuntos secuestradores identificados como "Joaquín D", de origen mexicano, "Irandy M", "Yosnarvi M", "Grendy R y Losif L", de nacionalidad cubana. Los agentes encontraron en el lugar dinero en efectivo, además de celulares y vehículos.

Según varios medios, un juez ordenó más tarde la liberación de los presuntos traficantes de personas al considerar "ilegal" su detención. Argumentó que las fuerzas policiales carecían de orden de allanamiento.