Sábado, 15 de Diciembre de 2018
Última actualización: 16:11 CET
Diplomacia

La Habana ya tiene embajador en Marruecos, pero no embajada

Elio Eduardo Rodríguez Perdomo, embajador de Cuba en Marruecos. (RFI)

El primer embajador concurrente nombrado por el Gobierno de Cuba ante Marruecos, Elio Eduardo Rodríguez Perdomo, se acreditó este miércoles ante el Ministerio de Asuntos Exteriores y la Cooperación marroquí, informó esta cartera en un comunicado, reporta EFE.

Por el momento, La Habana aún no abre embajada en el país magrebí, y Rodríguez Perdomo seguirá teniendo su residencia en Francia, país para el cual fue nombrado embajador el junio del pasado año.

El diplomático presentó sus cartas credenciales en Rabat ante el ministro marroquí de Exteriores, Naser Burita, a quien subrayó "la voluntad común de desarrollar la cooperación bilateral y reforzar las relaciones de amistad y respeto mutuo".

Con la presentación oficial ante la Cancillería marroquí —que sigue a la respectiva presentación de su contraparte marroquí, Bugaleb el Attar, en La Habana, el pasado 29 de junio— se pone fin al largo conflicto diplomático que ha enfrentado a ambos gobiernos por el tema del Sáhara Occidental durante 37 años.

Marruecos rompió relaciones con Cuba en 1980 tras el reconocimiento por parte de La Habana de la República Árabe Saharaui Democrática (RASD), el Estado proclamado por el Frente Polisario, que se disputa desde 1975 con Marruecos la soberanía sobre el Sáhara Occidental.

Durante esos 37 años de ruptura, cl Gobierno cubano se convirtió en uno de los principales respaldos diplomáticos de la RASD en América Latina, y una gran parte de los altos cargos del Polisario pasaban (y siguen pasando) su formación universitaria y militar en Cuba.

En abril de 2017, y de forma totalmente sorpresiva, Marruecos y Cuba anunciaron en Nueva York que reanudaban sus relaciones diplomáticas, lo que siguió a un viaje del rey Mohamed VI a la Isla.

Como embajador marroquí en Cuba, el rey marroquí nombró a Bugaleb el Attar, de un perfil no diplomático, pero que reúne dos condiciones que lo hacen propicio para el cargo: es hispanohablante y es un veterano miembro de la Unión Socialista de Fuerzas Populares, condiciones que le han permitido en el pasado cultivar relaciones con la izquierda latinoamericana.