Miércoles, 14 de Noviembre de 2018
Última actualización: 14:22 CET
Libros

Presentación del libro 'La democracia republicana en Cuba 1940-1952'

El académico cubano Carlos Manuel Rodríguez Arechavaleta aborda minuciosamente en este libro los únicos 12 años de democracia representativa en la historia de Cuba.

4 comentarios

Imagen de montelongocañon

Al Pardo Lazo este la Coca como la canción ..lo tiene loco!!

Imagen de Orlando Luis Pardo Lazo

Hace falta una biología de la democracia, no una historia de la democracia. Necesitamos un fascismo filantrópico. Despertáos.

Imagen de NARCO

Con el mayor respeto que me merece cualquier historiador. Declara Arechavaleta que evitó lo mitológico, y comienza por echarle mano a la Docena de Oro, o la docena de panadero, diríase en inglés, a baker's dozen, es decir, con algo de contra. Pues la democracia no es un fenómeno exclusivo de esos doce años, ni la corrupción antidemocrática un evento que se circunscriba a los dos períodos que anteceden y suceden a la Docena Mítica. No es Arechavaleta el primero, ni será el último, en remache este mito. No he leído su libro pero sí el de Charles Ameringer sobre el mismo período. Me permito opinar, que lo que falta realmente, lo que se echa de menos, no es otro tratado sobre un constructo que se ha vuelto ya tópico historiográfico, sino una verdadera historia de las intituciones democráticas y de las legislaciones democráticas durante el gobierno de Gerardo Machado, uno de los grandes demócratas del siglo y de América. Lo que se necesita urgentemente es un historiador desprejuiciado que analice el enorme impulso civilizador de Fulgencio Batista, sin contraponer a los inocentes jóvenes Auténticos al malvado militarista. Hay que incluso llegar a ver el período del 1952-1958 como la edad de oro de nuestra democracia, y a la Revolución castrista como la culminación fatídica de esa hiperdemocracia, de esa democracia enferma. Y ver al cubano como "the sick man of America" en el momento crucial de su democratización bajo el segundo batistato. Lo que falta, realmente, escandalosamente, es la historia de las instituciones democráticas en esos Séculos Escuros que Arechavaleta pretende arrojar al basurero de la historia. Y todo esto, para mejor reinterpretar a personajes como Eddy Chibás, "el Goebbels de Prío" como lo llamaban sus detractores, entre los que me cuento.

Imagen de el viejo capao

excelente yo quiero ese libro p odiar más al comunismo. te amo mi cuba bella

Necesita crear una cuenta de usuario o iniciar sección para poder comentar.