Sábado, 23 de Junio de 2018
Última actualización: 12:05 CEST
Opinión

Todos contra todos

(ALEN LAUZÁN)

Dinamitar los puentes para el entendimiento y la avenencia entre quienes permanecen en la Isla y los que decidimos vivir en el exterior. He aquí la más perversa y quizá la menos estudiada entre las muchas estrategias fidelistas para dominar a los cubanos. 

Gracias en gran medida a la demagogia patriotera que aún nos lastra, vivamos donde vivamos, nos amparamos en el tópico de que los cubanos de allá y de acá no necesitamos reconciliarnos porque jamás estuvimos distanciados más que por la lejanía física que nos impuso la política. Sin embargo, cada vez resulta más obvio (y más palpable a diario, mediante las redes sociales), que son demasiadas las diferencias que nos separan. Y que éstas no se limitan al chato tema de la política, sino que han trascendido a nuestro modo de pensar como pueblo, abarcando casi todos los planos de la epistemología. 

Lo peor ni siquiera radica en la acumulación de esas diferencias que nos disgregan, sino en que no son pocas las que se están proyectando como irreconciliables, de momento al menos. 

Los que piensan desde Cuba que a quienes residimos en el exterior no nos interesa en forma transparente el fin de la dictadura y que no estamos dispuestos a sacrificarnos por este objetivo, parten de prejuicios absurdos. Pero no menos absurdos son los criterios de quienes desde afuera generalizan al asumir a los que viven en la Isla como una manada de mansos corderos que se merecen la miseria y los atropellos que les impone el régimen. 

Desde allá, muchos nos consideran pancistas que huimos en desbandada con el rabo entre las piernas, para —una vez lejos y a buen resguardo— dedicarnos a exigirles que hagan lo que no hicimos nosotros. Desde acá, muchos juzgan a los que se quedaron tildándoles de cobardes y parásitos de nuestro esfuerzo. Desde allá, suelen decir que si no hubiésemos sido tantos los que escapamos y durante tanto tiempo, habría resultado más fácil enfrentar entre todos a la dictadura. Desde acá, son muchos los que parecen estar convencidos de que allá se ha quedado lo peor de Cuba, mientras que lo mejor está en el exterior…

Podríamos seguir durante un largo espacio cotejando enjuiciamientos tremendistas que nos sitúan claramente unos contra los otros, por más que nos guste decir que somos un solo pueblo y productos todos de la misma cultura. Pero los hechos hablan, y por delante de los hechos van las expresiones que pululan a diario en redes sociales y medios.

El colmo es que el tiroteo de estos intercambios desacreditadores no solo se aprecia entre los cubanos de afuera y de adentro. También hacia el interior de los propios senos de ambos lados abundan los recelos, las descalificaciones a priori y las actitudes intolerantes.

Vamos todos contra todos mientras los caciques de la Isla se reorganizan para consumar nuestro hundimiento. Tal desatino sobrepasó desde hace tiempo nuestra innata tendencia a no ponernos de acuerdo solo por entretenernos discutiendo. Ahora se trata de un grave problema de esencias. Tan grave que podría impedirnos salir del atolladero y el atraso y el oprobio cuando al fin llegue la hora.

1 contenido(s) en relación con este tema

Archivado en

Comentarios [ 25 ]

Imagen de Anónimo

@ Don Esopo___Me llena de satisfacción ese optimismo suyo porque es positivo y soñar no cuesta nada. Pero le diré, en Cuba no ha cambiado NADA; todo es "fake news". Lo que se ha hecho hasta ahora es abrir la válvula de la olla de presión para que el personal viaje y traiga dólares y pacotilla y así el estado se quita una preocupación más con eso de mantenerlos. Ahora los cubanos se mantienenn con las remesas que vienen del imperio. Un negocio redondo para el gobierno. Las últimas noticias de la Isla demuestra que las licencias cuentapropistas ya empiezan a limitarlas, porque no quieren que el avispero se les levante. Ya llevamos muchos años con eso que usted dice del "frente amplio", pero los cubanos todos quieren ser caciques y nadie quiere ser indio, es decir, la olla de grillo. Todo está en manos de la Divina Providencia, la Teoría del Gato de Schrödinger y Harry Potter. Decía el gran filósofo y teórico chino Chang Li Po: Paciencia, mucha paciencia.

Imagen de Anónimo

El cambio en Cuba no será resultado de la casualidad, porque si hacemos un análisis retrospectivo ya se ha cambiado mucho, a pesar de los pesares, existe un anhelo de cambio en la sociedad e incluso en los estamentos castristas que no es producto de la casualidad sino por la concientizacion en que se trabajado por diferentes vías, en el caso de la disidencia/oposición interna como he dicho en otras oportunidades deben acabar de dejar de lado los viejos esquemas, como seguir insistiendo en quererle imponer a la lucha por la democracia una verticalidad propia del siglo XX, sin percatarse que lo lucha por la democracia en Cuba sigue un movimiento horizontal, muchos "líderes opositores" dejar ese protagonismo individualista tratando de ocupar espacios a través de consignas vacías de contenido y sazonales (de ocacion)  siempre centrado coda una de ellas en algún persoje de ocacion también, siguiendo el viejo esquema de imponerle a la democratización de Cuba una sola voz,  intentando que las diferentes plataformas prodemocraticas se subordinen a determinado esquema establecido por ni se sabe quien o quienes. Por eso sigo insistiendo que hay que respetar la diversidad y a partir de ahi buscar un consenso procurando establecer un frente amplio democratico en contraposicion al castrismo. Dejemos de lado el infantalismo que ya se ha ido añejando por casi 60 años, COMENTARIO de Esopo.

Imagen de Anónimo

le doy la razon al comentario 15:51 CEST por ejemplo la revista Bohemia era mas incendiaria y atrevida en tiempos de Batista que el mojigato DDC. Que por cierto me gustaria que cubrieran mas abundantemente noticias rosas de la farandula en las nomenclaturas de ambas orillas. Por otra parte a  Castro no lo tumba nadie porque era un peón de la CIA, era mas valioso vivo que muelto. Ahora le estan buscando un nuevo uso a la isla, dicen malas lenguas que quizas la conviertan en atalón de pruebas nucleares y el sufriento del pueblo cubano? ....les importó, les importa y les importará muy poco... a todos ellos por igual

Imagen de Amadeus

El cambio en Cuba está en manos de la casualidad. El gobierno castrista ha logrado controlar de tal manera todo el país, que la posibilidad de un cambio a través de la disidencia es tan probable como el vaso de leche de Raúl. Lo inteligente del gobierno (y me pregunto porqué no se le ocurrió antes) fue abrir las fronteras para que el vapor de la olla de presión escapara y como los cubanos que son tan dados a la rebelión, pues mientras la puerta de la celda esté abierta y pueden entrar y salir con pacotillas, lo de la "libertad y la democracia" es para los otros. Cuba cambiará el día que a uno de la nomenklatura se le ocurra, o un grupo de "jóvenes turcos" tangan la valentía de alzarse. Mientras tanto a vivir que son dos días.

Imagen de Anónimo

La oposición/disidencia interna, desde los más radicales a los moderados, tienen un comportamiento libertario por lo que es un error quererle imponer "un comandante en jefe" o dicho en otra palabra una sola voz, por eso la necesidad de lograr el consenso necesario entre ellos a través del respeto a la diversidad de pensamiento, y de ideologías que son diversas entre ellos, teniendo como denominador común la democratización de Cuba, en la procura de crer un frente amplio democratico en oposicion al castrismo, COMENTARIO de Esopo.

Imagen de Anónimo

tremendo pajuso mental el de las 15:51, te pasaste papo!

Imagen de Anónimo

15:51, ¿entonces los primeros interesados en que no acabe el castrismo son los anticastristas del exilio y los segundos interesados en que no acabe el castrismo han sido los Castro? ¡Gran descubrimiento el tuyo!

Imagen de Anónimo

Le faltó anotar al autor que los que se han apoderado de la causa cubana en el exilio han sido los primeros interesados de que no acabe el castrismo. Es un negocio que funcionó, funciona y seguirá funcionando para las cabezas de las dos orillas. Quisiera saber como conseguir fondos para montarme un contrapopismo aqui en el yuma asi tipo DDC pa ayudar que el tinglao siga funcionando.

Imagen de Anónimo

El objetivo ciertamente debe ser la democracia y las libertades, pero para lograr eso hay que tener en cuenta las condiciones objetivas actuales, no las de hace 60, 50,40,30, 20, ni si quiera 10 años atrás por eso hay que dejar de lado los viejos esquemas. Pongo como ejemplo, el exilio histórico criticaba y con razon que muchos llegaban por diferentes vías a USA y se acogían a la ley de ajuste cubano y que cuando alcanzaban su estatus legal de inmediato empezaban a viajar a Cuba, hoy en día los cubanoameticanos y otros que están legalmente establecido siguen viajando a Cuba esa es una cuestión irreversible, entonces los que abogamos por la democracia de Cuba tenemos que tener en cuenta esas circunstancias y otras existentes para lograr ese objetivo, incluso dejar de aparejar las condiciones de Cuba con la de Venezuela que son totalmente diferentes a pesar de Maduro y el castrismo ser aliados. Me maravilló que ahora algunos opositores al castrismo se están echando a cuesta el problema venezolano como si no fuera suficiente la problemática cubana, Venezuela tiene partidos de oposición legalmente establecidos, organizan manifestaciones masivas en contra del gobierno y todo eso en Cuba brilla por su a ausencia, COMENTARIO de Esopo.

Imagen de Anónimo

El objetivo común debe ser la democracia y las libertades plenas. De un lado, el gobierno hace todo lo humanamente posible para que TODO el mundo crea que aquello es el paraiso. Algunos de adentro se lo creen (porque no conocen otra cosa) sobre todo cuando les llegan los alimentos a la bodega, como si el precio de la libertad fuese un poco de galletas que fuera de la isla puede ser comida de animales de zoológico. Otros, más racionales, no se lo creen pero simulan por miedo, docilidad o adoctrinamiento. Pero el grueso de la gente SABE que "aquello es del car..." y nadie puede decir o hacer nada sin que tenga consecuencias. Los emigrados sabemos bien que a los que aún están adentro, los transformaron en zombies: ni vivos ni muertos. De Cuba y Venezuela sale gente pa'fuera como puede, pero nadie intenta quedarse a vivir allí.

Importante: Cualquier utilización del sitio significa conformidad con los términos y condiciones de uso.