Jueves, 18 de Julio de 2019
Última actualización: 02:12 CEST
Política

El sucesor antipopulista

Miguel Díaz-Canel recibe a Nicolás Maduro en su primer acto como gobernante. (AP)

Tal y como indicaban todas las pronósticos, Miguel Díaz-Canel fue designado como sucesor de Raúl Castro. A diferencia del Colegio Electoral en EEUU o de los parlamentos en las democracias europeas, el proceso electoral cubano se circunscribe a una forma procedimental de la Asamblea Nacional para elegir miembros del Consejo de Estado y Ministros. Lo cierto es que la Constitución de 1976, aunque enmendada en 1992 para "liberalizar" el modelo económico estatista, es un documento que ha sobrevivido de la época de la Guerra Fría, y específicamente del legalismo estalinista soviético.

Como han estudiado una serie de académicos en un magnífico libro reciente sobre el tema, el constitucionalismo cubano actual, de escasísima tradicional intelectual, ha sido diseñado estrictamente para proteger y empoderar el verticalismo del Partido Comunista (PCC) en todas las decisiones políticas que se llevan a cabo en la Isla. Por mucho tiempo, este constitucionalismo ha obstruido cualquier ascenso de asociaciones políticas autónomas e irreducibles a las dinámicas del Estado. Si hemos de tener alguna esperanza sobre la fase que se inicia con la nominación de Díaz-Canel, esta debe pensarse a partir de una necesaria reforma constitucional que debe comenzar el próximo año y profundizarse en 2020. Si tal reforma constitucional se llevase a cabo, veríamos efectos profundos e importantes no solo en la Isla, sino en la comunidad internacional, donde Cuba podría jugar un papel relevante.

Esta tarea cae sobre la responsabilidad de Miguel Díaz-Canel, el primer estadista que no pertenece a la llamada "generación histórica". Díaz-Canel ascendió en las últimas décadas en las filas del PCC hasta ser nominado a la vicepresidencia en el 2013 por el propio Raúl Castro. Ingeniero de profesión, fue elegido secretario del PCC Villa Clara en los 90. Sabemos que es percibido como un administrador apacible que sabe seguir órdenes, y no posee ansiedades por llenar el vacío del poder carismático que hereda de un Estado fuerte y personalista. Por lo tanto, no sufrirá del síntoma del sucesor que tan bien ha escenificado Roberto Rossellini en La toma del poder de Luis XIV (1966).

En realidad, Díaz-Canel personifica un contraste pronunciado en el mapa de la política actual. Si lo comparamos con la ola de los populismos que está teniendo lugar tanto en Europa como en EEUU, encontramos una diferencia muy marcada: una figura íntegramente antipopulista con pocas ambiciones personales. A diferencia del carisma autoritario de Fidel Castro, que a lo largo del proceso de la Revolución desbordó sistemáticamente los impulsos de  democratización del interior de la sociedad, Díaz-Canel tiene en sus manos la posibilidad de una reforma constitucional por primera vez en la historia reciente cubana.

El momento es ahora. Las democracias occidentales desde la década del 60 han experimentado lo que el constitucionalista de la Escuela de Leyes de Yale Bruce Ackerman ha llamado el ascenso del constitucionalismo mundial. Este nuevo constitucionalismo ha sido clave para renovar el contrato social entre el Estado y la sociedad civil.

Quizás es poco realista pedirle al Estado cubano que lleve a cabo un proceso constituyente, pero lo cierto es que Díaz-Canel tendrá a su disposición el tejido constitucional heredado de la Revolución de 1959, que es hoy irreversible. Y una nueva generación de estudiosos, como el historiador Julio César Guanche, ha argumentado que la solución más deseable es la de una constituyente que deje atrás las constituciones de 1940 y de 1976, hoy ya caducas.

La estudiosa cubana de la Universidad de Princeton, Ingrid Brioso Rieumont, piensa que ante las expectativas del pueblo, las formas políticas heredadas de la revolución han dejado de ser vinculantes y han de atravesar por un cambio sustancial. Por otro lado, para el sociólogo Vincent Bloch, una de las claves de la realidad cubana a partir de la desintegración de la Unión Soviética, reside en entender como "lucha" las prácticas cotidianas, lo cual vuelve opacas las normas y los códigos legales de la vida social.

Pero en un proceso de más de cinco décadas, es importante localizar un punto excéntrico al interior del sistema, para de esta manera producir un cambio efectivo. En realidad, sabemos que desde hace mucho tiempo diversos actores en la Isla —desde asociaciones civiles a intelectuales católicos, desde la opinión publica alternativa a activistas del mundo del arte, e incluso un ala moderada del PCC— han venido pidiendo un cambio constitucional profundo.

La complejidad de la sociedad cubana de hoy no es aquella que era en las décadas del 60 y 70, donde EEUU era un enemigo existencial y la movilización del Estado homogeneizaba el espacio de la sociedad. El ascenso de una nueva ciudadanía se encuentra en condiciones de pedir un marco institucional que les garantice derechos fundamentales, movilidad económica, y expansión de libertades dentro y fuera de la Isla. En los próximos meses, Díaz-Canel se encontrará en un posición única desde la cual podría promover reformas constitucionales para dotar de un nuevo pacto a las relaciones entre Estado y sociedad.

Hemos aprendido de Elena Kagan y Woodrow Wilson que el carisma presidencial no solo funciona para atraer seguidores y construir unidad política, sino que también es un mecanismo para domesticar las instituciones administrativas y otras ramas del Gobierno. Por otra parte, el anticarisma del administrador tiende a neutralizar las políticas inmovilistas. Esto quedó muy claro en el discurso de Raúl Castro, al mencionar que los errores del pasado se debieron a la nominación de ciertos jóvenes que aceleraban el proceso. Una referencia solapada a los defenestrados Roberto Robaina y Felipe Pérez Roque.

El antipopulismo de Díaz-Canel es la imagen invertida de aquellos jóvenes cuyos protagonismos podían tendencialmente desbordar la armazón institucional. Para el raulismo, Díaz-Canel representa la consolidación del sistema institucional capaz de neutralizar las latencias democráticas.

Serán al menos tres los retos que Díaz-Canel enfrentará en este nuevo ciclo político. Primero, veremos si podrá darle una solución solvente a la unificación de la moneda, que durante la última década ha sido un obstáculo para generar independencia económica. Segundo, veremos si Díaz-Canel se muestra capaz de mejorar las relaciones diplomáticas con la Administración Trump, luego de los misteriosos ataques sónicos perpetrados contra las familias de diplomáticos estadounidenses en La Habana. Y, finalmente, si estará en condiciones de impulsar una reforma constitucional para un nuevo contrato social.

Contra el autoritarismo hegemónico del líder y la neutralización antipopulista del administrador, las reformas constitucionales son la tercera opción para una mejora sustancial de las mediaciones entre Estado y sociedad. Este pedido no se reduce a una postura ideológica, sino que busca ampliar el tablero de juego para un nuevo contrato social. (La reforma del sistema político en Cuba no es solo un pedido por estudiosos liberales o católicos. Incluso en la izquierda española hemos visto recientementePablo Iglesias y Manolo Monereo argumentando por un cambio pluralista en la Isla.) 

Es muy probable que cualquier impulso a las reformas sea recibido por el ala ortodoxa de PCC con escepticismo o abierto rechazo. Pero más allá de cómo se desenvuelvan los sucesos en los próximos dos años, Díaz-Canel será el actor central de un drama que esta vez está en condiciones de sanar a la sociedad y construir nuevos horizontes para las nuevas generaciones.

26 comentarios

Imagen de Anónimo

ANONIMO/.Pero como esta el mundo lleno de imbeciles y cretinos, quien dijo que cambiara algo en Cuba, con que, y como, es el mismo perro, y si no sigue lo que le mandan ya tu sabes hasta ahi llegaS dIAZ cANEL, SOLO LO QUE HAN QUERIDO ES  PODER SEGUIR MANTENIENDO LA MENTIRA Y LA DICTADURA, PARA QUE SE DUERMAN LOS DESPIERTOS Y SUENEN LOS CIEGOS con ver la luz.,A CUBA LO QUE LE QUEDA EN PIE SON LOS HOTELES QUE HAN CONSTRUIDO LOS ESPANOLES Y LOS CASTROS, PORQUE LA CAPITAL ESTA DEMOLIDA Y LLENA DE DELINCUENCIA, Y POLICIAS MALTRATANDO Y PATEANDO LA POBLACION QUE SE ATREVE A LEVANTAR ALGO DE VOZ., DROGANDOSE HAsta los estudiantes que nunca se habia visto eso, la hermosa isla esta perdida, QUE PENA.

Imagen de Anónimo

Leo el primer párrafo y veo que dice Asamblea General por Asamblea Nacional. ¿Un lapsus? Pudiera ser, pero es de mucho bulto. Y luego leo que dicha Asamblea designó el Consejo de Estados y de Ministros. No, analista. Solo el Consejo de Estado. El Consejo de Ministro se quedó para julio. La AN solo 'eligió', como propuesta excepcional de Canel (en realidad RC), a Valdés como VP del Consejo de Ministros. Para escribir de un tema hay q estar mínimamente preparado. Seamos serios.

Imagen de Anónimo

Esto debio publicarse en Cubaencuentro que ampara siempre las boberias complacientes.  

Imagen de Anónimo

Bajo una dictadura las Constituciones, si existen, y aunque se modifiquen, siempre resultan papel mojado o las emplea el régimen para justificar sus procedimientos fraudulentos para mantenerse en el poder. Qué manía con que el régimen debe modificar la Constitución, por Dios... El régimen lo que debe es acabarse con él, por inoperante, obsoleto, inhumano y todo lo demás... Después y con democracia, ya se hará un proceso constituyente como Dios manda. ¿Cuando se ha visto un proceso constituyente serio para elaborar una Constitución con un sólo partido político legal y de carácter dictatorial en el poder y en activo en la vida oficial? Esto es de risa, si no fuera por lo serio del asunto, pero bueno hay gente que cuando no tiene nada que decir, inventa a ver si cuela... De eso han vivido siempre y la gente los conoce estén en cuba, en México o la Conchinchina.

Imagen de Anónimo

Diario de Cuba es un lugar en donde hay pluralidad !. Camilo, un saludo, siempre lo leo, espero goce de salud. Ud y yo coincidimos, y debo agregar,  que no creo que Diaz Canel sea el nuevo Suarez de nuestra historia,  aquel politico espan`ol fue el elemento clave que encabezo` la famosa transicion democratica de la republica espan`ola de los setentas y fue abriendo el camino en Espan`a para llevar a cabo uno de los procesos historicos mas importantes del pasado siglo. Hace muchos an`os atras lei a uno de  mis favoritos analistas de Cuba Carlos Alberto Montaner en un articulo muy lucido lanzar estas interrogantes, y recuerdo que en multiples ocasiones Montaner creia que llegaria un personaje en el proceso de SUCESION en Cuba muy parecido a Adolfo Suarez. A pesar de que nosotros llevamos en nuestra herencia cultural y nuestros genes la presencia de la union etnica y de raza con la madre patria, no somos tan afines y parecidos como se CREE !. El proceso de Cuba desafortunadamente para nosotros (yo estaba en Madrid en 1979) no es ni siquiera PARECIDO a la transicion DEMOCRATICA de la Republica Espan`ola.Ya no hay "ideologia" en eso estoy  muy de ACUERDO, porque en Cuba siempre ha habido mucha RETORICA, y lo que determina TODO son los hechos,  pero , a) una CONSTITUCION SOCIALISTA (o COMUNISTA , el mismo perro con COLLAR DISTINTO) , existe un  grupo de PODER , intereses, dineros, CORRUPCION, mucha CORRUPCION, un PCC , unas fuerzas armadas pero sobre todo una "GRAN FAMILIA" , una especie de COSA NOSTRA cariben`a, que es la que controla al "circo" y sobre todo no QUIEREN PERDER de ninguna MANERA la "gallina de los HUEVOS DE ORO" . Pero los cambios se situaran como una ESTACA EN EL CORAZON y como UNICA OPCION de un futuro que puede ser mas INMEDIATO que tarde, y esos CAMBIOS  tambien LLGARAN , y nunca se sabe hacia adonde encaminararan la ruta final de esta TRISTE NACION, los cambios se interpondran en el camino del PCC, RAUL, LOPEZ- CALLEJAS, "MOCO PEGAO" , ALEJANDRO (el tuerto) , EL CANGREJO, y al final el que parece que dirige ahora el "show", o lo que en su momento Montaner llamo` "el manicomio" , o sea Diaz Canel en su momento cuando Raul no sea el primer secretario del PCC, tendra` que consultar con el comite central, si CAMBIAR o el PRECIPICIO ? , se acuerdan del precipicio ? que menciono` una vez el GENERAL ?.Tendran que jugarselas y sudar la GOTA FRIA, y Franco tambien creyo` y su partido que todo estaba "bien atado, bien AMARRADO" .Ya veremos, por ahi creo ser`a por donde "iran los tiros" !. Saludos. Gracias,...., Rudy

Imagen de Anónimo

Esperanza se fue por el Mariel.

Imagen de Anónimo

El articulo de ingenuo se pasa ,aunque quiere el autor pensar en tiempos de pragmatismo. Diaz -Canel  no hara ningun cambio , y es que en realidad , NO TIENE PODER ALGUNO , NO TIENE EL MENOR PODER EN NADA.Si muere raul castro y el tuerto hijo de papa ,se alinea y simplemente deja actuar a Diaz-Canel ,si quizas veriamos , cambios ECONOMICOS,pero de apertura democratica , ESO NI SUENEN , JAMAS CEDERAN EL PODER .Grandes cambios economicos ,si pudieran hacerlos como Vietnamitas y Chinos se lo han recomendado .Pudieran "cuentapropisiar" que disparate , PRIVATIZAR , es la palabra correcta y a la que le tiene un miedo atroz ,la dictadura castrista ,casi toda la economia cubana, Y SI ESTO LES DA UN BUEN RESULTADO Y SE MEJORA LA ECONOMIA NOTABLEMENTE , PUES HABRA DICTADURA CASTRISTA PARA 60 ANOS MAS Y VEREMOS APERTURA DEMOCRATICA DE AQUI A 70 ANOS.

Imagen de Camilo J Marcos_Weston_FL

@22:42. No acabo de entender por qué no se inscriben en disqus con un nombre verdadero o falso, es más fácil la comunicación. En fin, gracias por tu comentario, pero déjame decirte algo que siempre he pensado: al resultado final se llega por aproximaciones sucesivas. 

Imagen de Amadeus

El artículo es de una ingenuidad supina o en el mejor de los casos de falta de un conocimiento profundo de la realidad cubana. Una reforma constitucional supone un marco democrático y libre para que se lleve a cabo. La actual  Constitución de Cuba está hecha premeditadamente para la continuidad del sistema porque en uno de sus artículo está aquel del "irrevocable carácter socialista de la revolución" que ya lo resume todo. O sea no hay manera de cambiar lo que es irrevocable según quienes la escribieron que son los que están ahora en el poder

Imagen de Anónimo

Este Muñoz, una vez más, demuestra que piensa en inglés (su castellano no fluye) y que lleva 30 años sin viajar a la isla de donde salió siendo un niño. Muchas referencias letradas, mucha palabreja (“tendencialmente”, “procedimental”), pero desconoce que Díaz Canel no tiene ningún poder ni posibilidad de éxito. Supervisado está por el mismo Raúl, pero más ferozmente por su hijo Alejandro... el verdadero sucesor. 

Necesita crear una cuenta de usuario o iniciar sección para poder comentar.