Lunes, 23 de Julio de 2018
Última actualización: 00:16 CEST
Opinión

Editorial: Hay que presionar a Díaz-Canel

Dos cubanas miran la transmisión de la televisión estatal sobre la sesión de la Asamblea Nacional. (AFP)

De momento histórico han calificado muchos medios lo ocurrido en la Asamblea Nacional del Poder Popular cubana en estos últimos días. Lo mismo dijeron cuando Raúl Castro asumió la Presidencia, y también cuando se restablecieron las relaciones entre los gobiernos de Cuba y EEUU.

Histórico, se suele decir de un hecho para conseguir cerrar un ciclo y que se abran nuevas oportunidades y esperanzas. Pero la Presidencia de Raúl Castro no trajo los cambios que se le pronosticaron, el restablecimiento de relaciones con EEUU consiguió que el propio Raúl Castro pusiera freno a los cambios, y el nombramiento de Miguel Díaz-Canel como presidente no augura de inmediato transformación alguna.

Cierto que hay ahora en la Presidencia cubana alguien que no se apellida Castro, pero eso no significa ni siquiera el inicio de un castrismo sin Castros, pues Raúl Castro "encabezará las decisiones de mayor trascendencia para el presente y el futuro de la nación", tal como advirtió Díaz-Canel en su discurso.

Lo histórico del momento, si entendemos por ello el impulso para cambios políticos, tendrá que esperar todavía.

Como no podía ser de otro modo, el nuevo presidente cubano se ha declarado heredero y continuador del legado de los hermanos Castro. Sin embargo, a estas alturas el único programa en activo de la llamada Revolución consiste principalmente en procrastinación y freno. Muestra de ello ha sido el discurso de Raúl Castro como presidente saliente, que enumeró las tareas que dejará sin resolver. La ampliación de la economía privada y especialmente de las cooperativas no agropecuarias, la reforma monetaria y cambiaria, el sistema de pensiones en un país tan demográficamente viejo, la reforma constitucional: todo esto recordó.

Optimista a pesar de tantos problemas cruciales pendientes todavía, Raúl Castro estimó que Cuba no está "en una situación dramática". Miguel Díaz-Canel tendrá que lidiar con esos y otros asuntos. Con la promesa que su antecesor hiciera de un vaso de leche para cada niño, con las relaciones maltrechas con EEUU, con la crisis de la proveedora Venezuela... A su primer discurso como presidente le faltaron propuestas, aunque no una amenaza de freno al gusto de los Castro. "Aquí no hay espacio para una transición que desconozca o destruya la obra de la Revolución", sentenció.

Quienes consideran histórico por decisivo el inicio de su presidencia harán hincapié en que la frase permite suponer, al menos, alguna transición. Y volverán a esperanzarse como lo hicieran con Raúl Castro o con el apretón de manos entre este y el presidente Obama. Sin embargo, mejor que pecar otra vez de ingenuidad a propósito de las autoridades de la Isla, la comunidad democrática internacional, junto a la oposición interna y el exilio, tendrían que mantener la presión sobre esas autoridades hasta alcanzar una democratización de Cuba. Hay que presionar a Díaz-Canel por todas las vías.

55 comentarios

Imagen de Anónimo

D-C tiene que salir a "vender" Cuba, rápidamente. Pero chocará con la imágen del régimen y con los negociados ya armados por los Castro. Es muy difícil que ahora alguien ponga un dólar en la isla, salvo en servicios turísticos.

Imagen de Anónimo

Me llama la atención que no se halla relacionado la profesión de D-C con la posibilidad de dar impulso a la producción y logística, en Cuba. FC era abogado, RC militar por oficio, Lage y Machado eran médicos, etc. y todos daban órdenes pero nadie sabía nada.

Imagen de Anónimo

Leo continuamente que el mundo esta equivocado con respecto a Cuba. No sera al reves?, que nosotros somos los equivocados??.

Imagen de Anónimo

Sí, pero Brasil, Argentina, Chile, Perú y demás ya le enfocaron los cañones a Maduro. Veremos si D-C es hábil para sacarse de encima al guaguero. Cuba y Venezuela, para muchos, son un sólo país, hambreado y reprimido.

Imagen de Anónimo

Crazy Cuban: Los Presidentes de Mejico Panama Y Italia felicitaron al llamado nuevo Presidente de Cuba Miguel Diaz-Canel, no les importa lo que pasa en Cuba.

Imagen de Anónimo

Crazy Cuban: Soy anti Castros Pero al mundo no les importa lo que pasa en Cuba.

Imagen de Anónimo

Hay que involucrar a los presidentes de la región. Por ahora van bien, porque el golpe que le han dado a la Unasur es demoledor. No obstante, hay que observar dos cosas: la prensa extranjera y la intelectualidad cubana. Ambos se pusieron del lado del régimen, por conveniencia.

Imagen de Anónimo

creo fue ayer o antier comente en uno de los reportajes lo extraño que estaba todo, el adelanto un día de la famosa y triste elección y la reducción a solo un candidato lo que hacía de este acto una macabra y vergonzosa pantomima, en ese momento dije que me llamaba la atención que días atrás eran varios los nombres que se barajaban, bruno, la lopez acea y al tal Lázaro exposito, mencione que una posibidad de la espantosa y denigrante desicion de que fuera sólo Díaz tonel posiblemente se debía a filtraciones de que Expósito le ganará con facilidad en una votación justa y secreta o que en última instancia el régimen no haya querido dar la sensación de división hacia adentro, pues bien ACABO DE LEER QUE UN PERIODISTA OFICIALISTA A EXPRESADO PÚBLICAMENTE ALTO Y CLARO QUE EL PREFIERE A EXPOSITIO DE PTESIDENTE.

Imagen de Anónimo

Hay que mirar a los intelectuales cubanos como se están haciendo los suecos. Le pago al que soporte leer el Blog de Silvio, Segunda Cita. Posición genuflexa al máximo.

Imagen de Anónimo

Estos días le pusieron la vara alta a D-C. Tendrá que hacer las cosas bien si quiere sobrevivir. Afuera ya casi disolvieron la Unasur.

Necesita crear una cuenta de usuario o iniciar sección para poder comentar.