Jueves, 25 de Abril de 2019
Última actualización: 04:16 CEST
TRIBUNALES

Un jurado de España declara culpable de asesinato al exmilitar cubano Alberto Hernández Blanco

La gasolinera del Polígono Calonge donde murió la víctima. (DIARIO DE SEVILLA)

El exmilitar cubano Alberto Hernández Blanco fue declarado culpable del asesinato de Manuel Jiménez Galbarro, ocurrido el 27 de noviembre de 2015 en una nave en la localidad sevillana de Carmona, España, aunque la víctima falleció en una gasolinera a donde fue trasladada.

Según recogió el Diario de Sevilla, en el veredicto hecho público esta tarde, el jurado popular consideró culpable de los delitos de asesinato y tenencia ilícita de armas al exmilitar cubano, mientras que su patrón, el empresario español José María Y. T., fue hallado culpable por ocho votos a favor y uno en contra del delito de tenencia ilícita de armas.

El jurado declaró como hechos probados que el exmilitar disparó a la víctima de forma intencionada y a muy corta distancia, sin que Jiménez Galbarro tuviera oportunidad de defenderse o huir.

Sobre el arma homicida, determinó que pertenecía al patrón del exmilitar, que la tenía guardada en la nave de la urbanización Mataluna de Carmona donde se produjeron los hechos y donde tenía acogido a Alberto Hernández, a quien le tenía "confiada" dicha escopeta.

Tras el veredicto, el fiscal del caso mantuvo su petición de condena para Hernández Blanco de 17 años y diez meses de prisión, por los delitos de asesinato y tenencia ilícita de armas.

La acusación particular que ejerce la familia de la víctima reclama una condena de 27 años de cárcel para el exmilitar cubano y dos de cárcel para el patrón del asesino confeso, José María Y. T., por el delito de tenencia ilícita de armas.

En cuanto a la responsabilidad civil, exigió una indemnización total de 420.000 euros: 100.000 para cada una de las tres hijas del fallecido y 120.000 para los padres.

Hernández Blanco confesó en la vista oral que le disparó a su víctima en dos ocasiones y que lo hizo "a quemarropa, por sorpresa y sin darle tiempo a que reaccionara".

El acusado reconoció que mató a Manuel Jiménez después de que éste y dos amigos se personaran en la nave de su patrón, el empresario José María Y. T. para reclamarle una deuda.

1 comentario

Imagen de Anónimo

Las leyes de Europa son muy suaves. Ya que no existe la pena de muerte en España (ni en la UE), al menos debiera existir la privación de libertad perpetua, significando hasta que el condenado muera tras las rejas.

Necesita crear una cuenta de usuario o iniciar sección para poder comentar.