Miércoles, 12 de Diciembre de 2018
Última actualización: 20:01 CET
Ocio

Cárcel para el primer fumador europeo de tabaco

(AIM DIGITAL)

Casi cinco años estuvo en la cárcel Rodrigo de Jerez por fumar tabaco. El marinero había sido uno de los hombres de la expedición de Colón y volvió a España con unos buenos mazos de la hoja que habían visto fumar a los indígenas en las islas que tomaron por la India, pero que en realidad pertenecían a otro continente, llamado luego América.

"Infernal y pecador", consideró la Santa Inquisición a Rodrigo de Jerez. Y los inquisidores dictaminaron que el humo que le salía por la boca no podía venir sino del propio infierno.

Natural de Ayamonte, en Huelva, Rodrigo de Jerez había navegado de ida en la Santa María y regresado en La Niña y, otra vez en su tierra, se dedicó a fumar tabaco y a intentar aclimatar la planta en su cultivo.

Lo mismo que el chocolate, también llevado a España desde América, el tabaco fue considerado un producto diabólico. Sin embargo, ambos productos consiguieron expandir su consumo, primero entre la gente que podía permitírselo, hasta hacerse luego de consumo popular.

No tardó mucho España en comprender lo sabroso del fumar y el filón del negocio, pero a Rodrigo de Jerez le tocó pagar con cárcel ser el primer fumador en Europa. Es de suponer que dentro de la cárcel de la Inquisición no lo dejaron fumar ni la más mínima hoja.

2 comentarios

Imagen de Anónimo

Jajaja pobre Rodrigo; por adelantado a su tiempo pago con el peso de la censura y el arcaísmo social

Imagen de Anónimo

Fooo, que peste a cabo coño!

Necesita crear una cuenta de usuario o iniciar sección para poder comentar.