Viernes, 14 de Diciembre de 2018
Última actualización: 07:58 CET

La Policía de Brasil desmantela una banda de traficantes que enviaba personas a EEUU y México

Autoridades brasileñas. (AP)

La Policía Federal brasileña desmanteló este martes una banda de traficantes que ofrecía a inmigrantes procedentes principalmente de países asiáticos transporte y documentos falsos para ingresar ilegalmente a Estados Unidos y hasta trabajo en esa nación, informaron fuentes oficiales citadas por EFE.

En esta trama, los traficantes ofrecían a los migrantes supuestos pasajes para viajar con destino final a Cuba (a donde nunca llegaban ni pretendían llegar).

"En el caso de los viajes a Estados Unidos, inicialmente los viajeros portaban pasajes de avión con destino final hasta Cuba y desembarcaban en Brasil supuestamente tan solo para realizar una conexión por lo que no realizaban los procedimientos de inmigración", explica un comunicado de la Policía Federal brasileña.

Esta organización fue denunciada tras una operación en que agentes de la Policía Federal realizaron registros en cuatro inmuebles del estado de Sao Paulo y en otro de Brasilia, desde los que el grupo al parecer operaba.

La llamada Operación Philotes contra el "tráfico internacional de personas" contó con la cooperación de autoridades de Estados Unidos y de México, en donde también fueron realizadas acciones, señala el comunicado policial.

El grupo de "coyotes", como se les conoce a los traficantes, comenzó a ser investigado en septiembre de 2015, cuando la Policía Federal retuvo en Brasil a un grupo de inmigrantes procedentes de India y Bangladesh que intentaba ingresar al país por la frontera con Paraguay utilizando documentos falsos.

De acuerdo con los investigadores, además de ayudarlos a atravesar ilegalmente las fronteras, la organización también les prometía a los inmigrantes trabajo tanto en Brasil como en Estados Unidos.

Pero, agrega la nota, en las salas restringidas de espera del aeropuerto internacional de Sao Paulo, "recibían documentos para seguir hasta México, en donde supuestamente realizarían otra conexión, pero desembarcaban en ese país con el fin de intentar ingresar a Estados Unidos por la frontera terrestre".

La Policía Federal dijo igualmente que algunos brasileños también ingresaron ilegalmente a Estados Unidos "usando los servicios de estos coyotes".

De acuerdo con las investigaciones, los integrantes de la banda contaban como cómplices con empleados de aerolíneas y de la empresa que opera el aeropuerto internacional de Sao Paulo, que eran responsables por entregarles la documentación falsa a los viajeros en las áreas restringidas.

Los miembros de la organización serán denunciados penalmente por los delitos de tráfico de personas, reclutamiento con fines de inmigración y falsificación de documentos, para los que en Brasil se prevén penas de entre uno y ocho años de prisión.