Viernes, 14 de Diciembre de 2018
Última actualización: 07:58 CET
Opinión

Revolución y suicidio

Fidel Castro Díaz-Balart. (SPUTNIK)

El suicidio siempre será un golpe al corazón y el alma de los seres humanos. Una pregunta sin respuesta. Una incógnita cuyas causas son tan individuales como insondables. Solo la persona humana tiene absoluta conciencia de vida. Ponerle fin voluntariamente no solo pudiera ser el mayor de los absurdos, sino se prestaría también a una infinidad de elucubraciones y teorías conspirativas.

De algún modo, las revoluciones también suelen ser suicidios sociales. La teoría de los cambios cualitativos, las condiciones objetivas y las subjetivas, no explican en su totalidad por qué una sociedad se autodestruye; todas sus instituciones y su pasado —lavado con sangre— son echadas en una hoguera, para empezar una supuesta nueva y mejor vida de la cual, con frecuencia, no se tiene ni idea de cómo podría ser.

Gracias a nuestra tradición y cultura judeocristiana, el suicidio suele verse en nuestras sociedades conservadoras como una muestra de debilidad, de renuncia. Tal interpretación tiene fundamento teológico en que dar la vida y la muerte no corresponde al individuo, sino a un ser superior. En otras culturas como la asiática, en específico la japonesa, el harakiri es una muerte honorable; en otras, internarse en la estepa o en la selva son muestras de suicidio altruista cuando se ha llegado a cierta edad.

En el caso que nos ocupa, el Occidente comunista —paradójicamente de raíces idealistas, judaica y cristiana—, la muerte por mano propia es vista como una traición. Según el canon marxista, ningún revolucionario, cuyo deber sagrado es "morir combatiendo", puede acabar con su vida si no es en condiciones de heroicidad, cuyo paradigma histórico insular es la frustrante inmolación de Calixto García. Tema delicado pues, el estudio del suicidio en Cuba hasta hace pocos años debía estar autorizado por el Ministerio de Salud Pública al máximo nivel; los datos guardados con celo por la policía política y los ideólogos del Partido Comunista.

Es por esa misma razón que el anuncio temprano del suicidio de Fidel Castro Diaz-Balart se ha prestado a un sinnúmero de interpretaciones más allá del curso, a veces inevitable, de las depresiones profundas y las psicosis graves. ¿Por qué habría el régimen de publicarlo con todas sus letras tan rápido? ¿Por qué en otras épocas "embarajar" la muerte de Haydée Santamaría, y de Osvaldo Dorticós, dos pesos pesados de la historia reciente cubana? ¿Estamos más que ante una conspiración de urdimbre mafiosa ante un cambio de paradigma en el cual los revolucionarios pueden ser débiles, homosexuales, suicidas e incluso corruptos al más alto nivel y todo debe saberlo el cubano de a pie antes que se lo digan "desde afuera"?

Puede no haber nada extraordinario en la muerte de "Fidelito". Debía haber tenido una vigilancia estricta, sin acceso a ningún arma potencialmente letal. Y debía haber recibido la mejor atención psiquiátrica en la Isla, incluyendo antidepresivos modernos, eficaces. Pero quienes saben de estas cosas dicen que el suicidio no siempre es evitable; que el dolor que produce una depresión o la mortificación de un cáncer terminal hacen que la persona humana solo encuentre alivio quitándose la vida.

Como siempre, han comenzado especulaciones en torno a este evento, desagradable y ciertamente indescifrable. De ningún modo pudiera verse la muerte del primogénito como una señal de pugna intrafamiliar, a secas. No tiene mucho sentido: la sucesión dinástica va sobre ruedas. Tampoco sabemos de la frustración con el curso de la revolución cubana. Es algo que solo la familia cercana pudiera atestiguar.

Lo más creíble es que debe haber sido demasiada carga tener sobre los hombros el fantasma de ser el primer hijo de Fidel Castro. Con las distancias del tiempo y las naturalezas,  fue tal vez la misma desazón que rondó a Yákov Dzhugashvili, primogénito de Stalin, y a Laura Marx, hija de Carlos y esposa del santiaguero Paul Lafargue, fallecidos ambos en un pacto suicida.    

El verdadero suicidio de toda revolución está en el no-cambio, en su conversión, tarde o temprano, en dictadura y no en democracia. La persona, el revolucionario, lleva dentro de sí, como el Doctor Jekyll y el señor Hyde, el camino de la vida y el de la autodestrucción. Depende del personaje que alimente más.

En el caso de la revolución cubana, su marcha indeteniblehacia el suicidio está en querer ocultar sus descalabros y sus suicidas; en pretender que todo está bien cuando todo el mundo sabe que está muy mal; en seguir por los senderos del triunfalismo cuando todos ellos saben, mejor que nadie, que solo un milagro puede hacer reflotar una economía ineficiente, minusválida, parásita del exterior.

Y desde esa perspectiva, y a pesar de los pesares, el anuncio del suicidio de "Fidelito" no es una muestra de debilidad, sino de fortaleza. Los tiempos de los héroes impolutos e intrascendentes parecen ir quedando para los libros de historia, con una sola excepción, por supuesto. Muy conveniente sería empezar a seguir estos nuevos tiempos ideológicos en la Isla de la futuridad perpetua. Las "debilidades" de sus hombres ya no dicen nada acerca del proceso en marcha sino todo lo contrario.

La revolución cubana —que desde hace tiempo es más una entelequia que una realidad palpable— empieza a dejar de devorar a sus propios hijos para que ellos se devoren a sí mismos en su afán de sobrevivencia egoísta.  

9 comentarios

Imagen de Anónimo

Amadeus, Esopo es el mismo, pero tanto tiempo como forista en este y otros foros debatiendo la problemática cubana ha sido para una gran escuela que hasta me ha hecho autor de artículo de opinión, en CE en esto momento se está debatiendo un escrito de mi autoría y eso ha hecho que no me tire para la calle del medio con determinados foristas, que no es tu caso porque siempre te he respetado, a pesar de tener puntos de vistas diferentes con relación a la problemática cubana. Amadeus, familia es familia, tuve la esperanza que Fidel Castro Díaz-Balar fuera un puente entre los radicales del castrismo y los radicales del anticastrismo por ser parte también de la familia Díaz Balar. Para Jorge léngua que pone en duda la condición científica de Fidelito, puede ser que sea un poco de corporativismo de mi parte, pero por su currículo y por su reconocimiento por comunidad académica internacional para mí no existe ninguna duda de su envestidura científica, COMENTARIO de Esopo.

Imagen de Anónimo

Sabina dijo tanto con una sola frase 'que feo embejecen las revoluciones'.

Imagen de Plutarco Cuero

Almagro está en la onda sentimental de Moco Pegao ...

Imagen de Jorge lengua

 Zona congelada, hace rato que no escuchaba ese término en neo lengua. Imposible pasar de la tercera línea, coincido con vosotros. No disfruto que los 15 minutos de fama de Fidelito hayan sido por su voluntario deceso. Un amigo de la infancia con las mismas características sociales de Fidelito, por motivos de lo que Campos plantea en su artículo se tiro del Puente Almendarez, los huesos de las piernas se le encajaron en el estómago, otro suicidio producto del régimen. Yo no sé cuan científico fue Fidelito, salvo su madre que lo sabe muchos imaginamos que no le fue fácil ser “el primogénito” más navegar en esas oscuras aguas. Montaner y varios más, le piden a su mama que hable, una sra de 90 años, ni sus primos han abierto la boca, dudo que ella lo haga. La verdad siempre salta en ocasiones tarde pero siempre salta.  

Imagen de Amadeus

Para leer el primer párrafo tuve que dormir primero una siesta, pero luego ya no pude. Los ojos se cerraban nuevamente y se negaban a seguir esa mezcla de palabras, frases y oraciones de cemento y arena; de mamposteria. (Y el Esopo es otro…)

Imagen de Balsero

El gobierno cubano se cuidó de no mencionar la palabra "suicidio". Usó un eufemismo: "atentó contra su vida". La noticia fue anunciada en la Mesa Redonda por Arleen Rodríguez, quien intentó decirlo como algo ordinario, pero siempre leyendo su papel para no errar el texto. A la par, su prima intentó explicar la noticia oficial, para desarrollar lo que es un estado depresivo. Nada más, como si su presencia y su ausencia molestara a unos cuantos.

Imagen de Anónimo

Tremendo ladrillo este artículo.

Imagen de Anónimo

Almagro, este comentario se lo hice al artículo de Pedro Campos al respecto pero le viene como anillo al dedo a tu presente análisis. Pedro, pienso que la cuestión es mucho más compleja que el cuadro que tu expones, porque Fidelito no era un mortal común, lo que aproximadamente sería algo como uno más de a pie, tampoco se trata que una persona como él no pueda estar deprimido, pero él era un hombre de 68 años muy bien estructurado mental y físicamente, por obvias razones, era un científico, con accesos a los mejores hospitales y médicos nacionales y extranjeros, el primogénito de la “familia real cubana”, además de ser el primogénito del gran dictador, o sea tenía una atención esmerada en lo que respecta a su seguridad personal, además de guardas espaldas y convivencia en zona congelada, ante el cuadro psicótico que dicen padecía, debía de disponer de un sequito de médicos y paramédicos permanentemente. Por todo eso existe la duda si su “suicidio” fue premeditado o inducido por poder gobernante ante lo que consideraron graves hechos por el incurrido. Espero que el susidio o “asesinato” de Fidelito más temprano o más tarde sea esclarecido y en esa dirección lo más posible es que se empiecen a mover sus hijos cubano-rusos por tener un grado de libertad mayor por esa condición y sus familiares cubanoamericanos por la rama Díaz Balar que tienen toda la libertad e influencia posibles porque además de ser cubanoamericanos fueron y todavía uno de ellos es miembros del actual Congreso Americano, COMENTARIO de Esopo.

Imagen de Anónimo

insufrible este texto, muy filosófico y baboso. no me gustó

Necesita crear una cuenta de usuario o iniciar sección para poder comentar.