Domingo, 18 de Febrero de 2018
16:45 CET.
POLÍTICA

Freedom House califica a Cuba como país 'no libre'

Freedom House puntuó este martes a Cuba con 14 de 100 puntos (0=menos libre y 100=más libre) en cuanto a libertad, según recoge el documento "Freedom in the World 2018", que analiza la situación de los derechos políticos y las libertades civiles en el planeta.

La organización, además, clasificó a la Isla en el apartado "No libre" en cuanto a la libertad de prensa y de internet.

En cuanto al medidor de libertad, Freedom House otorgó 6,5 de 7 a la Isla (1=más libre, 7=menos libre); en cuanto a los derechos políticos la clasificación fue 7 de un máximo de 7 y en las libertades civiles le asignó un 6 de 7.

De acuerdo con el informe, 88 países fueron considerados libres (lo que representa el 45% de las 195 entidades políticas del mundo y más de 2.900 millones de personas, es decir, el 39% de la población mundial).

El número de países calificados como parcialmente libres ascendió a 58, el 30% de todos los países evaluados, que agrupa a 1.800 millones de personas, es decir, al 24% de la población mundial.

Un total de 49 países, entre los que se encuentra Cuba, fueron considerados no libres, lo que representa el 25% de las entidades políticas del mundo.

"El número de personas que viven en condiciones 'no libres' asciende a casi 2.700 millones de personas, lo que representa al 37% de la población mundial, aunque es importante señalar que más de la mitad de este número vive en un solo país: China. La cantidad de países no libres se mantuvo igual que en 2016", precisa Freedom House.

Entre los cambios que se produjeron de 2016 a 2017 en este ranking mundial se encuentra el paso de Gambia y Uganda de países no libres a parcialmente libres y el paso de Timor-Leste de parcialmente libre a libre. Turquía y Zimbabwe cayeron de parcialmente libres a no libres.

Junto a Cuba en la lista de países no libres se encuentran naciones árabes, asiáticas y africanas principalmente, como Afganistán, Irak, Turquía, Angola, China, Rusia, Corea del Norte, Vietnam, Venezuela, entre otros.

A pesar del declive de la democracia en todo el mundo en 2017 y el continuo descenso de Venezuela hacia la dictadura y la crisis humanitaria, la región de las Américas mostró algunos signos de resistencia, según Freedom House.

Sobre América Latina, el informe de Freedom House señala que "bajo el nuevo presidente Lenín Moreno, Ecuador se alejó del régimen personalizado y frecuentemente represivo de su predecesor, Rafael Correa".

"Moreno ha aliviado la presión sobre los medios, ha promovido un mayor compromiso con la sociedad civil, ha propuesto el restablecimiento de los límites de mandato y ha apoyado los esfuerzos anticorrupción, incluido un caso contra su propio vicepresidente", detalla.

Asimismo, la organización destaca las mejoras en Argentina donde "bajo una nueva administración que asumió el cargo a fines de 2015, los argentinos se beneficiaron de una prensa más libre como parte de la recuperación del país de las tendencias autoritarias de la expresidenta Cristina Fernández de Kirchner".

"Sin embargo, las disminuciones superaron a las ganancias en la región en general en 2017", lamenta Freedom House.

Entre estos países que retrocedieron, Freedom House enumera a Honduras y Bolivia.

De este último explica: "El tribunal constitucional (que había sido elegido a través de un proceso altamente politizado) anuló los límites del mandato que hubieran impedido que el líder en funciones Evo Morales buscara la reelección. Los votantes habían rechazado el levantamiento de los límites de mandato en un referéndum de 2016, y los observadores internacionales calificaron el razonamiento de la corte como una distorsión de la ley de derechos humanos".

Asimismo, condena que "Nicaragua llevó a cabo elecciones municipales profundamente defectuosas que favorecieron al partido del presidente Daniel Ortega, y el Gobierno promulgó reformas judiciales que centralizaron aún más la autoridad del Estado y cambiaron el poder de los jurados a los jueces".

En el caso de México, Freedom House señala que fue revelada "una amplia vigilancia estatal dirigida a periodistas y activistas de la sociedad civil que amenazaron con denunciar la corrupción del Gobierno y otras irregularidades".

La democracia en el mundo sufre la peor crisis en décadas, acentuada por la "erosión" de sus estándares en Estados Unidos, precisa el informe, reporta EFE.

El año 2017 fue el duodécimo consecutivo en el que la libertad cayó a nivel global y en 71 países se deterioraron los derechos políticos y las libertades civiles, que solo mejoraron en 35 naciones.

"La democracia está bajo ataque y en retroceso alrededor del mundo, una crisis que se ha intensificado con la erosión a paso acelerado de los estándares democráticos estadounidenses", concluye el documento "Freedom in the World 2018", que analiza la situación de los derechos políticos y las libertades civiles en el planeta.

"La democracia afronta su crisis más seria en décadas", asegura Michael J. Abramowitz, presidente de Freedom House, una reconocida organización especializada en libertad y democracia con sede en Washington.

El texto considera que países que "una vez fueron prometedores" como "Turquía, Venezuela, Polonia y Túnez" están entre los que vieron caer sus estándares democráticos en 2017.

Además, añade, "la reciente apertura democrática en Birmania ha sido dañada permanentemente por una impactante campaña de limpieza étnica contra la minoría rohinyá".

Freedom House subraya también que China y Rusia "se han aprovechado de la retirada de las democracias líderes tanto para incrementar la represión interna como para exportar su influencia maligna a otros países".

Uno de los cambios más importantes en 2017, según el estudio, es "la retirada de Estados Unidos como defensor y ejemplo de la democracia".

La organización ya había detectado un "declive lento en derechos políticos y libertades civiles en Estados Unidos en los últimos siete años", pero esta tendencia "se aceleró en 2017".

Freedom House lo achaca a la "creciente evidencia de la injerencia rusa en las elecciones de 2016, las violaciones de estándares éticos básicos por parte de la nueva Administración (de Donald Trump) y una menor transparencia gubernamental".

"Aunque las instituciones de Estados Unidos como la prensa y la Justicia se han mantenido resistentes frente a los ataques sin precedentes del presidente Trump, estos ataques podrían debilitarlas con serias implicaciones para la salud de la democracia de Estados Unidos y el lugar de Estados Unidos en el mundo", sostiene.

Agrega que, "mientras tanto, la abdicación del tradicional rol de Estados Unidos como el defensor líder de la democracia es motivo de profunda preocupación y tiene consecuencias potenciales en la lucha en marcha contra los autoritarios modernos y sus perniciosas ideas".

En años anteriores, el declive de la libertad se concentró sobre todo en las autocracias y dictaduras, que pasaron "de mal a peor", pero en 2016 fueron las democracias sólidas las que registraron los retrocesos más significativos.

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.