Martes, 23 de Enero de 2018
20:40 CET.
Resumen 2017

El año del turismo

Archivado en

El turismo representa la segunda fuente de ingresos del país detrás de la venta de servicios profesionales al exterior, lo que supone una contribución del 10% al PIB y la creación de medio millón de empleos. No obstante, el 2017 ha sido un año que ha puesto a dura prueba la robustez del sector en la Isla.

Dos factores han sido determinantes en ello: el giro de la política hacia Cuba iniciado por la Administración Trump y los estragos causados por el huracán Irma.

Respecto a la nueva línea política de Washington hacia La Habana, los principales cambios incluyen el fomento de las transacciones económicas con el sector privado y no con el conglomerado de empresas mediante el cual los militares cubanos controlan la mayor parte del turismo en la Isla. A lo que habría que agregar el aumento de las restricciones para los viajes turísticos.

En este sentido, los viajes para fines educativos no académicos han sido limitados a viajes en grupo. Además, se les ha puesto coto a los viajes individuales a la Isla que entraban en la categoría "pueblo a pueblo", promovidos por la Administración Obama. No obstante, la Asociación Estadounidense de Turoperadores de Cuba (ATOC) consideró en noviembre que las medidas del Departamento de Tesoro no inhibían la mayoría de las opciones legales de viaje entonces disponibles para los estadounidenses que desearan visitar Cuba.

El paso de Irma a principios de septiembre fue devastador, azotando a 13 de las 15 provincias del país y dejando una decena de muertos. Según datos de la Oficina Nacional de Estadísticas (ONEI) publicados a finales de septiembre, Irma dejó daños en al menos 158.554 viviendas. Además, afectó unas 400.000 hectáreas de cañas, 95.000 hectáreas de cultivo y 466 granjas avícolas. A lo cual habría que añadir los destrozos en la ya deteriorada infraestructura del país (energética, vial e industrial).

Naturalmente, esto provocó un descenso inmediato del flujo de turistas: en septiembre se redujo un 50% la llegada de visitantes a la Isla.

Por si fuera poco, la compañía estatal Seguros Internacionales de Cuba (ESICUBA) deberá cubrir pérdidas por valor de unos 200 millones de dólares. Un monto que representa la mayor cifra a la que ha hecho frente la aseguradora desde su creación, hace 55 años.

Sorprendente resiliencia

Aún así, las autoridades han confiado en que se cumplirá la proyección de recibir 4.700.000 visitantes para este año. Lo cual significaría un incremento de 200.000 visitantes respecto al año anterior.

¿Cómo se explica semejante progresión?

Varios elementos entran aquí en juego. El primero, sin dudas, es la rápida reacción del Gobierno, que no ha dudado en destinar una porción significativa de sus recursos, en detrimento de la ayuda a la población afectada, para priorizar la reparación de las instalaciones turísticas.

Hay que tomar también en consideración la fidelidad del turismo canadiense, que sigue aportando alrededor de un millón de visitantes al año. Es decir, más del 20% de la afluencia turística.

A esto vienen a sumarse el incremento de turistas procedentes de EEUU y de Rusia. En los 11 primeros meses de 2017, la Isla recibió, según cifras oficiales, 965.676 visitantes de EEUU (de los cuales 386.388 son cubanos residentes en territorio estadounidense). Una cifra que representa un 189,7% de crecimiento.

Por su parte, el turismo ruso ha crecido aproximadamente un 40% este año, rozando los 100.000 vacacionistas.

Se espera, además, que para el cierre del año hayan viajado a Cuba en cruceros más de 380.000 turistas. Rubro que ha experimentado un auge en los últimos años en la Isla, y en particular desde que el 1 de mayo de 2016 partiera el primer crucero de EEUU a Cuba en más de cinco décadas.

Perspectivas

Ahora bien, queda por ver cuáles serán los ingresos netos que aportará el turismo este año a la Isla. Es de prever que los gastos en la reparación de la infraestructura turística o en la importación suplementaria de insumos, incidan en una merma de los beneficios.

Sobre todo si se toma en consideración que la constancia en el flujo de turistas no ha impulsado un crecimiento económico notable. Un informe de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), divulgado a principios de diciembre, señala que el crecimiento de la economía cubana sería del 0,5%, inferior al 2% previsto inicialmente por las autoridades de la Isla.

En cierta medida, el ministro de Economía cubano, Ricardo Cabrisas, ha confirmado este estancamiento al hablar hace poco de "discretos avances" para este año. Cabrisas sostuvo que el año que termina fue "tenso y complejo", en referencia al recrudecimiento de la crisis interna de Venezuela, la subida de los precios del petróleo y los daños causados por el huracán Irma, además de la sequía que atraviesa el país, la más intensa de los últimos 110 años.

Es probable que semejante contexto depare mayores aprietos económicos en los próximos meses. No en balde, el Gobierno cubano, a través de la directora general para EEUU del Ministerio de Relaciones Exteriores, Josefina Vidal, se quejó recientemente de que "los primeros efectos adversos" del cambio de política de EEUU hacia La Habana "ya se hacen sentir".

Si bien el mantenimiento a flote del turismo es una muestra de su potencial para el desarrollo del país, es evidente que por sí solo no basta para compensar las deficiencias estructurales de la economía cubana. El crecimiento del turismo depende del crecimiento del resto de la economía del país. Y más allá de las cifras que puedan alcanzarse, este año ha demostrado, a raíz del huracán Irma, cómo el turismo controlado por el Ejército vive a expensas de las necesidades elementales de la población.

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.

Comentarios [ 0 ]

Importante: Cualquier utilización del sitio significa conformidad con los términos y condiciones de uso.