Jueves, 22 de Febrero de 2018
12:40 CET.
SOCIEDAD

La masonería cumple 158 años en Cuba con 27.200 masones

Con un papel crucial en las luchas independentistas de Cuba y la filiación de sus grandes próceres, la masonería sobrevive en la Isla en pleno siglo XXI con el reto de atraer nuevas generaciones y renovar la misión de esa institución fraternal secreta, que ha cumplido 158 años de historia en el país.

En la actualidad, hay en Cuba alrededor de 27.200 masones repartidos en 320 logias:  todos los municipios tienen al menos una de ellas, con lo que "la masonería está presente en cada rincón del país", indicó a EFE el diputado gran maestro de la Gran Logia de Cuba, Ernesto Zamora.

La cifra refleja una paulatina recuperación pero con altibajos: de los 34.600 masones que había en Cuba antes de la Revolución, en los años posteriores quedaron solo 13.200, ya que muchos huyeron del país por temor a ser perseguidos por pertenecer a esa sociedad secreta que escondía poderío económico.

No obstante, en la actualidad, Zamora (candidato a Gran Maestro de la Gran Logia de Cuba para el próximo año) asegura que existe una relación "cordial y respetuosa" entre la institución masónica y los órganos del Estado, a través de la Oficina de Asuntos Religiosos del Partido Comunista de Cuba.

Zamora defiende que la misión fundamental de la masonería es "disipar la ignorancia, combatir el vicio e inspirar el amor por la humanidad", valores que no colisionan con la política, porque la institución tiene por norma no inmiscuirse en esos asuntos y "respetar al Gobierno y el sistema en el que se encuentran".

Sin embargo hace siglo y medio, cuando la masonería llegó a Cuba, las logias eran más que instituciones filantrópicas y fraternales: fueron foros políticos que difundieron el tríptico de "libertad, igualdad y fraternidad" de la Revolución Francesa e impulsaron una acción política en ese sentido.

"Si persiguen la masonería, están persiguiendo la historia de Cuba", apuntó Zamora, ya que los grandes próceres independentistas de la Isla como Carlos Manuel de Céspedes, Máximo Gómez o Antonio Maceo pertenecieron a la institución y fue en ella donde se forjaron como luchadores por la independencia de España.

Esas tres figuras históricas incluso añadían a su firma los tres puntos en forma de triángulo, que denotaba su afiliación masónica. No lo hizo así el "héroe nacional" José Martí, por lo que su condición de masón estuvo en entredicho durante décadas, hasta que se encontraron los documentos que lo probaban.

Martí se inició en la masonería durante su destierro en España, en el Madrid de 1871.

Hace apenas diez años, con el hallazgo de los archivos de la Logia Fernandina de Jagua, en Cienfuegos, apareció el expediente que reconocía a Martí el grado de "maestro masón" junto con su firma, corroborada por el análisis grafológico.

Tras ese descubrimiento, los masones cubanos declararon a Martí "ilustre y meritísimo miembro de la orden masónica en Cuba" y zanjaron esa cuenta pendiente de la historia.

"La masonería ha estado presente en todos los eventos culturales y políticos del país como la lucha por nuestra independencia, y todas las figuras relevantes de nuestra historia han sido masones", subrayó José Ramón Viñas, soberano gran comendador del Supremo Consejo del Grado 33 en Cuba.

Viñas, que dirige desde hace tres años en el país todos los grados masones desde el 4 hasta el 33 (el más alto rango), admite que pese a su importante papel en los avatares de Cuba, el triunfo de la Revolución fue recibido con "frialdad" por parte de las logias, que temieron perder su influencia.

"El nuevo sistema también acogió con frialdad a los masones, ya que muchas revoluciones en el mundo se han fraguado en el seno de la masonería", explicó Viñas.

Fueron los ingleses, que ocuparon La Habana durante once meses en 1762 quienes introdujeron "la semilla masónica" en la Isla, al venir con ellos una logia militar, El Templo de las Virtudes Teologales.

"Con ellos vino una corriente de librepensamiento que despertó los anhelos de libertad de muchos cubanos", contó Ramón Viñas, presidente de la Academia Cubana de Altos Estudios Masónicos.

Luego, los colonos franceses llegados desde Haití a finales del siglo XVIII fundaron las primeras logias en territorio cubano, que fueron las precursoras de las primeras conspiraciones contra la Corona de España.

El pasado 5 de diciembre la masonería cumplió 158 años en Cuba y en pleno siglo XXI ha encauzado su misión hacia obras sociales, como el asilo de ancianos masónico de Llansó, en la capital cubana.

Los masones tuvieron que sobrevivir una tormenta que los estigmatizó tras la llegada al poder de Fidel Castro en 1959 y hasta 1990.

En una reciente entrevista con la agencia AFP, Juan Antonio Vélez, de 90 años y con 55 en la masonería, recordó que ser masón en los años 60, en un Estado que Fidel Castro definió como ateo, "era pecado".

En abril de 1961 Castro se declaró socialista, nacionalizó la enseñanza y promulgó una reforma urbana, cortando las fuentes de financiamiento de los masones y las iglesias.

Ser creyente, masón, no era un delito, pero sí un estigma que limitaba el acceso a puestos del Estado, el empleador del 90% de los cubanos.

"Muchos hermanos tuvieron que dejar la masonería, se les aflojaron las patas, porque si estabas en la masonería no podías trabajar", contó Vélez a la AFP.

Gran Logia masónica de la Florida rompe relaciones con la de Cuba

Archivado en

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.

Comentarios [ 2 ]

Imagen de Anónimo

Como fraternidad conspirando por la libertad de la Isla sí es de creer. Pero Martí no se adscribiría nunca a una secta esotérica, ni siquiera a una denominación eclesiástica. Tomaba para su universo espiritual lo más valioso a su intuición.

Imagen de Anónimo

Lo de Martí hay que ponerlo en duda: el Apóstol no era amigo de los encasillamientos. Y debía entonces como ahora estar plagada la masonería de chivatos.