Martes, 23 de Enero de 2018
18:49 CET.
Sociedad

Trajinadores y trajines: 'bullying' a la cubana

Es una verdadera epidemia en EEUU: varias mujeres están demandando por acoso, intimidación y todos los sinónimos que la palabra bullying tiene en inglés, a hombres de todas las profesiones y rango social. Es una ola que parece imparable, y ya moja hasta las sabanas de la Casa Blanca. Con razón o sin ella, con evidencias o con solo palabras, más allá de las denuncias, se han puesto a discusión los límites legales y éticos del poder humano.

Como escribiera Elías Canetti, hay una sutil diferencia entre fuerza y poder; en el juego del gato y el ratón, cuando el primero caza, muestra fuerza; cuando juega a su antojo con el roedor sin comérselo, enseña todo su poder; solo él decide hasta cuando vivirá el ratón.

Las sociedades occidentales de hoy son cada día más plurales, menos atávicas; van empoderándose todos los sectores raciales, sociales, y de género, tradicional e intencionalmente excluidos. Gracias a la inmediatez y la accesibilidad a la información, una suerte de "democracia del éter", los abusos, los acosos de cualquier tipo, pueden ser denunciados e incluso judicialmente procesados cuando antes solo tenían el silencio y la vergüenza interior como refugio.

En Cuba el llamado bullying en su versión escolar es conocido como trajín. Trajinador y trajín forman una dupla de psicópata y neurótico que habita cualquier aula y grado de la enseñanza. Como depredador social, el trajinador busca y encuentra su trajinado, quien suele ser un chico o chica dependiente y necesitado de atención. La diferencia de cómo resolver el bullying y el trajinaje está en que en al primero se le dice al chico o al adulto que denuncie el caso ante una autoridad superior —maestro, abogado, policía—. A un trajinado insular se le pide que "resuelva" por sí mismo la situación.  

Esa matriz latina de solucionar el acoso a nivel horizontal y no vertical, viene desde la cuna; son los mismos padres quienes alientan la defensa propia. No es malo enseñarles a los hijos cómo y cuándo toca preservar la dignidad. Pero también es su tarea indicarles que hay una autoridad superior con el deber de reaccionar, juzgar y castigar el abuso. Que ese mecanismo falle, es otra discusión.

Aunque en la Isla como en cualquier otra parte del mundo, el bullying o acoso del jefe hacia la secretaria, del médico a la enfermera, del funcionario a la mecanógrafa es frecuente, las soluciones son disímiles por la escasa difusión de los hechos y, aún más, por la propensión a disculpar casi siempre al acosador y culpar a la acosada o acosado.

Además, en la estructura social totalitaria, donde no existe separación de poderes, y como sociedad feudal el poder se ejerce de arriba hacia abajo, casi nunca en la horizontalidad institucional, el acoso es silenciado en algún eslabón de la cadena de mando.    

Por idiosincrasia latina o quizás por otra oscura razón, la sociedad cubana ha ido creando individuos que aceptan ciertos acosos e intimidaciones sociales y políticas; que ciertas reglas, impuestas "desde arriba" son ineludibles porque están hechas por "los que saben". Tras un largo y tenaz proceso de indefensión social aprendida, a veces nuestros compatriotas admiten acosos y abusos como si los merecieran o no tuvieran más remedio que tragárselos por su propia sobrevivencia.    

Es preocupante la actitud de tolerancia con el bullying social, cuyo paradigma es el llamado acto o mitin de repudio. Si participan niños, eso toma un cariz vomitivo. Hasta hace algunos años, humillar con palabrotas o golpear mujeres sí que era un acto repudiable. Pero el mensaje esta ingeniosamente invertido para los repudiantes: si los repudiados se sienten ofendidos, que se fajen si son hombres o "mujercitas"; que "resuelvan" por ellos mismos. No es el Estado quien debe frenar la ira del pueblo, que tan espontánea se manifiesta; son ellos, los "apátridas", los "gusanos", "lacayos del Imperio", quienes pretenden "trajinar a la Revolución".

Como en cualquier aula de este planeta, mientras los trajines hacen sus delicias con los trajinados, una masa informe y conforme observa y calla —y no pocas veces participa—. El trajinador suele lograr durante un buen tiempo, y con su desalmada conducta, aplacar todo intento de rescate de la dignidad ajena.

Pero a veces suceden cosas. Imponderables. Estrellas alineadas sin previsión; aquel chico a quien le rompían las libretas, quitaban la merienda y daban golpes por debajo del pupitre, vino con la cabeza mala. Delante de todos, tomó venganza por su cuenta. Y entonces los conformes silentes se unieron e hicieron pagar al trajinador, de una vez, por todos sus abusos. El trajinador, como cualquier otro psicópata, se pregunta cómo ha podido ser, si todo lo tenía bajo control, todos lo amaban. Olvida el detalle: Roma y Berlín acabaron así.    

El régimen envía niños a un acto de repudio contra las Damas de Blanco

El Gobierno movilizó a estudiantes en un acto de repudio este pasado jueves enfrente de la sede del grupo.

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.

Comentarios [ 9 ]

Imagen de Anónimo

----- Pero si es que el acoso se ha revertido en España,cualquier mujer te puede acusar de acoso sin demostrar pruebas,o acusarte después de veinte años de un supuesto acoso y vas a los tribunales y sin muchos elementos puedes ir a la cárcel,ya prácticamente no puedes ni mirar a una mujer,o enamorarla o tener sexo consentido con ella por que después te chantajea,lo mismo la pueden tomar con un maestro o con cura o un funcionario,todos estamos expuesto a ese mal y la credibilidad es a/la mujer nunca he visto que un hombre acuse a una mujer por difamación porque tendría la pelea peerdida

Imagen de Anónimo

Sería interesante investigar la vida escolar (y después laboral) de quienes se prestan para hacer mítines de repudio. Les aseguro que fueron trajinadores, complejistas y/o abusadores. También pueden ser ex-trajines que aceptaron lo que hoy se llama Bullying sin actuar. Por lo menos, fueron (son) personitas que aceptaron o no actuaron ante cualquier tipo de injusticia. Ignorantes. ¡Me la corto, vaya!

Imagen de Anónimo

    Verguenza ajena me dan porq mientras son trajinaos Raul Castro llama a Obama un hombre honesto Aclaro los trajinaos ven el veneficio no el daño q causan filosofia muy practicada en carceles con los tambucheros 

Imagen de Anónimo

No joroben todo esto tiene un transfondo político. Mas bien pareciera que los liberales comunistas de America está sacrificando los suyos para justices una demente y obsesiva con el presidente Trump. La verdad es que ningunas de las mujeres que acusan a Trump abrieron sus bocas hasta que este se hizo presidente y se enfrentó a la Hilary Clinto. Ahora todas las cautivándola de Hollywood que bastante sexo oral han hecho para llegar a donde están hoy lo aceptaron como regla de juego y como medio par Ali lograr sus ambicioso objetivos. Ahora después de tantos años? Que vayan a que le den por el trasero. Si hubiesen abierto la boca en el preciso instante qde los hechos habrían tenido mi respeto, pero no 25 años después. Estas guaricandillas millonario han hecho mucho sexo oral para hacer millones, que hoy no se quejen. Lo que sucede que la izquierda comunistas las están untilizando como trampolín. La pregunta es otra! Quien está detrás de todo esto y quien lo ha orquestado esta caseria de brujas! Esa la pregunta que ninguno de ustedes se hacen! 

Imagen de Anónimo

La tontería, sensibileria, estupidez  de la sociedad "moderna" inocula su propia autodestrucción, en el cuanto de lo masivo para decidir lo que ocurrirá  y el cuando es una realidad de las sociedades "civilizadas" , esta ahí y planta la semilla de su propia exclusión. El momento de ello es para los filósofos, si es que quieren entrar "al trapo" y perderse en los enrevesados caminos y vericuetos de la conducta humana, pero irremediablemente lo banal e irracional que ya tiene en desarrollo la sociedad actual en países con sistemas parlamentarios democráticos es evidente genera conductas nihilistas y frívolas en aquellas personas, colectivos o familias, que para evitar rotundidades, les lleva a su propio callejón sin salida y en algún momento caen por su propio peso,  los que no caen joden hasta el final, pero más allá del lamentable daño personal, sus conductas no trascienden ni aportan, son la parte de la sociedad que esta ahí con comportamientos execrables, se les ve , pasan pero no dejan una huella tangible en el desarrrollo personal y humano, pese al gran daño que hacen para su dinamismo. Para el tema que desgrana el autor, en el caso cubano, sociedad donde se imponen barreras artificiales para casi todo  y hermética para el cambio, es evidente que su camino en la búsqueda una sociedad razonable no cuenta con un aval convincente dado que el sistema de "gobierno" maneja los entresijos y al pueblo como marionetas, ellos junto a un nauseoso aparato represivo deciden y legislan, opinan y sancionan, otorgan y quitan al antojo no casual de una Tiranía. Nada del cambio o la oportunidad para el disenso útil tiene el régimen Tiránico de Cuba en voluntad para situar al país en un punto de confluencia donde la maquinaria social sea la que marque las pautas en cuanto a lo prohibido, rechazable o que deba ser moderado o sometido a un arbitrio diferente.Un régimen abierto en sus opciones y oportunidades, donde el castigo o la burla no sea la forma de sancionar el equivoco o la carencia aparente cuando se trata de conductas o actitudes por omisión, genera una tendencia en una parte de los actuantes que proyecta posibilidad para la inclusión con la rectificación  en como abordar hechos como el bullying.Un régimen cerrado decide imponiendo los contrastes que han de haber y su matiz es la condena y estigmatización de la persona y hace de ello una estrategia y diseño en su proyección dentro de la sociedad que ha maniatado en  la falta de recursos y carencia de opciones u oportunidades para abordar los problemas de la vida cotidiana, su fin o intención es restar, lastrar, coartar y dividir, también amputar y secuestrar la condición natural de una sociedad que es su dinamismo para los que desean dar ocasión de buscar confluencias y soluciones donde la humillación no sea la moneda de cambio. Tanta mezquindad y actitud cruel conduce a imponer sobrevivir sobre  los demás.

Imagen de Anónimo

Todo cubano debe hacer bully y hacer bully bienBullycenizas

Imagen de Anónimo

Todo este asunto de los derechos está muy bien, pero también en las sociedades occidentales se ha llegado a un extremo de sensiblería, infantilización y bobería que, en muchos casos, como bien dice el autor, es una epidemia paralizante, ya que una sola palabra puede ser (mal)interpretada y las acusaciones, aun siendo totalmente infundadas, siempre encontrarán una legión de abogados que han hecho de eso su modus vivendis. Y mientras más notoriedad tenga el personaje acusado, mucho mejor. Particularmente en los Estados Unidos, la cultura de "demandar", por cualquier cosa, lleva a casos, que si no fuera porque le joden la vida a cualquiera, darían risa. Es toda una industria. De ella viven los seguros más absurdos (debes protegerte de alguien que visite tu casa y resbale en el salón, aun siendo amigo tuyo de toda la vida) y da cobijo a muchas actitudes miserables (gente que te demanda porque un gesto que hiciste le ofendió y a veces no sabe precisar cuál gesto fue, pero te demanda).En cuanto al famoso "bullying", la propia insistencia hace que muchos niños tomen cualquier cosa por acoso y sus padres también, y peor aún, los hace más indefensos y vulnerables al mismo. Nadie puede negar que no hay nada que atraiga más a un acosador que la debilidad percibida y manifiesta del acosado, y no hay nada más eficaz para parar en seco a un acosador que plantarle cara y hacerle sentir dolor para que se vaya a acosar a otra parte. Pero si la propoganda buenista dice que en vez de enfrentarle debes quejarte a papi y mami y papi y mami deben demandar, pues el resultado es lo que tenemos hoy. Sociedades que de tan "libres, plurales, menos atávicas y empoderadas" viven paralizadas, entre algodones, escribiendo leyes cada vez más complicadas y tontas, como esa en la que se lleva a juzgado la custodia !!de una mascota!!(https://elpais.com/economia/2017/12/12/mis_derechos/1513074922_591231.html). En fin.

Imagen de Anónimo

. METAMORFOSIS..., en algún momento este hecho Biológico deberá prender en una Cuba diferente cuando se intente modificar conductas y hábitos generados en una idiosincrasia que marca diferencias en el ahora, ayer y el mañana que todos queremos en una Cuba Democrática. Las Instituciones a las que aspiramos en un país moderno y con sistema de garantías en sus leyes debe mostrar credibilidad en la capacidad para interactuar con el pueblo y transmitirle la conveniencia que hay otra forma de conducirse y de relacionarse las personas para que la sociedad no se empantane en malas costumbres y automatismos irracionales que sólo denigran la otra cara amable de nuestra sociedad, la que la hace ser versátil y capaz en muchos ámbitos. Hasta el presente el Estado a jugado,  como muy bien lo sabe hacer, con políticas ruines, hostiles y defenestrantes, trasladando conceptos y actitudes prefabricadas, manipuladas al gran público cuando se ha querido, desde muchas aristas,  influir en la politica y administración / gestión nacional que es ajeno a la transparencia de la Dictadura actual. La Idiosincrasia del cubano ha sido pervertida en hechos arbitrarios donde el estado utiliza la mala educación para fomentar falta de valores distantes de todo lo que incentiva la dignidad y respeto en nuestra sociedad. El concepto de la "Chusma" no es estéril, significa propiciar actitudes que buscan un respaldo en la forma de gobernar y dilatar los cambios que eviten que se hagan crónicas la evidente decadencia del estado que pretende hacer perpetua en la sociedad su saña enfermiza de enfrentar a los cubanos por motivos ideológicos lo cual impide que la sociedad se autorecicle y relegue actitudes humillantes al basurero de esas políticas hostiles. Para mejorar,  Cuba ineludiblemente tiene que empezar por democratizarse, solo así podrán comenzar a sanarse demasiadas heridas y vicios latentes en el entramado social. Es el Único camino posible. 

Imagen de Plutarco Cuero

Palo aunque sea Cenizas .... Leche  para los niños ...