Sábado, 16 de Diciembre de 2017
07:08 CET.
LITERATURA

Jorge Edwards sobre su 'Persona non grata': 'Me persigue como una sombra'

El escritor chileno Jorge Edwards, quien clausura este domingo la Feria del Libro de Miami, asegura que la novela Persona non grata, que escribió en 1971 tras ser expulsado de Cuba, lo persigue como una "sombra" aunque no aspira a regresar a la Isla, reporta EFE.

"Me ha hecho mucho daño en el sentido literario, porque yo he escrito muchos otros libros y durante años he sido el autor de uno solo", lamenta Edwards en una entrevista con la agencia española en Miami y acabado de llegar de Madrid, España, donde pasa largas temporadas.

"La gente se me ha acercado siempre diciendo: 'Leí tu libro'. Y yo les preguntaba: '¿Cuál?'. Pero hace más o menos ocho años empezaron a leerse otras cosas mías", aclara Edwards.

En ese sentido, el lúcido autor de 86 años señala a modo de ejemplo sus obras El origen del mundo, El inútil de la familia y su más reciente novela, La última hermana, "que ya va por su segunda edición y se va vendiendo aun siendo un libro caro", dice.

Precisamente, en la última jornada de la trigésimo cuarta edición de la cita literaria de Miami Edward presenta esta ficción, editada por Acantilado, así como el libro de ensayos y crónicas Prosas infiltradas (Reino de Cordelia, 2017).

La última hermana, que narra la vida en París de una parienta lejana del autor a la que él nunca conoció pero sí investigó, fue escrita durante cuatros años, los mismos en los que Edwards se desempeñó como embajador chileno en Francia, entre 2010 y 2014.

"Tiene que ver mucho con Chile, con Francia, con la guerra y con los nazis", resume el literato sobre esta publicación que narra la historia de María, "una mujer de origen chileno sofisticada, alegre y superficial", que asiste atónita a la ocupación alemana de París y salva de la muerte a decenas de niños, hijos de judíos que eran llevados a campos de concentración.

Inspirada en una historia real, María era enfermera, el libro lo escribió en unas jornadas muy mañaneras y grises de París, "entre 6:00 y 9:00 de la mañana", que Edwards aprovechaba al máximo para luego ejercer como embajador.

Prosas infiltradas contiene ensayos y crónicas de distintas épocas, producto de una selección hecha por el propio escritor, algunas de las cuales fueron publicadas en revistas y diarios, pero no en un libro.

"El editor puso a Fidel en la portada. Le dije: 'Este no es un libro sobre Fidel Castro y esta tapa engaña'. Casi me peleé con mi editor, que es mi amigo", explica Edwards.

"Aquí hay 22 ensayos y de ellos hay uno sobre Fidel y otro después de la muerte de Fidel. El balance no corresponde y la tapa desorienta", agrega.

"Escribí una especie de balance del personaje, pero en este libro hay ensayos sobre Freud, sobre el Quijote, sobre Machado de Assis, que fue un escritor brasileño que me gusta mucho y sobre muchos otros", desgrana.

"Lo que pasa es que Fidel vende, tanto que hasta después de muerto el hombre sigue molestando", suelta de pronto.

Edwards relata que cuando murió Castro, a quien había conocido en persona y con quien incluso discutió, quedó impresionado.

"Se trataba de un personaje de la vida de mi generación, para bien y para mal", admite.

Este sobreviviente de la intelectualidad latinoamericana de la década de 1970 criticó a la entonces "intocable" revolución cubana, mientras ejerció de encargado de negocios en la embajada de Chile en la Isla.

"No es que yo sea valiente. Es que soy consciente. No pienso demasiado, primero escribo, me dejo llevar por la escritura, y, claro, los libros se escriben para publicarlos, y ahí es donde vienen los palos", reconoce.

"Yo creo que la historia me absuelve a mí y no a Fidel Castro", agrega con una sonrisa.

Asegura que ya está "muy mayor para regresar a Cuba" y que comprobar si continúa siendo una persona "non grata" en la Isla no es algo que le quite el sueño.

"Cuando estaba vivo Fidel no quise ir, porque en el fondo era como hacerle un homenaje; era decir que uno ya se había rendido en esa especie de conflicto. Él era muy tramposo y yo le tenía más miedo a la foto que al palo. Por eso no fui", explica.

Su próxima novela, ya escrita con el título de Oh, Maligna, pero "reposando" a la espera de una revisión final, rescata pasajes inéditos de la vida de su compatriota, colega y amigo Pablo Neruda.

"No aparece el Neruda que todo el mundo conoce. No es el Neruda comunista, sino uno joven anarquista, extremadamente liberal y que va enviado como cónsul del Gobierno chileno al Extremo Oriente, a Birmania", donde se enamora de Josie Bliss, una birmana que aparece en su poesía, explica.

"Reconstruí esa historia real como una ficción. Hice episodios de la vida posterior de Neruda que se relacionan con eso, con su recuerdo del oriente, con la poesía surrealista que hacía entonces", revela Edwards sobre esta obra, escrita "fuera de la diplomacia" y en una casa de campo en Santander, España.

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.

Comentarios [ 1 ]

Imagen de Anónimo

Querido escritor, ser catalogado persona non grata en Cuba equivale a un título de doctor honoris causa, sienta orgullo de que lo recuerden por ello, la dictadura apesta, Fidel apesta, ust d está aquí hoy, entre los vivos, el debajo de una absurda piedra.

Importante: Cualquier utilización del sitio significa conformidad con los términos y condiciones de uso.