Martes, 21 de Noviembre de 2017
01:46 CET.
Economía

Inversión y reglas de juego

El Gobierno cubano convoca a empresarios capitalistas de todo el mundo para que establezcan negocios en Cuba, pero... ¿qué garantías se ofrecen a estos señores de que sus propiedades no serán confiscadas alegando cualquier excusa, o de que su capital crecerá sin otra limitación que su propia capacidad de generar riquezas?

Por si las moscas, los inversores extranjeros prefieren lugares más propicios para arriesgar su capital, donde las leyes e instituciones no prohíban la acumulación de propiedades, sino que las estimulen.

Supongamos por un momento que el mercado de inversiones, o cualquier otro, es un partido de fútbol donde los inversores son los jugadores, las leyes comerciales y económicas equivalen al reglamento de este deporte y por supuesto, tendremos árbitros encargados de que el partido se celebre respetando las reglas establecidas. A nadie se le ocurriría que en medio del juego las reglas admitidas por todos fueran cambiadas para favorecer a uno de los contendientes. Tampoco el árbitro participaría en patear balones o atajarlos. En realidad, los partidos más deslucidos son aquellos en que el árbitro roba el papel protagónico a los futbolistas, pitando faltas inexistentes, anulando goles ysacando tarjetas a diestra y siniestra.

A eso se arriesga la función del Estado cubano en su afán controlador, alegando la defensa de los intereses del país. ¿Cuáles son en realidad los intereses de una nación? El primer interés de una nación es el bienestar de sus habitantes, y esta asignatura el Estado cubano no acaba de aprobarla.

Quizás todo sea culpa de una sobrevaloración de la capacidad de los propios gobernantes, que se creyeron inteligentes, abnegados y honestos a carta cabal, un equipo de superestrellas imbuidos de las mejores tácticas y estrategias y el mejor conocimiento de lo que necesitan, piensan y desean los ciudadanos, no importa que sean 11 millones.

Al parecer, los dirigentes confundieron el rol que les está asignado y de simples árbitros y servidores se convirtieron en protagonistas con capacidad de decidir qué, cómo y cuánto se produce o consume. Ha sido tanto su amor por los pobres que los han multiplicado, ser rico es malo, estar en la miseria es la mayor de las virtudes, y así vemos cómo Cuba se ha convertido, no sin esfuerzo hay que reconocerlo, en el mejor país del mundo gracias a que se han seguido las ideas y el ejemplo del "Che" Guevara.

Las ideas comunistas, ya no se puede ocultar, fracasaron. La utopía del hombre nuevo se convirtió en la realidad de decenas de miles emigrando cada año (la mayor preocupación de los cubanos es que Trump suspenda el otorgamiento de visas), mientras unos pocos y aguerridos hipócritas se reúnen en Sochi para cantar alabanzas a una ideología fallecida y enterrada hace rato.

¿Y todo esto a qué se debe? Pues nada más y nada menos que al empecinamiento del Estado en ser juez y parte, productor y distribuidor, dueño y mendigo, exitoso reproductor de las miserias humanas, el hambre, la envidia, la corrupción, el odio y la ignorancia.

¿A qué inversor honesto se le ocurriría asentarse en un país donde los nacionales son expoliados sin misericordia y carecen del derecho elemental a rebelarse contra la opresión? Solo la lacra del capitalismo mundial puede tener interés en invertir en Cuba.

El general presidente Raúl Castro debe mostrarse más decidido y acometer sin demora los cambios que su país necesita. No es cantándole a los héroes y mártires que vamos a escapar de la pobreza, ni remendando un sistema disfuncional como el marxismo. Para empezar, debería volverse a nuestra historia, a nuestras tradiciones democráticas que su hermano alabara en el juicio seguido en su contra por el asalto al cuartel Moncada.

En ese entonces, Cuba era un país que luchaba por deshacerse de una dictadura y continuar desarrollándose como nación independiente y desarrollada. En estos momentos es un ripio dejado atrás por la desaparecida Unión Soviética, navegando sin brújula y se podría decir que hasta sin timonel. La libertad individual de los cubanos, sin el yugo impuesto por la ideología comunista, permitiría a los gobernantes irse a descansar sabiendo que el país queda en buenas manos, las manos de ciudadanos libres y responsables que no necesitan tutores nacionales ni extranjeros. Entonces vendrían las inversiones.

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.

Comentarios [ 9 ]

Imagen de Anónimo

Los pueblos tienen lo que se merecen. En el 59 todos vitorearon a los barbudos apestosos entrando en la Habana. Luego apoyaron los juicios y paredones sumarios. Mas tarde callaron cuando el apestoso en jefe declaro el caracter "socialista" de la farsa. Desde entonces, salvo unos poquisimos, siguen callando y aplaudiendo por ya mas de 5 decadas 

Imagen de Anónimo

Xxx-A22/10--/17,10/Verdad que fue un. Vago,y pedigüeño y que vivía costa de los ignorantes que lograba engatuzar,verdad que compro una pistola cuarenta y cinco y quince balas a un traficante de armas de La Habana, eso fue cuando acosado por universitarios de La Universidad de La Habana la cogieron con el le decían guajjiro apestoso,porque no se bañaba y se metía medio pomo de vaselina en la cabeza, de verdad jedia a verraco montés,se fue a una playa de La Habana,se puso a llorar durante mucho rato y en esa rabieta salio dispuesto a vengarse,compró la famosa pistola, la cual se metía debajo de la camisa y a la mas mínima discusión "pelaba" por ella y un día mató en público a otro medio revoltoso,que no recuerdo ahora su nombre,a partir de ahí se le metió en la cabeza tomar el poder en Cuba acabar con todo lo que oliera a burguesía, bromas pesadas y jodederas universitarias y periodísticas,ahí tenemos los resultados de su capricho por acabar con todo aquello y su egocentrismo perpetuo que lo acompaño toda la vida-Xxx

Imagen de Plutarco Cuero

Usted llama al déspota de turno "general presidente" ... usted es parte del problema, la doble moral, el doble discurso ... el estomago de los infelices ... las excusas son miles ... 

Imagen de Anónimo

Como te envidian mi Cuba bella, somos el país con  más años gobernado por una sola mafia de ladrones y hemos demostrado una estabilidad en esto tremenda. Y te envidian porque hemos logrado ser estables, duraderos y fieles a nuestros intereses de tener a un gobierno mafioso como los Castros. Como te envidian mi bella isla. Goza mientras otros sufren por tener este mafioso y estable gobierno. El Corsario!

Imagen de Anónimo

Ay! Hildebrando en ese limbo que acabas de describir muy acertadamente llevamos casi 60 años y la única solución es sacar a esa familia mafiosa del poder que al parecer ha echado raices,y eso es lo último que se le ocurriria hacer a la mayoria de los cubanos de adentro,no porque sea lo primero que desean hacer sino al ver lo que le ocurre a los pocos valerosos que se deciden a intertarlo.En cuanto al mundo exterior,les vale ver esa realidad,siguen el instinto enfermizo de visitar,tantear invertir,y llevarse bien con ese grupo de rufianes que se han adueñado de Cuba.

Imagen de Zoyla Bárbara Pérez Sosa

Me gustó el texto, estoy de acuerdo!!! 

Imagen de Anónimo

Si con todo lo que era Cuba en 1959 se hubiera administrado correctamente y en base a ello se siguiera desarrollando e invirtiendo en nuevas tecnologías.Cuba hoy fuera mas desarrollada que Korea del Sur Hon Kon y todos los países asiáticos que hoy son economías poderosas.Tenían todo ,todo en sus manos,desde una potente y envidiable industria azucarera,desarrollo de los medios de comunicación,radio,tv y telefonía,pasando por prácticamente toda la industria de vienes de consumo desde la industria textil,comestica, alimenticia,así como los medios y vías de transporte que funcionaban como un reloj,hasta la cementera que producía para consumo interno y se exportaba a Mismo y otros estados norteamericanos,una potente ganadería nacional donde había mas cabezas de ganado vacuno que habitantes,el sistema de salid no era ni mucho menos tan catastrófico como hoy quieren pintarnolo,incluso la educación no era como nos la pintan,¿habia analfabetismo ? Pues si,pero si vamos por edades ese censos recogía a emigrantes haitianos,españoles y otras minorías que que carecían de nivel educativo cuando llegaron a Cuba de cubanos mayores de sesenta y cinco años que que provenían del siglo XIX desde esclavos hasta personas que por las guerras de independencia o por lo aislado que vivían no pudieron tener acceso a la educacion,si claro,si esos detalles se hubieran corregido el país hubiera restañado todos los vacíos que existían.¿Pero qué paso? Empecemos por F.C.que era un vago profesional que nunca trabajó y vivía de lo que su padre le daba y de "picadas" que le daba a los amigos para que le pagaran un café o un café con leche( si porque el con 25 años tomaba leche todos los días y no hasta los siete años que reglamentó después de hacerse con el poder)..Ese fue el gran problema de Cuba que calló en manos de un vago profesional,un parásito consitunario y un mafioso pistolero,que dedico con una pistola cuarenta y cinco,al chantaje,la amenaza la extorsión, y como no,a meterle dos tiros en la cabeza a quien se reía de él o le iba a la contraria,imposible que un vago descarado que no sabía ni administrarse él mismo,pudiera lleva al país a buen puerto económico,moral,social e impulsar el desarrollo que no fuera el robo y la corrupcion y la destrucción///el bobo alipio*+

Imagen de Sr

Entiendo que todo pais necesita inversiones extranjeras para levantar y ampliar su economia. Pero igual necesita que los nacionales hagan y desarrollen sus proyectos socio-economicos, para ayudar al pais y para ayudarse ellos mismos. Los castros nunca aprendieron economia, ni socialista( que nunca sirvio) ni capitalista que hoy por hoy es la unica que da desarrollo.

Imagen de Anónimo

El estado cubano fue siempre la despensa privada de la famiglia castro quienes no solo usurparon riquezas a su antojo y sin que nadie dijera ji, protegidos por su piramidal camorra de arrastrapanzas habituales, quienes en nombre de un ideal maldito e imaginario se arrogan el derecho de regañar al pueblo - y no viceversa - estableciendole lo que tiene que saber, comer, creer, vestir, leer, ver, escuchar, preguntar, pedir, callar, exigir, aguantar, aspirar, soñar, pagar, sacrificar, perder y tragar.