Lunes, 20 de Noviembre de 2017
17:39 CET.
SUBASTAS

Más de 11.900 dólares por un cabo de tabaco cubano de Churchill

Un comprador anónimo pagó 9.000 libras esterlinas (unos 11.950 dólares) por un tabaco cubano a medio fumar que perteneció al primer ministro británico Winston Churchill, informó ABC.

Se trata de un ejemplar de unos diez centímetros que el histórico mandatario se fumó en el aeropuerto Le Bourget de París en mayo de 1947, tras ser galardonado con el más alto honor militar de Francia, la Medaille Militaire.

Según cuenta el diario español, el tabaco fue sacado de un cenicero por el cabo de la Royal Air Force (la aviación británica), William Alan Turner, cuya tripulación transportó a Churchill y a su esposa de regreso a Londres tras esta visita al país vecino.

La etiqueta en ejemplar incluía el nombre del primer ministro británico y el artículo estaba acompañado con una foto firmada que mostraba al propio Churchill con él en la mano. En la parte posterior de la foto, Turner escribió: "Una fotografía que tomé a las puertas del York MW101 (avión de las fuerzas armadas británicas), en el aeropuerto de Le Bourget, París, el 11 de mayo de 1947, justo antes de que voláramos de vuelta a Northolt".

El texto continuaba: "Churchill está rodeado de exmilitares franceses con los que había estado conversando", y finalizaba: "Clavó su cigarro en un cenicero cuando subió a bordo y tomé los restos".

No es la primera vez que uno de los tabacos cubanos que tradicionalmente fumaba Churchill tiene tal éxito en una subasta de este tipo.

ABC recuerda que en 2010 otro se vendió por unos 3.540 dólares. Este databa de 1963, cuando se lo dio a un comensal en el Hotel París en Monte Carlo. En 2015, la cifra de otra subasta no llegó a esos 3.540 dólares, pero a punto estuvo. Otro tabaco cubano llegó a venderse online por 2.650 dólares después de estar a la venta varias horas.

En 2015 se celebró el aniversario 50 de la muerte del gran estadista inglés, considerado un icono en Reino Unido y que fue nombrado como el "más grande de los británicos".

Un comprador anónimo paga 11.950 dólares por el cabo de un tabaco cubano que se fumó Churchill

Lo rescató de un cenicero un cabo de la RAF que transportaba a Churchill de Paris a Londres en 1947

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.

Comentarios [ 5 ]

Imagen de Zoyla Bárbara Pérez Sosa

Padre Ignacio, jajajá, es posible que la rata de Dalia venda los cabos del cobarde en ceniza. Pero sería bueno que esa rata de Dalia se compré un champú regularcito porque tiene ese pelo lleno de puntas abiertas y reseco!!! Caramba, mi perra tiene mejor pelo que esa Dalia!!!!

Imagen de padre Ignacio

Ahorita Dalia empieza a vender mochos de tabaco de Cara de Coco.

Imagen de Anónimo

Un cabo de la Royal Force guardó ese cabo y la venta a llevó a cabo, que debe tener tremenda peste cabo 

Imagen de Anónimo

21.41 aquí se habla de Churchill, no de ese señor al que te refieres; por favor, tanta seguidilla con el mismo tema puede ser amor reprimido 

Imagen de Anónimo

Ahora La Costra Castrense (dicen que su Líder no se bañaba y abundaban sus tábacos de churre por su cuerpo invicto de glorias militares) se apurará a sacarle provecho a estas pingües subastas. Cualquier de esos seguidores incondicionales atestiguarán que uno lo dejó en la manigua cuando iba a usar el fusil de mirilla telescopica, el que dejó después de una opípara comida, se sabe que fue un plebeyo Moya, antes de pederse por las calles de Santiago al glorioso combate de El Moncada o el último tábaco que dejó de fumar y ahora también como está de moda recordar al otro, por no sé que cumpleaños que por tanto daño que propagó por el mundo, aparecerá otro cabo incrustado de esa baba asesina cuando era testigo presencial en la Cabaña, se sabe que le gustaba mezclar sus macabras elucubraciones a la hora del disparo mortal, a los que mandaba al paredón.