Martes, 24 de Octubre de 2017
09:25 CEST.
Opinión

Un polo de reliquias para Fidel Castro

La contigüidad de la sepultura de Fidel Castro al mausoleo de José Martí en el cementerio santiaguero de Santa Ifigenia era ya una representación de La historia me absolverá y el reparto de las autorías intelectual y factual que el primero estableciera para justificar su ataque al cuartel Moncada.

Ahora, el acercamiento de los restos de Carlos Manuel de Céspedes y de Mariana Grajales a la sepultura de Castro es la puesta en escena del discurso "Cien años de lucha", que intentó configurar una sola revolución, iniciada por el Padre de la Patria en 1868, triunfante en 1959 y vibrante en 1968.

Al lugar de adoración del comandante en jefe han venido a sumarse representantes de cada una de las guerras de liberación. (Dado el escándalo que habría sido acarrear desde El Cacahual los restos del lugarteniente general Antonio Maceo, debió optarse por su representación materna, Mariana Grajales).

La explicación oficial de estos cambios habla de facilitarle el tránsito a turistas y visitantes, de construir un mejor circuito turístico dentro del cementerio santiaguero. Se avecina el primer aniversario del fallecimiento de Fidel Castro y acaban de celebrar el cincuentenario de la muerte de Ernesto "Che" Guevara. La creación de un polo de reliquias permitiría a Santa Ifigenia competir en visitas con el mausoleo de Santa Clara.

En vida, Fidel Castro fue proclive a esta clase de operaciones simbólicas. Durante las protestas de 1947 contra el presidente Ramón Grau San Martín, llevó la campana de La Demajagua, aquella que Céspedes tocara a rebato, desde Manzanillo hasta la Colina Universitaria. Cuatro años después, promovió el traslado del cadáver de Eduardo Chibás al recinto universitario, lo cual le permitió ganar presencia y visibilidad en la guardia de honor. Y luego, dispuesta la partida hacia el Cementerio de Colón, pidió cargar con el cadáver rumbo al Palacio Presidencial con el objetivo de derrocar a Carlos Prío Socarrás.

Una escena del documental Looking for Fidel (2005), el segundo que le dedicara Oliver Stone, muestra a un Fidel Castro preocupado por su tiempo póstumo. Menciona a Egipto, quizás por ser la gran cultura de los preparativos mortuorios, quizás porque la momificación leninista cabía entre sus alternativas, y avisa de que no le gustaría correr la suerte de aquellos faraones que terminaron tan lejos de sus tumbas, exhibidos como momias en los museos occidentales.

Se trata de un raro atisbo de lo que pensaba acerca de su destino póstumo. Fidel Castro descartaba para sí un destino de faraón fuera de la pirámide. La cremación, que ha sido la solución procurada a su caso y al de la mayor parte de sus oficiales y burócratas, esquiva exitosamente la profanación del cadáver. Llegada la hora en que se vengan los contrarios, estos no encontrarán esqueleto que violar. Las cenizas existen propiamente para ser dispersadas. Cremado el cadáver, la venganza contra él se hace polvo.

Asimismo, queda suprimida la eventualidad de que el cráneo o los huesos largos acaben sirviendo en algún rito religioso. En su libro Los brujos de Chávez. La magia como prolongación de la política, el periodista David Placer historia las violaciones de tumbas de presidentes venezolanos, con la única excepción de la mastodóntica sepultura de Rómulo Gallegos. Los trabajos de Palo Monte, impulsados en Venezuela por los servicios de inteligencia cubanos, tienen en alta estima los huesos de presidentes, en la convicción de que quienes ejercieron el poder político resultan, en la muerte, los mejores agentes para garantizarlo.

La nomenclatura castrista, imbuida como parece estar de estas creencias o por lo menos respetuosa de ellas, teme a la profanación de cadáveres y a los servicios de ultratumba a los que puedan obligarlos. Para alguien como Fidel Castro y sus acólitos, tendría que ser agobiante la perspectiva de obedecer servilmente a voluntades ajenas.

Rodear sus cenizas de cadáveres ilustres (si es que de veras se encuentran depositadas en la sepultura de Santa Ifigenia sus cenizas), obedece menos a facilitar y promover el turismo que a dotar de protección al difunto comandante en jefe. El Padre de la Patria y la madre de Maceo, más la cercanía de Martí, lo dotan de un cuerpo de guardias ultraterrenos. Es protección mágica o simplemente histórica porque, no importa cuánto pueda desestimarse la lógica de ciertos credos, la administración de la memoria histórica no deja de beber en las fuentes del pensamiento mágico.

Por su parte, Raúl Castro ha arreglado que su cadáver termine en otro nudo funerario, construido en tierras del antiguo Segundo Frente, en las montañas que rodean a Santiago de Cuba. Ese megalito fue el modelo seguido para la sepultura de Fidel Castro. Allí se encuentran depositadas  las cenizas de su esposa, Vilma Espín, y unas letras de bronce avisan del futuro ocupante. Menos dado a lo histórico que a lo sentimental (que elija el lector en cuál sentido estricto), él ha querido que en proximidad a su tumba y la de su esposa repose el bailarín español Antonio Gades.

Raúl Castro, que se ha mostrado incapaz de visitar los sitios devastados por el huracán Irma y se niega a mostrar empatía por los damnificados, ha reservado sus últimas apariciones públicas para cuestiones funerarias (con la excepción de un recibimiento a Nicolás Maduro). Presidió la celebración del cincuentenario de la muerte de Ernesto "Che" Guevara en el mausoleo de Santa Clara, así como la inauguración del polo de reliquias de Santa Ifigenia. Desentendido de los vivos y del presente, se ocupa únicamente de los muertos y de lo conmemorativo.

La alta jefatura cubana, tildada justamente de geriátrica, se está poniendo tanática ahora. Son la muerte y los preparativos funerarios las cuestiones que más parecen interesarle.

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.

Comentarios [ 23 ]

Imagen de Anónimo

13/10/6,16//Gracias por compararme con Cantinflas,un personaje muy querido en el mundo,me ofenderias si me comparadas con los bandoleros Biraneses y sus testaferros,aaaah y una preguntica,¿te llevan/al festival de la juventud en Sochi? ¿ nooo? ¡¡¡entonces tu eres un perro garrapatoso,!!!.....¡¡¡los/mejores van al festival !!!! el bobo alipio/*+

Imagen de Anónimo

Por favor, alguien QUE LE DÉ UN EMPUJONCITO que hay espacio para otro hijo de la misma madre.

Imagen de Balsero

Cuba, hoy día, es la imagen de la debacle comunista. Como en su momento dijo el propio Che según palabras de su amigo Alberto Granado, "el comunismo fracasó en la Unión Soviética y fracasará en Cuba" si los militantes y funcionarios se aburguesan. Ya nadie está para el trabajo voluntario, o para vivir de la libreta, pese a que - de la boca para afuera - toda la Nomenklatura dice jurarle fidelidad al socialismo. Así que vayan pensando en otra forma de gobierno, porque no creo que nuestros abuelos hayan querido que Cuba sea hoy una monarquía vitalicia.

Imagen de Anónimo

Me gusta mucho leer los comentarios de los foristas pues hay de todo, algunos son tan geniales como el artículo de Ponte. Sin embargo, a partir de ahora cada vez que vea un comentario largo iré primero a la última línea, así podré comprobar si lo firma el bobo alipio y de esa manera podré evitar la lectura de ese émulo de Cantinflas 

Imagen de Anónimo

En estos momentos, por la jerarquía de las figuras y de los funcionarios más conocidos, Cuba se ha convertido en un museo viviente, como si fuera la antesala del cementerio. Haciendo memoria, hay muchos que superan los 80 y hasta los 90 años. Me vienen a la mente varios gerontes aún en actividad como el propio RC, Machado Ventura, el gallego Fernández, Roberto Fernández Retamar, Guillermo García Frías, Alicia Alonso, Ramiro Valdés y seguramente debe haber varios más que se me están escapando. Muchos fastos habrá en Cuba, a partir de las novedades del obituario. Una vez, un periodista uruguayo me dijo que a estos notables, por su debilidad, no les ponían más medallas porque tenían temor que se cayeran de frente. 

Imagen de Anónimo

Qué vergüenza! En el fondo lo que se quiere es lucrar de los muertos, atraer al turismo que paga en divisas para entrar al cementerio. Es el colmo de la doble moral!

Imagen de Anónimo

Esto mas que un comentario es una acusacion a/los forajidos biraneses:----Este es el paso mas atrorande y despreciable de las ratas Biranesa,han tomado a Céspedes y a Mariana para igualar al déspota caribeño con el Padre de la Patria y la Madre de la Nación Cubana,pero si ese paso es Atorrante y despreciable,mas lo es tomarlos para hacer política en su nombre y convertirlos en un negocio turistico,no le bastó con robarse todo lo material y humano del país,que convirtieron en ruinas y ahora han ido a por todas,convirtiendo,esos sinbolos de todos los cubanos,en negocios particulares,no con el fin de mejorar las terribles condiciones de miseria y desorden moral en que han sumido la patria,lo han hecho con el fin de buscar una veta económica mas para el enriquecimiento personal y familiar,si era criticable tomar los restos de sus padres y familia para hacer un camenterio particular en El Biran natal, para fines turísticos,donde no irán a formar parte de esa familia ni F.C.ni R.C.porque por desprecio a sus seres querido,los que ellos dos no quieren ni les importan,eso lo demuestra que los dos quisieron estar lejos de ellos,uno en el cementerio de Santa Efigenia y el otro en el segundo Frente Oriental,allí donde se refugió para estar lejos de las escaramuzas y tiroteos que había en la sierra maestra,///el bobo alipio*+

Imagen de Anónimo

Genial Ponte, como siempre W

Imagen de Anónimo

Tengo una gran idea, vamos a impregnarle una foto de la piedra gris, con el nombrete de Fidel, a los proximos rollos de papel sanitario que se produzcan en el sur de Florida, por favor envienme un paquete de rollos para New York, please......

Imagen de Anónimo

El dictador esta enterrado secretamente en Biran. Alla los anormales que se atraquen con la comemierderia de adorar el coprolito de Santa Ifigenia segun la tradicion demagogica de la dinastia camorrista en el poder.

Importante: Cualquier utilización del sitio significa conformidad con los términos y condiciones de uso.